Noticias

Monumentos en el olvido

Estas obras también han sido maltratadas por los ciudadanos

Por:

A los monumentos  les falta lucidez y mantenimiento. FOTO: OSVALDO GARC

A los monumentos les falta lucidez y mantenimiento. FOTO: OSVALDO GARC

Varios monumentos erigidos para dar testimonio de la obra de personajes ilustres y para rendir homenaje a la patria, además de ser ignorados y abandonados por las autoridades, son deteriorados por el vandalismo y las conductas inapropiadas.
La mayor parte de ellos están en la Zona Centro de la ciudad; algunos tienen varias décadas de vida y otros recientemente fueron construidos, pero ninguno escapa al deterioro, abandono y maltrato.
Algunos han tenido que ser protegidos y se les han colocado barandales para evitar la acción irresponsable de personas que atentan contra el patrimonio de toda una ciudad.
Incluso, Guanajuato Patrimonio de la Humanidad, que encabeza Pedro Vázquez Nieto tiene en puerta un proyecto para evitar este tipo de actitudes que además de dañarlos, ocasiona que pierdan brillo y lucidez y por lo mismo el interés de la gente.
Uno de esos monumentos es la estatua del exterior del Templo de San Roque para dar testimonio de la obra del maestro Enrique Rúelas Espinoza, creador del Festival Internacional Cervantino (FIC).
Una zona de reciente creación y que en ella reúne cuatro obras en honor de Don Quijote de la Mancha, es el corredor de las esculturas que va desde el exterior del Museo Iconográfico del Quijote hasta la entrada a la calle del Campanero.
Ahí fueron colocadas cuatro esculturas para rememorar a Don Quijote y sólo una de ellas ha sido protegida con la colocación de protectores metálicos para evitar agresiones.
Pero la que se ubica en la Plazuela de Cantarranas no ha contado con mejor suerte y es usada por distribuidores y proveedores de diversos artículos como bodega.
Igual suerte corrió la Plazuela en honor a Diego Rivera, la cual se ubica en el exterior del edificio del Registro Civil, donde las letras que distinguían al nombre del muralista han sido robadas y ya son varios meses que no han sido sustituidas.
Mientras, el monumento a la Bandera que se ubica en el Jardín de Embajadoras, sigue firme, pese a la indiferencia de las autoridades. Este espacio que fue creado en 1949, no ha recibido labor alguna de rehabilitación desde que fue construido.
La falta de mantenimiento es más que evidente con sólo acercarse al lugar, la loza de cantera verde, ha perdido por completo su color y ahora es de un tono café claro.

En esta nota:
  • CIUDAD