Noticias

OSUG: generadora de talentos

Solistas de la Orquesta Sinfónica de la UG han aportado a la agrupación su virtuosismo

Por:

Dimitri lleg

Dimitri lleg

En abril de 1952, la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato realizó su primer concierto en el Teatro Principal.
A lo largo de casi 62 años ha logrado confirmarse como la primera orquesta universitaria.
Grandes directores
Pero esta profesionalidad no podría realizarse sin la presencia de los directores que la han fortalecido: Mario Rodríguez Taboada, Mario Rodríguez Frausto, Héctor Quintanar, José Luis Castillo, Enrique Bátiz y Juan Trigos.
Ha sido importante la presencia de grandes directores pero también es cierto que de sus propias entrañas, la agrupación universitaria ha obtenido solistas de primera línea.
Los solistas
No podría ser de otra manera, una orquesta importante también genera grandes músicos que dominan su instrumento.
Sus nombres: Dimitri Kisselev, el concertino; Michael Severens, primer violonchelista; Óscar Argumedo en el contrabajo.
También Djamilia Rovinskaia, violista; Héctor Fernández Purata, oboe; Cuauhtémoc Trejo, flautista y el inolvidable Sergio Rábago, en los timbales.
En esta ocasión hablaremos de 4 de ellos con el fin de que nuestros lectores conozcan un poco más de su talento.

Las nuevas generaciones

Óscar Argumedo es de las nuevas generaciones,su gusto por el contrabajo tuvo origen en la familia, donde varios de sus integrantes tocan instrumentos de cuerda; como todo joven le gustaron el rock y el jazz, a partir de ahí escogió tocar el bajo. Con la OSUG lleva 2 temporadas donde es el contrabajista coprincipal, y donde ha tenido la oportunidad de ser solista.
Pero su relación con la música le ha llevado a explorar otros ángulos, como en la Orquesta Infantil Imagina, donde asesora a niños; le gusta orientar a sus estudiantes, piensa en fortalecer las orquestas infantiles y juveniles de Guanajuato; “como en todas partes del país, hay talento, sólo hay que detectarlos, acercarse a ellos y enseñarles que además de la música muy comercial existe otra”.

El oboe

Apenas el viernes pasado, Héctor Fernández Puruata volvió a actuar como solista; ya antes lo había hecho con el Concierto para Oboe y Pequeña Orquesta, de Richard Strauss; ahora interpretó el Divertimento de Antal Dorati, con el beneplático del público. Los conciertos para oboe son pocos, es un instrumento al que los compositores le han hecho poco caso; sin embargo, en la música contemporánea sí se le ha dado importancia, también en la música de cámara; por ello, Héctor ha podido integrarse al Cuarteto Acaná, que participó en el Festival de Música de San Miguel de Allende, o en el Ciclo de Música Contemporánea para diversas ediciones del Festival Internacional Cervantino.
Desde el 2003, Héctor forma parte de la OSUG. En las entonces Escuela de Música de la Universidad de Guanajuato obtuvo la licenciatura recibiendo la mención Suma Cum Laude, la máxima distinción otorgada en la institución, su maestro fue Gisbertus de Graaf.

La sencillez de Kisselev

Dimitri llegó de Rusia hace 20 años, casi de inmediato vino a Guanajuato para ser violín primero y con el paso del tiempo se ganó la confianza de Héctor Quintanar, Castillo y Bátiz, y ahora con Trigos ha sido solista en una ocasión. También que es director de la Orquesta de Cámara de León.
Pero los éxitos no nublan el pensamiento de Kisselev, es una persona sencilla, humilde, dispuesto a transmitir sus conocimientos a nuevas generaciones, y lo hace “por puro gusto”, asesora a estudiantes de nivel medio superior y de licenciatura que se le acercan.

Violista

Pocas orquestas pueden darse el lujo de contar con 2 grandes violistas; la OSUG tiene a Froylán Garduño y a Djamilia Rovinskaia, ésta última llegó a Guanajuato hace 20 años;
Aquí ha hecho su vida porque este “es un buen sitio, el clima de la naturaleza y el laboral son buenos”.
Como solista ha participado en la Sinfónica en 2 ocasiones, pero también ha llevado la música clásica al Cereso de Puentecillas, con el apoyo de sus compañeros de la Capella Guanajuatensis; cada año lo hace porque “es un público especial, recibe el mensaje de la música con interés, son personas cultas, sensibles, tener un público como ellos a nosotros nos engrandece, claro que seguiré llevando la música a las cárceles, porque además, tenemos el apoyo de autoridades comprensivas, que se interesan por hacer la vida más alegre a los internos”.

En esta nota:
  • plaza universitaria