Logran reproducir ajolotes en León

Tiene Acuario del Bajío más de 100 crías del anfibio mexicano en peligro de extinción; presumen que esto sólo se ha conseguido en dos acuarios del país

Avatar del

Por: José Antonio Castro Murillo

El ajolote es una especia endémica del Lago de Xochimilco, en Ciudad de México.

El ajolote es una especia endémica del Lago de Xochimilco, en Ciudad de México.

León, Gto.- El ajolote, anfibio mexicano en peligro de extinción, sólo se ha reproducido en dos acuarios de México y uno de ellos está en León.
Ocho ejemplares de esta singular especie llegaron hace casi seis meses al Acuario del Bajío, y ya hay decenas de sus crías creciendo en este lugar.
Una de las implicadas en este proyecto de conservación es María José González, quien recordó que esta especie endémica del Lago de Xochimilco está en peligro de extinción.
Su desaparición inició cuando se llevaron tilapias al lago y éstas empezaron a comerse a los ejemplares de ajolote que ahí vivían.
Ahora se intenta conservar la especie y en León ya hay poco más de un centenar de crías que están en desarrollo.
“Hay muy pocos acuarios que han logrado la reproducción del ajolote”, dijo María José.
Son ocho ejemplares que llegaron en etapa adulta al Acuario del Bajío y lograr su reproducción fue una labor ardua.
Requieren de cuidados en calidad y temperatura del agua para que no afecte su salud, además de que se mantiene vigilancia constante a su actividad.
“Es un proceso bastante complejo ya que abarca el proceso de observación de los ejemplares en su comportamiento en el agua y su cortejo”, detalló la experta.
“Una vez que se observa eso la hembra se empieza a inflar un poco, y es que está preñada”, explicó la veterinaria.
“Después la hembra sube a la superficie y empieza a buscar en qué sitio poner sus huevos, se dejan un tiempo y luego se retiran para empezar un proceso de cuidado para que eclosionen”, explicó.
Pasan entre 12 y 17 días para que las crías salgan de los huevecillos, pero ahí inicia otra labor difícil, pues de hasta 100 que nacen por cada puesta de huevos, sólo sobreviven uno o máximo tres.
Karen Mejía, otra de las veterinarias que colaboró en la reproducción de estos ejemplares, detalló que otro aspecto importante para su desarrollo es la alimentación.
“Hay que cuidar la dieta, es muy importante para ellos; la alimentación es muy cuidada para que todos coman. Les damos gusanos rojos, escarabajos pequeños, filete de pescado y camarón”, detalló.
Las pequeñas crías por ahora están resguardadas en un área especial del acuario para cuidados especiales, algunas apenas miden un centímetro de largo, otras más grandes aproximadamente siete centímetros.
Se espera que en las siguientes semanas algunas de ellas puedan ser puestas a la vista del público del Acuario del Bajío.

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:
  • acuario
  • animales
  • veterinaria

Y tú, ¿qué opinas?