Noticias

No negué la atención, afirma enfermero Michelle del Pediátrico de León  

Michelle García cuenta que él confirmó que el paciente que le llevó la Policía ya había fallecido.

Avatar del

Por: José Antonio Castro y Delia Juárez

El pasado jueves, luego de su detención, compañeros de Michelle García protestaron por su captura, horas después fue liberado. Foto: Archivo AM

El pasado jueves, luego de su detención, compañeros de Michelle García protestaron por su captura, horas después fue liberado. Foto: Archivo AM

León, Guanajuato.- “Yo hablé como me hablaron y traté como me trataron”, narró Michelle García, el enfermero del Hospital Pediátrico de León detenido la madrugada del pasado jueves, tras un altercado con agentes de la Policía Municipal.

Michelle estuvo detenido por casi 12 horas en Cepol Norte por presuntamente agredir a los oficiales que escoltaron a Ulises Macías al Hospital Pediátrico de León.

Sin embargo, el hombre de 36 años, con problemas respiratorios, falleció a las afueras de la clínica. 

Michelle habló en exclusiva para AM y expuso su versión de los hechos tras formalizar su queja ante la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato.

Eran cerca de las 12:30 de la madrugada del jueves 30 de julio. Tras casi cuatro horas y media de haber iniciado su jornada en el hospital, Michelle seguía atendiendo en el área respiratoria de urgencias.

“Entró la compañera de vigilancia, me comentó que había un paciente totalmente inconsciente. Yo estaba vestido para el área Covid, no podía salir del consultorio y mucho menos salir a la calle, entonces les pedí que lo bajaran”, platicó. 

Familiares, una agente de Policía Municipal y la vigilante bajaron de un vehículo a Ulises en una silla de ruedas y lo trasladaron al consultorio. 

En cuanto lo vi tenía datos prácticamente francos, evidentes de muerte. El paciente llegó sin tono muscular, llegó ya con cianosis (labios azules), iba babeando literal, todo suelto.

No lo pasé (al consultorio), soy muy honesto, y no lo hice por la primera impresión que me dio cuando lo vi”, expuso.

Preguntó a la oficial por qué habían llegado al hospital. 

Me dijo que porque era el primer hospital que le quedaba de paso. Prácticamente la oficial me empieza a decir que era mi obligación atenderlo, cosa en la que efectivamente tenía la razón y se lo dije”.

Sin embargo, Michelle también le señaló que el paciente ya no tenía signos vitales.

 “Tenía 40 minutos o una hora, yo creo, que ya había fallecido. Lo estuvieron ‘paseando’ en la patrulla, eso fue lo que me molestó a mí”, contó.

Luego le dijo a la agente: “Tengo la obligación de proporcionar la atención médica, yo lo sé, y no se está negando en ningún momento. 

“Me acusan de forma directa y me exigen que lo pase cuando la verdad es que haciendo una revisión al paciente, no cuenta con signos vitales. ‘Ya está muerto y ya tiene tiempo que está muerto, entonces simplemente lo estuviste paseando en tu patrulla’”.

La oficial decidió entonces llamar a sus compañeros. Uno de ellos reprochó la supuesta negligencia médica.

Michelle y un compañero suyo revisaron nuevamente al paciente, pero ambos constataron que ya no contaba con signos vitales.

“Un oficial me empieza a decir que si no lo voy a atender, si no ‘para proceder’. Me empezaron a amenazar en ese momento. A mí me molestó el hecho de que a mí me gritoneara, esa prepotencia con la que actuaba y con la que hablaba. Yo sostengo que yo hablé como me hablaron y traté como me trataron”.

Los policías le pidieron “pruebas”, pero Michelle pidió respeto a su trabajo. “No, oficial, permíteme un segundo. Tú a lo tuyo, que es seguridad, yo a lo mío, que es salud”.

Juan Macías, el padre del fallecido, comentó que su hijo había padecido neumonía una semana antes.

Michelle le preguntó entonces a los agentes si los familiares y el paciente iban en su patrulla. La respuesta fue: “¿a ti qué te importa si venía en la patrulla o no?, ¿lo vas a atender o no?”.

El enfermero explicó: “Se sospecha que la muerte fue por coronavirus hasta que no se demuestre lo contrario. Hago la pregunta para que tengas medidas de seguridad o precaución, al momento de que hagas uso de tu unidad, porque si lo tenías ahí, es un foco de infección”.

El policía se molestó. “Ahorita vas a ver”, dijo, y giró órdenes por radio y llegaron más patrullas con cerca de ocho elementos.

Llegaron muy agresivos, muy hostiles, callándome y diciéndome que no le faltara el respeto al oficial”, narró.

Les dijo entonces: “¿Qué falta de respeto? Simple y sencillamente usted gritonea y uno tiene que aguantar, pero uno le grita, y ¡ah, no!, ahí si estás faltando a la autoridad”.

Le gritaron: “Salte (del consultorio)”, pero la respuesta del enfermero fue: “Es más, se tienen que salir de mi consultorio y se tienen que salir del hospital”.

“Fue cuando uno me agarró del cuello, se metió en el consultorio, me estrelló con la báscula, no podía tirarme y se metieron otros dos al consultorio. Me sometieron entre los tres, uno me golpeó los genitales con la rodilla y me ahorcaron con el tolete, me tiraron, pues”.

‘¿Qué dice aquí?’

Los compañeros de Michelle no intervinieron para no empeorar la situación. 

“Escuché la voz de uno de mis compañeros que me decía que me dejara, pero yo le preguntaba qué estaba haciendo, que estaba sólo haciendo mi trabajo”.

“Si yo supiera en ese momento que realmente tenía algo que ‘pagar’, que realmente tenía algo que declarar ante el Ministerio Público; si me hubieran explicado la situación de otra forma, me hubiera subido a la patrulla por mi propio pie”.

Tras someterlo y esposarlo, llevaron a Michelle hacia una patrulla. Sus pertenencias se quedaron en el hospital. 

Una vez arriba de la patrulla un oficial le quitó una credencial y se la acercó a la cara. “¿Qué dice aquí?”, le preguntó. 

El enfermero primero lo ignoró. “¿Qué dice aquí?”. Una vez que Michelle volteó leyó que la identificación lo acreditaba como licenciado en Derecho. “¿Y luego?”, preguntó el enfermero. “Pues no estás hablando con cualquiera, soy abogado”.

Sin conocer el cargo

Una vez esposado y en la parte trasera de la patrulla le retiraron el techo de lona para dejarlo a la intemperie.

Pasó cerca un convoy de la Guardia Nacional y los compañeros de Michelle intentaron llamarlos, pero los policías lo evitaron.

Mientras lo subían al vehículo los agentes lo fotografiaron, “lo que más pendiente me dio es que circulara mi imagen, más que por hacerme viral o algo por el estilo, por el daño moral”.

Primero llegaron a una Estación de Policía, pero lo remitieron a otra. “Aproveché para cambiarme al interior de la cabina, pero estando ahí dentro echaron el asiento hasta atrás y me prensaron”.

“Hasta ese momento me empezaron a leer mis derechos y les digo que estaba mal, que debía de hacerse desde antes de que me subieran a la unidad y no quería escucharlos”.

El padre del fallecido que iba en el mismo vehículo le dijo: “Ya cállate, ya me lo mataste, ya qué”. 

“La verdad se me quebró la voz y me agaché. Me empecé a sentir mal, con la presión baja y no sé si me desmayé o me quedé dormido”.

Al despertar ya estaba en Cepol Norte y fue hasta el momento de su ingreso cuando supo el motivo de su detención. Tras casi 12 horas fue liberado sin pagar multa.

Agradece apoyo

Michelle agradeció a sus compañeros y al gremio que se ha solidarizado con él y dijo que tendrá algunos días de descanso, pues coincidieron los hechos con un periodo vacacional, pero se mantendrá al tanto de los procesos legales que inició.

Fue legal detención para MP

La detención de Michelle García, enfermero del Hospital Pediátrico de León, fue legal de acuerdo con el Ministerio Público, señaló el síndico Christian Cruz Villegas.

El también presidente de la Comisión de Seguridad informó que el Ministerio Público les informó que se calificaron como legales la detención y puesta a disposición del enfermero.

“Ya se iniciaron procedimientos para la evaluación y revisión de dos cuestiones: el protocolo de actuación y de una presunta o posible responsabilidad en el caso de abuso de fuerza”, comentó. 

Indicó que actualmente la Secretaría de Seguridad Pública de León se encuentra en una etapa de revisión para determinar si hubo o no abuso de la fuerza policial.

Además, mencionó que para evitar situaciones en las que instituciones médicas no puedan brindar atención inmediata, se están trabajando acciones para permitir una actualización en tiempo real de los sitios que tengan disponibilidad para dar atención de urgencias.

“Independientemente, si son instalaciones federales o estatales, todas cuentan con un respaldo de la Policía Municipal de León”, afirmó.

Incluso el síndico resaltó que las Estaciones de Policía están ubicadas de manera que ante una situación de emergencia en menos de dos minutos los oficiales puedan acudir a cualquier institución médica.  

Por ello, señaló que independiente de la investigación ya trabajan nuevos protocolos para ofrecer una atención médica inmediata.

HLL

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?