Noticias

Muestran su fe en Guanajuato

Cerca de 50 exvotos de la colección recuperada en Italia están dedicados a la imagen de María Santísima de Belén que se venera desde hace siglos en el templo frente al Mercado Hidalgo en la capital del Estado.

Avatar del

Por: Jesús García López

Imploran a la Virgen encontrar a un familiar perdido (1911).

Imploran a la Virgen encontrar a un familiar perdido (1911).

Guanajuato.- Cerca de 50 exvotos de la colección recuperada en Italia están dedicados a la imagen de María Santísima de Belén que se venera desde hace siglos en el templo ubicado frente al Mercado Hidalgo de Guanajuato Capital, registró la base de datos de AM.

Destaca por su antigüedad el de una mujer que agradece por haber sanado de un aneurisma en 1845.

De igual forma el de María Alejandra Martínez que invocó a la Virgen de Belén tras haber sido herida de gravedad con un puñal en 1874.

Un exvoto de 1874, dedicado a la Virgen de Belén, por una mujer de nombre María Alejandra Martínez, quien sobrevivió a una herida de gravedad con un puñal.

La pérdida de familiares es otro de los pasajes plasmado en un exvoto de la Virgen de Belén, en el caso de Dionisio Resendiz, originario de Cadereyta, Querétaro, que en 1911 salió de su casa para buscar trabajo y no regresó. 

Sus padres afligidos por la ausencia llevaron un retablo en 1913 al templo de Belén en Guanajuato para pedir el regreso de su hijo al seno familiar.

El templo de la Santísima Virgen de Belén comenzó a construirse en 1717 y se concluyó en 1775.

Mientras tanto, el templo del Señor de Villaseca, venerado en el pueblo de Cata, ubicado al norte de Guanajuato capital, es restaurado de su fachada y los cuerpos laterales.

Por lo menos 21 retablos comprados por el doctor Guidani venían del templo del Señor de Villaseca.

En Celaya y Salamanca 

La sagrada imagen de la Virgen de Guadalupe ubicada en el barrio de Tierras Negras de Celaya, fue otra de las favoritas del coleccionista italiano de exvotos.

Por lo menos se identificaron 19 retablos que pertenecían a este templo, entre ellos el milagro que agradeció María Dolores Calderón por haberse sanado de una fiebre su esposo Pedro Bocanegra, que estuvo muy grave el 4 de abril de 1874. 

También la historia de Emilia Lara de la comunidad de Rincón de Tamayo que al ser atacada por un perro rabioso junto a sus tres hijos en 1936, invocó de corazón a la Virgen de Tierras Negras su ayuda.

Uno de los retablos más antiguos es de 1845, en el que una mujer agradece a la Virgen de Belén, por haber sanado de un aneurisma.

O el relato de Juan Duarte del 18 de noviembre de 1928, que al ir de camino a Apaseo el Grande en compañía de un ‘amigo’, fue asaltado por éste con el fin de robarlo, causándole dos heridas con un cuchillo. Como sobrevivió, llevó el retablo en 1929 a la Virgen de Tierras Negras.

El Señor del Hospital de Salamanca también aparece entre las historias de milagros atribuidos por fieles católicos, al menos con 14 retablos.

Uno de los más antiguos es el de la historia de Juan Hernández que acudió al monte a recolectar leña en 1890 y dos hombres lo asaltaron hiriéndolo con cuchillos: al Señor del Hospital le atribuye el milagro de vivir.

Leocadio Derramadero agradeció por haber sido liberado luego de que lo aprehendieron  en Celaya en 1907 y fue trasladado atado con cuerdas hasta León.

Y está finalmente la historia de Ladislado Guerrero, que demuestra que la fe estuvo muy presente en la lucha revolucionaria: detenido por las fuerzas del gobierno carrancista para llevarlo al paredón, antes de que lo fusilaran invocó al Señor del Hospital y recuperó su libertad.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?