Noticias

Molestos por antenas

Vecinos de Arroyo Verde piden a las autoridades impidan la construcción de antenas para la señal de celular, aseguran que las ondas emitidas dañan su

Por:

Los vecinos aseguran que las antenas deben construirse a 100 metros de cualquier zona habitacional. Foto: Juan Carlos Luna

Los vecinos aseguran que las antenas deben construirse a 100 metros de cualquier zona habitacional. Foto: Juan Carlos Luna

Vecinos de la colonia Arroyo Verde, molestos ante la posibilidad de que la instalación de antenas para fortalecer la señal de celulares perjudique su salud, exigieron se detengan dichas obras.
De hecho, sus protestas lograron que en noviembre anterior se colocaran sellos de clausura, sin embargo, los trabajos han continuado.
En la calle Olivo, atrás de las oficinas del programa Oportunidades, se observa una estructura de fierro, es la base de lo que será una gran torre de unos 10 metros, similar a otra que ya funciona a unos cuantos pasos de ahí; tiene un sello de clausura, colocado por la Dirección de Obras Públicas Municipales, pero según los vecinos, constantemente se ve a obreros haciendo trabajos en dicho lugar.
“A veces en la noche, y, sobre todo, los fines de semana, llegan trabajadores y levantan un poquito la estructura”, comenta doña Elizabeth Ramírez Marín.
En noviembre pasado, funcionarios de la Presidencia Municipal colocaron los sellos de clausura, pero esa misma noche laboraron los obreros, a pesar de que los sellos prohíben estrictamente realizar ahí cualquier tipo de trabajo; incluso, se prevé la acción legal en contra de quien incumpla la orden.
“A estos señores nada les importa, ahí está la prueba, desobedecen cualquier ley”, afirma Óscar Medina.
Además agregó que “estas antenas emiten frecuencias que perjudican la salud, producen cáncer y en realidad se desconoce todavía qué otros efectos producen sobre las embarazadas, las personas de la tercera edad, los enfermos del corazón”.
Según los vecinos, este tipo de estructuras deberían estar alejadas por lo menos unos 100 metros de cualquier zona habitacional, pero en este caso, se encuentran casi encima de las casas.
Son tres antenas, de ellas una ya está en funcionamiento, las otras dos están en proceso. Los vecinos piden que se detenga la construcción de estas últimas; de la otra, dicen “ni modo, ya funciona”.
La historia se inició hace un año aproximadamente, cuando los vecinos, alertados por el temor de contraer enfermedades, pudieron detener la obra que se realiza sobre la misma calle Olivo; se colocaron sellos porque la empresa constructora no contaba con el permiso de Obras Públicas, pero días después lo consiguieron y ahí continúa la obra; se observa una cuadrilla de 10 trabajadores. La obra está rodeada de casas habitación.
Unos metros adelante se encuentra la otra obra, semiparalizada, con los sellos de clausura un poco deteriorados; también se observa material de construcción.
Ante la problemática, Óscar Medina asegura que seguirán insistiendo por todas las vías legales que se detengan las obras.
Según los vecinos, las antenas son propiedad de las empresas Movistar, Telcel y Iusacel.

En esta nota:
  • denuncia