Noticias

Pide INAH respetar vestigios

Proyecto de centro comercial debe modificarse.

Por:

Especialistas del INAH se

Especialistas del INAH se

El proyecto del centro comercial que se construye frente al Jardín del Cantador deberá ser modificado para adaptarse a los vestigios encontrados en ese lugar, advirtió el delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Sergio Tovar.
En conferencia de prensa, el funcionario federal junto a colaboradores de las áreas de historia, antropología y arquitectura, informaron que las ruinas localizadas en el terreno donde antes estaba una agencia automotriz, no corresponden al Puente del Ave María, sino son muros de contención que se construyeron en el sitio del rastro municipal.
Detalló que los constructores tendrán que contratar a un restaurador para que vigile la obra, y sólo tienen dos opciones: adaptar el proyecto respetando el sitio donde fueron ubicadas las ruinas o mover las estructuras a otro espacio, dentro del mismo perímetro pero conservando la construcción integra.
“El vestigio deberá conservarse y tendrá que ser intervenido por un experto en restauración. Los propietarios deberán adaptar su proyecto, respetando el hallazgo, en el sentido de que al término de la construcción pueda el público en general apreciar los sistemas constructivos de la época”, señaló Sergio Tovar.
“Ellos tendrán que presentar un proyecto, este proyecto se someterá a la consideración de la Junta de Monumento y ellos serán los que determinarán cuál será la mejor alternativa pero partiendo de esta base”, agregó.
El delegado del INAH dejó claro que la construcción del centro comercial continúa en pie pero el proyecto deberá adaptarse a los vestigios que datan del periodo 1830-1840.
“Todo dependerá de la creatividad de los arquitectos que participan en la obra para someter a la consideración del Instituto una propuesta que sea viable para esta junta”, subrayó.
Especificó que hace dos semanas la empresa fue notificada de la determinación del INAH y que han mostrado disposición para adecuarse a las condiciones del terreno.
“Me he quedado muy sorprendido de la buena disposición que tiene, he hablado con ellos y entienden las razones, los términos que está manejando el Instituto y han determinado adecuar su proyecto a esta nueva realidad”, indicó.
La especialista en arquitectura, Erika Flores, dijo que el Instituto está solicitando a la constructora un proyecto interdisciplinario donde se integre un restaurador de inmuebles para la conservación, contención, estabilización y restauración de los vestigios.
“Seguimos en espera de ese proyecto, de sus propuesta para analizar y decidir lo mejor para el inmueble”, añadió.

No es el puente Ave María

Especialistas de las áreas de historia, antropología y arquitectura del INAH presentaron el estudio que realizaron del sitio y comprobaron que la estructura localizada en el sitio no corresponde al Puente del Ave María, como en un principio se sospechaba.
Confirmaron que se trata de tres muros que datan de 1830, aunque en 1840 fueron intervenidos y modificados.
Las edificaciones servían para contener el río que antes pasaba por ese lugar pero que luego sufrió modificaciones en su vertiente.