Noticias

Pasan ‘noche terrible’ por las fuertes lluvias

Las 8 familias viven en cuartuchos improvisados con láminas de cartón, hules, llantas viejas.

Por:

Las lluvias fueron terrible. Foto: Manuel Carrillo

Las lluvias fueron terrible. Foto: Manuel Carrillo

Alrededor del área donde se ubica el llamado panteón nuevo, ocho familias pasaron “una noche terrible, rodeados del agua y el lodo, y sobre todo, el miedo de no saber qué pasará con nosotros”.
Toda la noche llovió, y sus casas de cartón, madera y plástico se deshicieron.
María Concepción González Ramírez, mamá de tres hijos, explica además que el frío fue insoportable “es que uno se moja, y como la ropa seca también se mojó, no pudimos cambiarnos, teníamos frío”.
Las ocho familias viven en cuartuchos improvisados con láminas de cartón, hules, llantas viejas; el terreno, de aproximadamente dos mil metros cuadrados, es propiedad del Gobierno Municipal, y desde hace seis años, dijeron, se han negado las autoridades a dialogar con estas personas para regularizar el predio.
Reparan sus viviendas
Antonio, junto con otro vecino, invirtió parte del domingo para reparar su vivienda con unas viejas vigas y pedazos de hule “tengo que hacer la lucha para sacar adelante a mi familia”, dice el joven, mientras Guadalupe, su esposa, selecciona la ropa seca, el resto, la pone a secar al sol.
“Que vengan a sufrir como nosotros, que aquí permanecemos con agua, viento y frío, y también tenemos que aguantar a los rateros que vienen a quitarnos lo poco que tenemos”, dijo Guadalupe, quien se refirió al presidente municipal –Luis Fernando Gutiérrez Márquez- y a los funcionarios que no han querido atender a estas familias.
“Queremos que nuestros lotes se regularicen, que las autoridades nos den oportunidades para hacerlo”.
En otra vivienda, María Concepción, señaló que los muebles de su cocina quedaron casi inservibles y que las dos camas se salvaron porque pudieron cubrirlas con hules. Esos pedazos de plástico los utilizaron el domingo para tapar los hoyos del techo.
Y en la vivienda de Isabel, donde viven dos adultos y tres niños fue necesario sacar al aire libre los juguetes para que se secaran. Ahí también, se apreciaban montones de ropa apilados sobre un plástico.
Mientras tanto, las presas de San Renovato y de La Olla siguen, como desde el viernes anterior, desfogando miles y miles de litros.
Las lluvias de los últimos días, sobre todo la que cayó durante la noche del sábado y madrugada del domingo, han sido “terribles”.

En esta nota:
  • Guanajuato