Noticias

Le entran a las patadas

Decisión arbitral en final de futbol provoca zafarrancho

Por:

Siete detenidos y 3 lesionados fue el resultado de la campal. FOTO: ESPECIAL

Siete detenidos y 3 lesionados fue el resultado de la campal. FOTO: ESPECIAL

Una decisión del árbitro provocó una trifulca en el campo de futbol de Santa Teresa entre los equipos Duendes de Guanajuato y Coyotes, de la comunidad de Los Rodríguez, donde había más de 900 asistentes.
La porra del equipo que representaba a la comunidad de Los Rodríguez presuntamente apedreó a los policías que intentaban defender al árbitro y en el enfrentamiento se escucharon varias detonaciones; dos patrullas fueron apedreadas y siete seguidores del equipo Coyotes fueron detenidos.
Para controlar la situación y proteger a las familias que se encontraban viendo el partido, más de 70 policías preventivos, fueron apoyados por un grupo de elementos de las FSPE.
Algunos asistenes se resguardaron en la iglesia, otros al escuchar las detonaciones se tiraron al piso, otros más prefirieron irse.
Durante los golpes y forcejeos, dos personas y un policía resultaron lesionados.
De acuerdo a los primeros reportes, ayer se enfrentaron en la final los equipos Duendes de Guanajuato, en contra de Coyotes, de la comunidad de Los Rodríguez, pertenenciente a Silao, pero como el encuentro había sido señalado desde antes como riesgoso, en el lugar había varios policias resguardando la zona, pues además personal de Fiscalización había decomisado varios cartones de cerveza, informó el director de la Policía Armando Macías.
El marcador global favorecía a los locales, sin embargo cuando faltaban menos de 5 minitos, el árbitro anuló un gol en contra de los visitantes, por lo que la desición molestó a la porra del equipo de Los Roodríguez, y lo fueron a encarar para reclamarle, fue entonces que intervinieron los policias para proteger al silvante.
En respuesta, los aficionados comenzarona apadrear a los elementos quienes de inmediato solicitaron refuerzos, y en menos de 15 minutos sumaron cerca de 70 policías preventivos y más de 40 oficiales de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado, quienes tratraban de calmar a los rijosos.
El partido tuvo que ser suspendido, porque la riña estaba descontrolada, incluso, varios aficionados del equipo local se escondieron en la iglesia de Santa Teresa, otros se fueron en sus vehículos y algunas má se tiraron entre los matorrales para proteger a sus hijos.
“Se escucharon varias detonaciones por parte de la porra de Los Rodríguez, fue cuando la gente se empezó a ir, unos se escondieron donde pudieron y otros mejor se fueron, todo el pleito comenzó por el reclamo de la porra de Los Rodríguez al árbitro.

En esta nota:
  • sucesos