Noticias

Miles visitan las momias

Ayer, en dos horas más de 600 personas ya habían entrado al Museo a conocerlas. Vendedores de “charamuscas” festejan las buenas ventas por la llegada

Por:

Visitantes hacen fila para poder entrar a ver a las momias. /Foto: Manuel Carrillo

Visitantes hacen fila para poder entrar a ver a las momias. /Foto: Manuel Carrillo

Ayer domingo, como siempre, el Museo de las Momias inició actividades a las 9 de la mañana, y a las 11 unas 600 personas ya lo habían visitado; por ello, Miguel Angel Morales Rocha, uno de los “charamusqueros” que venden sus productos afuerita de este lugar, gritó: “¡Bendito sea Dios!”.
Y es que la gente no dejaba de entrar a ver a las famosas “tías de Guanajuato”, esas que “están bien paradas”, como lo dijera Arturo, quien llegó desde Tijuana para saludarlas. “Por fin vine a saludarlas y están muy bien, sanitas, como me lo imaginaba, ahora sí les voy a presumir a mis amigos que mis tías me atendieron bien”.
Arturo, su esposa y su hija, integran la familia Romero de Tijuana, ellos afirman que salieron encantados de ver a sus parientas, que tenían mucho tiempo de no verlas, aunque ya las habían visto en la película del Santo, “ya ve que ellas son muy famosas”.
“De verdad que da envidia porque viven en una casa muy bonita, bien arreglada, yo creo que allá en Tijuana no vivirían como aquí”.
Mientras tanto, Morales Rocha apenas se da a basto para vender sus productos a quien se le acerca; a todos les regala otros dulces de piloncillo, el “gancho” le funciona porque finalmente logra vender algunas “charamuscas”, esas figuritas que parecen momias y que están elaboradas con piloncillo, agua, azúcar y ácido cítrico.
También Roberto, un guía de turistas, está feliz.
“Ha venido mucha gente, nos dejan algún dinerito que guardamos para las épocas en que no hay visitantes, ya ve usted que a veces nada el pato y a veces nada de nada, es decir, luego de esta temporada tendremos que esperarnos hasta el verano”.
Roberto afirma que va a guardar dinero mientras llega otro buen tiempo, y que mientras tanto, volverá a su “chamba” como vigilante en una empresa de seguridad privada.
“En estos días se llenó Guanajuato, faltó hospedaje, mucha gente tuvo que irse a Silao o León, y aquí en el museo, bendito Dios, hubo mucha gente”.
Así, las famosísimas “tías que viven en Guanajuato”, esas que “están bien paradas” como los influyentes, son una parte fundamental de la economía de la ciudad, gracias a ellas, muchas familias se mantienen.

Diversifican el Museo

Con el objetivo de atraer a más turistas al Museo de las Momias realizarán el evento, “Luz después de la Muerte”, el sábado 6 de abril.

José Navarrete, director del Museo, informó que la entrada al evento tiene un costo de 100 pesos y tarifa preferencial para niños de 6 a 12 años, a 35 pesos.
“El sábado 6 de abril se llevará a cabo el evento “Luz después de la muerte”, con dos funciones por día en los horarios de 17:30 y 20:30 con un costo de 100 pesos y tarifa preferencial para niños de 6 a 12 años que pagarán 35 pesos y para adultos mayores una tarifa de 15 pesos”, explicó el titular.
Además hasta el día 7 de abril, el Museo de las Momias extenderá su horario de servicio de las 9 de la mañana hasta la 7 de la noche.
“Los horarios se extendieron de 9:00 horas a las 19:00 horas durante las dos semanas del periodo vacacional, que corresponde hasta el domingo 7 de abril”, dijo José Navarrete.
Hasta el momento el Museo ha recibido más de 10 mil visitantes, por lo que la afluencia, según los números, ha ido en aumento cada año.
El Museo de las Momias se ha convertido en uno de los lugares más visitados por personas de todo el país.
Finalmente, el director del Museo de las Momias comentó que el inmueble está renovado y ofrecen servicio de pago de taquilla con cuatro cajas en función, lo que genera rapidez en las filas y menor tiempo de espera para ingresar.

Admiran visitantes la Alhóndiga

“En Monterrey no tenemos nada de esto, por ello, yo creo que ustedes deberían sentirse orgullosos, felices de pertenecer a una parte importante de la historia de México”, dijo el maestro de escuela primaria, Antonio Contreras.

“Aprendí muchas cosas de mi visita; yo creo que difícilmente voy a olvidar la campana de Dolores, aunque sé que es una réplica, pero me impresionó mucho su tamaño, también me gustó todo el edificio, ¡es monumental!”.
El maestro Contreras junto con su familia llegó a Guanajuato el viernes; la noche la dedicaron a caminar y cenar por ahí; el sábado se fueron a las momias y el domingo a visitar La Alhóndiga de Granaditas.
Cerca de las dos de la tarde, la familia Contreras Ramírez salió del histórico edificio, los 3 -padre, madre e hija- señalaron que volverían a venir para recordar, conocer parte de la historia del país; ellos fueron parte de los cientos de personas que hasta esa hora habían visitado el Museo.
Para Rodrigo González, visitante de Tehuacán, Puebla, el Museo de la Alhóndiga “es tan grandioso como los fuertes de Loreto y Guadalupe”.
Sin embargo, el señor González, empleado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, dijo que al de Granaditas le faltan muchos servicios; por ejemplo, manifestó que es notoria la falta de personal calificado que pueda explicar lo que sucedió adentro de estos muros; y que también platique sobre los objetos prehispánicos que se exhiben en algunas salas.

En esta nota:
  • museo