Noticias

Mienten miembros de Cabildo

Sabían Alcalde y regidores que un predio autorizado para cambio de uso de suelo era del cuñado de la regidora García. En todos los documentos que se e

Por: Guanajuato Redacción

Manuel Federico Chowell Zepeda, ex director de Desarrollo Urbano de Guanajuato capital. / Foto: Catalina Reyes

Manuel Federico Chowell Zepeda, ex director de Desarrollo Urbano de Guanajuato capital. / Foto: Catalina Reyes

“(...)Aquí no podemos fingir demencia. Es una soberana mentira, es una atroz mentira el andar diciendo: es que yo no sabía de quién era el predio”, sostuvo Manuel Chowell Zepeda, ex director general de Desarrollo Urbano Municipal, sobre lo dicho por el presidente municipal Luis Gutiérrez Márquez y cuatro regidores del PRI, PAN y PVEM hace dos semanas en el sentido de que no sabían quién era el dueño del terreno al que le autorizaron el cambio de uso de suelo en Las Teresas y que resultó ser el cuñado de la regidora perredista Rosa Amelia García Arredondo.
Afirmó que en todos los documentos y el expediente que entrega la Dirección de Desarrollo Urbano Municipal a la Comisión de Desarrollo Urbano, integrada por regidores, y que posteriormente pasa para su votación al pleno del Ayuntamiento, aparece el nombre del solicitante y a quien se le autoriza el cambio de uso de suelo, por lo que no es posible que no lo hubieran sabido ni en este caso ni en ningún otro.
Precisó que esos documentos son, entre otros, la escritura, la factibilidad de Simapag, los comprobantes de pago del Impuesto Predial, el acta de verificación del terreno, la resolución de Desarrollo Urbano sobre si es posible o no otorgar el cambio de uso de suelo y el dictamen que emite la Comisión de Desarrollo Urbano aprobatorio o negativo, y en todos aparece el nombre del dueño. Sostuvo: “en los documentos públicos no hay asuntos con anonimato de ninguna naturaleza”.
El 11 de marzo, integrantes de las organizaciones civiles Consejo Ecologista Guanajuatense, Rescatando Los Picachos y Somos Guanajuato, dieron a conocer que el 21 de diciembre de 2012, el Ayuntamiento autorizó un cambio de uso de suelo de preservación agrícola a habitacional de alta densidad a un terreno de 9.3 hectáreas en Santa Teresa a Miguel Vázquez, cuñado de la regidora perredista Rosa Amelia García Arredondo, presidenta de la Comisión de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento, que dictaminó dicho cambio.
Al día siguiente, el presidente municipal Luis Gutiérrez y los regidores Edmundo Almanza Moreno, del PVEM; Luis Felipe Luna Domínguez y José Luis Camacho Trejo Luna, del PRI y Carlos Macías Valadez, del PAN, los tres primeros integrantes de la citada comisión, afirmaron que no sabían el nombre del dueño del terreno mencionado.
En diciembre, los regidores también argumentaron que no sabían el nombre del esposo de la regidora del PVEM Clarissa Arrache Mercado, quien obtuvo la aprobación del Ayuntamiento para un cambio de uso de suelo de un terreno de su propiedad en el Cerro de Los Erizos.
Entrevistado al respecto, Manuel Federico Chowell Zepeda, quien fue Director General de Desarrollo Urbano Municipal de 2007 a 2008, durante el trienio de Eduardo Romero Hicks, explicó los requisitos y el procedimiento que debe seguir un ciudadano y los miembros del Ayuntamiento para autorizar un cambio de uso de suelo.
Señaló que los requisitos que debe cumplir un ciudadano para solicitar un cambio de uso de suelo son: demostrar que es dueño de la propiedad, lo cual se hace con las escrituras públicas; estar el carriente de los pagos que genera el terreno, como el Impuesto Predial, y que esté libre de gravámenes; factibilidades para demostrar en qué se va a utilizar el inmueble, en primer lugar, la de Simapag sobre agua potable y saneamiento; factibilidad de Comisión Federal de Electricidad (CFE). Y en algunos casos se solicitan planes parciales de desarrollo.
El nombre se sabe desde el principio
Estos se entregan, dijo, al área de Planeación Urbana de la Dirección de Desarrollo Urbano Municipal, la cual revisa que cumplan con los requisitos legales. El ex funcionario señaló que desde el principio, cuando se hace esta revisión técnica, las autoridades municipales conocen el nombre del dueño del predio.
En la escritura se tiene que ver el nombre del dueño, que puede ser una persona física o una sociedad sociedad anónima, en cuyo caso tiene que enlistarse quiénes son todas las personas que la componen.
“En la escritura ahí dice quién es el dueño. En el recibo del Impuesto Predial (dice) quién es el dueño. En la factibilidad de Simapag, quién lo solicita. La persona física o moral y tiene que entregarle copia de estos documentos.
La gente de Planeación Urbana “tiene que checar toditito, que la escritura no sea apócrifa, que cumpla con todas las disposiciones de ley. Tiene que verificar que efectivamente el predio existe. A ver, aquí dice que El Erizo, con tales y tales medidas, vamos a ver si es cierto que es el predio existe y que tiene tales colindancias”.
De esta revisión surge un documento que se llama Alineamiento y número oficial. También se tiene que verificar físicamente el uso de suelo actual y compararlo contra el Plan de Ordenamiento Territorial o el Plan de Desarrollo Urbano para saber qué destino tiene esa tierra. De la inspección física del terreno se levanta un acta.
“Este tiene que ser un análisis muy extenso, para que la comisión no batalle”, comentó.
-¿Cuando van al terreno, tiene que ir en algún momento el dueño?, se le preguntó a Manuel Chowell.
-Si, llevarlo de la mano, se le cita y el propietario conduce y lleva a los inspectores. En algunos casos hasta el director del área correspondiente debe de concurrir a hacer la inspección en sitio.
-¿Entonces por toda esta verificación de documentos el área de Planeación Urbana de la Dirección de Desarrollo Urbano sí sabe forzosamente quién es el dueño?
“Desde que entra, desde que entra, aquí no podemos fingir demencia. Es una soberana mentira, es una atroz mentira el andar diciendo es que yo no sabía de quién era el predio.
-¿No podía haber forma de que no lo supieran?
“Claro que no, desde luego que no, todas las escrituras son públicas, son públicas. Cualquier ciudadano puede acceder a ellas para conocer quién es el dueño, de quién es la tierrita. Eso no se puede aducir, no hay secrecía, en los negocios públicos no puede haber secrecía. Porque entonces estamos hablando de corrupción, de hechos inmorales.
-¿Cuando emite Desarrollo Urbano la resolución de tal terreno en tal lugar con tales medidas y colindancias, de fulanito de tal, es decir en esa resolución también va el nombre?
-De entrada, sí. Porque se emite un oficio en favor de...o la sociedad como se llame.
-¿O sea no se emite al aire?
-Al aire no. En los documentos públicos no hay asuntos con anonimato de ninguna naturaleza.
-¿Y esa resolución le llega a la Comisión de Desarrollo Urbano?
“Todito el papeleo, lo analice y lo dictamine y lo suba al pleno (del Ayuntamiento).
-¿Entonces en todos los documentos que le llegan a la comisión vienen los nombres del dueño?
El arquitecto asintió con la cabeza.
“Es lo primero que preguntan”
El expediente que elabora la Dirección de Desarrollo Urbano se integra con la opinión técnica sustentada de en qué se basó para emitir una opinión, favorable o desfavorable al cambio de uso de suelo.
“Si dice que es factible, tiene que ir sustentado técnicamente por qué es factible. En los casos que estamos comentando, debió haberlo sustentado con el POT o el Plan de Desarrollo Urbano”.
Y lo entrega a los regidores que integran la Comisión de Desarrollo Urbano, que en este caso son: presidenta: María Rosa Amelia Soledad García Arredondo; Luis Felipe Luna Domínguez; José Luis Camacho Trejo Luna; Miriam Cabrera Morales; Edmundo Almanza Moreno e Ivan Rivelino Moreno Galván.
Manuel Chowell precisó que como todos estos documentos tienen que ser revisados por los regidores y todos los documentos llevan el nombre de quien hizo la solicitud, entonces ellos sí se enteran de quién es el dueño del predio que está solicitando el cambio de uso de suelo.
“Claro. Tiene que ser. Además tienen la responsabilidad de saber quién está gestionando qué y con qué objeto. Qué beneficios o qué perjuicios en su momento le acarrea a la comunidad. Si es un desarrollo habitacional, cuál es el nivel de vivienda, desde el más bajo al residencial, cuál es el efecto.
“Qué daño le puede causar al ámbito el que tú plantes un desarrollo habitacional donde no debes o donde no se puede porque no se puede llevar agua. El costo beneficio tienen que analizarlo para tomar una decisión de si se aprueba o no se aprueba. Social, no en beneficio del bolsillo”.
-¿El dictamen que emite la Comisión de Desarrollo Urbano también lleva el nombre de a quién se le le autorizó el (cambio de uso de suelo)?
“Toditito, de principio a fin. Ahora sí que está a la vista.
-¿Porque son documentos públicos, como usted dijo?
“Claro, claro. Que quede claro que no son negocios entre particulares en los cuales puede ocultarse quién es el dueño de qué, de los contratos privados no son de dominio público.
-¿Entonces si los regidores de la comisión debían de saber el nombre, con mayor razón la presidenta debe saber a quién se les van a dar los cambios de uso de suelo?
“Es lo primero que preguntan, de quién es, de quién es”, afirmó Chowell Zepeda, quien actualmente tiene un despacho de arquitectura.

En esta nota:
  • municipio