Noticias

Pide Obispo de Celaya a candidatos ‘no servirse del pueblo’

Benjamín Castillo Plascencia, comentó que no importa si los candidatos a la alcaldía son jóvenes o grandes, mientras estén para servir al pueblo y no servirse de él

Avatar del

Por: Mauricio Ortiz

Con respecto a la edad de los perfiles, el líder eclesial señaló que no debe de haber problema, mientras que haya ganas, experiencia, que sean atentos y vean en pro de la ciudadanía./ Foto: Mauricio Ortiz

Con respecto a la edad de los perfiles, el líder eclesial señaló que no debe de haber problema, mientras que haya ganas, experiencia, que sean atentos y vean en pro de la ciudadanía./ Foto: Mauricio Ortiz

Celaya.- El obispo de la Diócesis de Celaya, Benjamín Castillo Plascencia, comentó que no importa si los candidatos a la alcaldía, en estos tiempos políticos que se acercan, son jóvenes o grandes, mientras estén para servir al pueblo y no servirse de él.

Deben tener, en primer lugar, disposición de servir al pueblo, no servirse, sino servir y que se entienda que buscan ser servidores, no es ganancia, no es prestigio, y cuesta mucho, es desgaste en la persona, y quien esté dispuesto, que esté dispuesto a servir”, comentó.

Externó que no es ir uno en contra del otro, sino proponer proyectos de servicio y mejorar la ciudad.

“Ojalá que no lleguemos a los casos de mentir, de robar, de comprar votos, por que no se trata de eso, desgraciadamente quien se deja sobornar, comprar, al rato lo seguirá haciendo, pero no es eso, ojalá que quienes van, vayan con el fin de hacer el bien, de ayudar”, puntualizó.

Con respecto a la edad de los perfiles, el líder eclesial señaló que no debe de haber problema, mientras que haya ganas, experiencia, que sean atentos y vean en pro de la ciudadanía.

En cuanto a los ciudadanos, Castillo Plascencia los invitó a escoger bien a sus candidatos y a que analicen cuál es la mejor opción para el entorno.

mortiz@am.com.mx

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?