Noticias

Paramédico de noble corazón

Edna Fabiola Granados Ramírez quiso ser paramédico y radio operadora de la Cruz Roja porque le gusta ayudar a los demás.

Por:

Desde hace cuatro a

Desde hace cuatro a

Edna Fabiola Granados Ramírez inició realizando su servicio social de la preparatoria y terminó por gustarle mucho la labor de paramédico y radio operadora de la Cruz Roja, lo que la llevó a tomar el curso de Técnico Urgencias Medicas (TUM) y dedicarse a ayudar a personas.
Su familia desde el principio la ha apoyado, le da mucha alegría el poder contar con ellos, así con más entusiasmo se preparó envolviéndose de conocimientos nuevos.
“El querer ayudar a la personas me motivó a ser paramédico, aparte que inicié dando mi servicio social, me daba mucha impotencia antes cuando observaba a gente herida y que necesitaba ayuda, por eso decidí aprender para ayudar”, dijo Edna Fabiola.
Granados Ramírez cuenta que el ser paramédico no la ha cambiado en su forma de ser, ya que es la misma, sólo que tiene conocimientos nuevos para ayudar a quienes lo necesiten, considera que es algo que la hace grande, además de sentirse bien con ella misma.
Su meta es seguir preparándose a base de estudio para ser un paramédico profesional con bastantes conocimientos para cualquier tipo de emergencia que se requiera, y así atender mejor a los pacientes.
Durante su trayectoria recuerda mucho su primer servicio, en el que acudió a un accidente donde había siete personas lesionadas, entre ellos niños.
“Recuerdo mucho mi primer servicio, fue un accidente automovilístico, había 7 lesionados entre ellos niños y bebés, a mí me tocó atender a dos niños, se me hizo un poco difícil por el impacto que dan los niños heridos, fue una experiencia única y más porque era mi primer servicio” , explicó Edna Granados
“Al ser el primer servicio pues si es complicado porque no sabes mucho y no es lo mismo practicar en los curso que en la realidad, pero gracias a Dios pude hacer todo bien, el primero te sirve para perder el miedo, vas agarrando experiencia, ya para los próximos servicios similares tienes noción”, agregó.
Luego de salir a cubrir accidentes por varios años, decidió ser radio operadora, donde explicó que tiene en sus manos mucha responsabilidad.
“Al ser radio operadora en cabina de Cruz Roja pienso que llevo mucha responsabilidad, de mí depende que la ambulancia se desplace lo más rápido posible al lugar que la soliciten, al contestar el teléfono tengo que realizar preguntas muy concretas para saber qué tipo de servicio es y mandar la ayuda que sea necesaria”.
En este puesto ha tenido muchas experiencias, y al escuchar que hay muchas personas involucradas en algún hecho, le dan ganas de ir pero no puede dejar la cabina, lo que la impulsa es el querer ayudar.

En esta nota:
  • seguridad