Noticias

Menor de 15 años mantiene casa

Rosa Martínez, dejó hace 5 años su trabajo por problemas del corazón y los pulmones; su hijo abandonó la escuela para trabajar y hacerse cargo de su f

Por:

En la casa de Rosa carecen de servicios b

En la casa de Rosa carecen de servicios b

Su hijo de 15 años abandonó la escuela para ponerse a trabajar y mantener a su mamá, Rosa Martínez, quien desde hace 5 años dejó su trabajo por problemas del corazón y los pulmones.
Hoy la familia tiene que vivir en una de las zonas marginales e irregulares en la capital, La Venadita.
Rosa Ramírez asegura que la situación económica que reina en su casa cada día es más complicada, pues con los 8 integrantes de su familia y su incapacidad para trabajar los ha orillado a que su hijo de apenas 15 años tenga que hacerse cargo de los gastos de la familia.
“Él se salió de la escuela cuando vio que ya no podíamos vivir, que no teníamos para comer. Apenas tiene 15 años y él me ayuda a traer un poco de dinero para ir pasándola. Trabaja en un taller mecánico pero luego no tienen trabajo y no hay dinero, pero él me da cuando tiene, es poquito pero nos ayuda”.
La señora Rosa señala que han sido años difíciles los que ha tenido que sortear al lado de sus hijos, dos de los cuales son sus nietos pero que están bajo su custodia.
“Mis hijos han tenido que acostumbrarse a lo que tenemos, a vivir en nuestro jacalito, luego se nos pone difícil con las lluvias pues el agua se nos mete, somos muy humildes. Aparte se pone peligroso para los niños pues con las lluvias salen los animales como las víboras o los genízaros, esos que si te pican ya no la cuentas”.
En su vivienda de aproximadamente 5 por 20 metros viven todos juntos y no cuentan con los servicios básicos como luz, agua, ni drenaje.
Ramírez dice que entre todos los miembros de la colonia se cooperan con 20 pesos para juntar el dinero y comprar una pipa de agua, misma que se reparten.
Cabe mencionar que La Venadita es una zona marginal e irregular por lo cual no cuenta con calles, agua, ni luz eléctrica.
La señora Rosa dice que hace 5 años trabajaba de empleada doméstica, pero luego de haberse enfermado de los pulmones y del corazón le es muy difícil hacer labores que exigen esfuerzo físico, por lo cual ya no puede trabajar.
“Los doctores me han dicho que si no me cuido puedo morirme o quedarme para siempre en la cama y eso me da mucho miedo pues mis hijos están chiquitos y luego no sé quién va a cuidarlos. Yo trato de echarle ganas y a veces salgo a vender lo que encuentro pero luego me cuesta mucho trabajo”.

En esta nota:
  • desarrollo