En el ataque a su papá, Luisito se escondió debajo de la camioneta y ahí lo mataron

Luisito siempre quería acompañar a su papá a todos lados y el día que asesinaron a su padre Gerardo, el pequeño se escondió debajo de la camioneta, pero ahí murió de varios disparos.

Avatar del

Por: Redacción

Gerardo Aguilera Leyva y su hijo Luis Aguilera de 12 años, ambos fueron asesinados.

Gerardo Aguilera Leyva y su hijo Luis Aguilera de 12 años, ambos fueron asesinados.

Irapuato, Guanajuato - Luisito siempre quería acompañar a su papá a todos lados y el día que asesinaron a su padre Gerardo, el pequeño se escondió debajo de la camioneta, pero ahí murió de varios disparos.

Apenas tenía 12 años de edad, era como cualquier niño alegre y amante de las motos Cross, pero sus sueños terminaron a manos de la delincuencia.

Gerardo Aguilera Leyva, de 33 años y su hijo Luis, de 12 años, a quien con amor le decía “Mi Pelón”, fueron asesinados a balazos la tarde-noche de este miércoles tras ser emboscados por hombres armados.

Gerardo fue acribillado y su cuerpo quedó a 30 metros de su camioneta, una pick up Ram, color azul, según un testigo, el hombre corrió pero lo persiguieron y lo remataron hasta que murió.

Luisito acompañó a su papá Gerardo y en el camino fueron atacados a balazos.

En el caso de Luisito al ver la agresión se escondió debajo de la camioneta y ahí lo atacaron.

El ataque ocurrió en un camino alterno al libramiento norte de Irapuato que comunica a la comunidad El Carrizalito.

“Era un chavo de 33 años que sólo buscaba la felicidad de sus hijos, día a día luchaba para tener una vida digna para su familia”, platicó uno de sus mejores amigos.

Gerardo, era un joven empresario, dueño de yonkes de venta de autos usados y autopartes.

Además de amar sus negocios, al joven padre le gustaba mucho viajar con su familia, nunca limitó de nada a su esposa y a sus hijos. 

En el ataque otra persona que iba con ellos identificado como Pedro Reyes, de 25 años, sufrió lesiones y fue trasladado al hospital.

Gerardo disfrutaba de viajes con su familia.

Gerardo había sido víctima de extorsiones

El amigo de Gerardo, reveló que hace tiempo le comentó que había sido víctima de amenazas de extorsión, por lo esto pudiera estar dentro de las líneas de investigación que estaría integrando en su indagatoria la fiscalía.

“Geras no debía nada, su único pecado, la entrega fiel y apasionado a su trabajo, todo para darle una mejor vida a su esposa y a sus hijos. Luis siempre quería andar con él, un niño alegre, feliz, amante de las motos Cross, de todo terreno”, relató el amigo.

Con profundo dolor, inconsolables y muestras de apoyo a la familia, en redes sociales amigos y familiares despidieron a Gerardo y a Luisito.

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?