Noticias

Pide ayuda para hijo con rara enfermedad

El menor fue atacado por el síndrome Guillain-Barré, María de los Ángeles Lugo, su madre, no sabe qué hacer ni a dónde acudir para que la asesoren sob

Por:

Mar

Mar

María de los Ángeles Lugo Medrano pide ayuda y capacitación para atender a su hijo que fue diagnosticado con el síndrome de Guillain-Barré, enfermedad que ha paralizado su cuerpo.
“Si alguien me pudiera enseñar cómo hacerlo, qué debo hacer. Yo todos los días estiro el tiempo para poder hacerle sus ejercicio a mi niño pero luego pienso -a la mejor no están bien, a la mejor me falta algo- me gustaría que me dijeran cómo hacerlo bien”.
Ángeles recordó que fue el 4 de noviembre cuando su hijo Moisés Díaz, el mayor de cuatro, le dijo que se sentía mal, que le dolía un brazo.
“Él se levantó con un dolor en el brazo izquierdo, me decía que le dolía pero yo pensé que se había dormido sobre su brazo y se pasó.
Más tarde me estaba platicando cómo era su dolor y regresó, en ese momento no fue un brazo, fueron los dos pero la intensidad fue tanta que se desvaneció, me gritaba ‘mamá ya no siento mis brazos ni mis piernas’”.
Lo llevó al hospital y al cabo de unas horas se paralizó todo su cuerpo. “Sólo podía mover su cara”, después de varios estudios, el neurólogo en el hospital de alta especialidad en León lo diagnosticó.
El síndrome Guillain-Barré afecta el sistema nervioso central, es una enfermedad de tipo viral y que de no ser atendida adecuada y oportunamente puede causar la muerte, pues se corre el riesgo de que órganos vitales como el corazón o los pulmones se paralicen.
Moisés duró varios meses postrado en cama sin poder mover sus extremidades, por lo que a base de masajes improvisados es como se ha podido recuperar un poco de movilidad en su cuerpo.
“Mientras él estuvo en cama me tenían que ayudar a cambiarlo, a bañarlo a hacerle todo porque no podía yo sola, y sólo con terapias he podido ayudarle ya está mejor de su lado derecho, ya tiene un poco de movilidad pero no tiene fuerza. Ya da pasitos, pero se cansa mucho”.
“No tengo en qué trasladarlo, incluso en León tenía citas con el neurólogo pero las tuve que dejar perder porque no había quién me echara la mano para el traslado”.
Ángeles dice que la falta de recursos económicos ha sido un factor determinante en la recuperación de su hijo Moisés.
“Yo sé que hay centros de rehabilitación en el DIF pero me dijeron que cobran las terapias y yo no tengo dinero para pagarlas, no sé cuánto cuesten pero a veces no tengo para darles de comer a mis hijos, tampoco para pagar las terapias, por eso decidí hacerlo yo misma pero sé que a la mejor no lo hago de la mejor manera o bien y eso me preocupa mucho”.
Hasta el momento no ha solicitado ayuda en otras instancias ni municipales ni estatales.
“Apenas fui a pedir informes pero me dijeron que estaban de vacaciones y que ahorita no me podían ayudar hasta que regresen”.

En esta nota:
  • Salud