Noticias

Los grandes retos de Luis Felipe Guerrero Agripino en la UG

Luis Felipe Guerrero Agripino está por iniciar un nuevo periodo al frente de la máxima casa de estudios, y una de sus metas es ampliar y diversificar la oferta educativa.

Avatar del

Por: Shayra Albañil

Luis Felipe Guerrero Agripino habló en entrevista para am de las metas para este segundo periodo como Rector General de la Universidad de Guanajuato.

Luis Felipe Guerrero Agripino habló en entrevista para am de las metas para este segundo periodo como Rector General de la Universidad de Guanajuato.

León.- Luis Felipe Guerrero Agripino está por iniciar un segundo periodo como Rector General de la Universidad de Guanajuato, luego de que recibió el aval de la Junta Directiva para estar seguir al frente de la máxima casa de estudios.

En el proceso de elección fue el único candidato y ahora que ha obtenido el aval de la comunidad universitaria asegura que se siente doblemente comprometido en lograr la metas establecidas de los próximos cuatro años.

¿Cual es su Plan de Trabajo para este nuevo periodo?

En el periodo que estamos por cerrar tuvimos un proceso de reforma de toda la reglamentación para el crecimiento y diversificación de la oferta educativa, incluir elementos, por ejemplo de equidad en el entorno universitario.

Ahora nos corresponde seguir creciendo tanto la oferta educativa como la visualización de nuevas alternativas en materia de equidad y de inclusión.

En los próximos cuatro años la Universidad debe afianzar su modelo de vinculación con los diferentes sectores para hacer más palpable y de manera más contundente el acercamiento de la Universidad con toda su capacidad académica a la atención de temas y problemas del estado, de la región y del país.

En cuanto a ampliar la oferta educativa, hay áreas en particular en las que se enfocará su plan de trabajo?

El mayor énfasis del crecimiento lo tenemos en licenciatura y en posgrados, su diversificación y generación de programas emergentes en posgrado; tenemos que crear más especialidades, más maestrías para atender problemas que van surgiendo en la sociedad.

Pero en el ámbito de licenciatura es donde tenemos más demanda y es donde la sociedad quiere ver más una universidad con más posibilidades de ingreso.

En el nivel medio superior hemos hecho grandes esfuerzos porque el subsidio que tenemos es solo para nivel superior, lo que hacemos es que desde un solo subsidio sostenemos dos subsistemas. En ocasiones se nos dice si hay la opción de abrir más preparatorias pero debo ser muy enfático en que no es posible abrir más escuelas de nivel medio superior porque no tenemos recursos para ello.

La otra parte es generar una mayor vinculación entre el nivel medio superior y el nivel superior, en el primer periodo lo hicimos con la figura del pase regular, ¿qué es?, que los talentos del nivel medio superior tienen pase directo, en esos cuatro años pudimos ingresar casi a mil estudiantes.

En licenciatura ¿cuáles son las áreas donde podrían abrirse nuevos espacios?

Hay programas educativos con una gran demanda: medicina, derecho. En este periodo que está por concluir, pasamos de admitir, por ejemplo en derecho de 45 estudiantes cada semestre habrá 120. Medicina permitíamos 45 y ahora son casi 100 espacios.

Si se nos plantea la posibilidad de que si podríamos abrir medicina en otros campus la respuesta es sí, ojalá lo logremos en este periodo que sigue, no me podría comprometer a decir si va a suceder, pero lo que sí puedo decir es que hay toda la disposición institucional para que medicina se pueda ofrecer en Celaya.

¿Cuál es la estrategia a seguir ante el escenario económico nacional?

El tercer elemento del proyecto es la adaptabilidad ante situaciones no previstas, tenemos como marco de referencia una reforma constitucional al artículo tercero.

Esta reforma se traduce en abrir más espacios educativos con criterios de equidad y de inclusión, establece en sus artículos transitorios que debe ser progresiva en la medida que el estado mexicano vaya generando más recursos a las instituciones.

Para nosotros, el subsidio ordinario se sustenta en un 70% con recursos federales, en un 30% con recursos estatales, las universidades estamos llamadas a ser innovadoras, creativas, adaptables y flexibles ante cualquier escenario.

En el trabajo de equidad, ¿qué se va a hacer para que el tema del acoso sexual no sea solo tema de coyuntura?

En este periodo hemos hecho esfuerzos importantes, mi intención era cerrar con una consulta a la comunidad universitaria sobre el protocolo para atender los casos de violencia de género, lo cual ya sucedió hasta el 30 de agosto.

De acuerdo a la reglamentación, corresponde al Consejo General Universitario aprobar todos los instrumentos institucionales que tengan que ver con la atención a casos de violencia de género, el acoso es una expresión pero puede haber otras, el concepto debe ser más amplio de violencia de género y ante diferentes supuestos, y ante una gran diversidad de nuestra comunidad universitaria.

Esperamos que pasando el 27 de septiembre, luego de la toma de protesta, tengamos ya la puesta en vigencia de los nuevos instrumentos institucionales y de una revisión del programa integral de Igualdad Humana.

 ¿Cuáles son las principales fortalezas de la UG?

Su cohesión institucional que se sustenta en la trascendencia de nuestra comunidad estudiantil, en la capacidad de la planta académica y en el compromiso universitario de la comunidad.

Otra segunda fortaleza es que hasta ahora tenemos un esquema financiero estable.

Y una tercera fortaleza es que visualizamos el Plan de Desarrollo Institucional, damos un seguimiento muy claro, la institución tiene un rumbo, creo que esa es una gran fortaleza, pero no ha sido producto de ocurrencias ni de situaciones coyunturales.

  ¿Y los principales retos?

Uno es fortalecer todo lo que incide en la construcción de una cultura de paz en el entorno universitario y cómo desde la Universidad podemos incidir en el contexto exterior. Aquí tiene mucho que ver el tema de seguridad, violencia, violencia de género...

Otro gran reto es que la nueva reglamentación que está ya en vigencia tiene que reflejarse, tiene que evidenciarse en resultados mucho más tangibles y de mayor impacto en la vida universitaria.

Y un tercer gran reto es que debemos tener un modelo más contundente de captación de recursos, de fuentes alternas de financiamiento con una política de transparencia y rendición de cuentas, el principal capital que tenemos es el talento universitario.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?