Plaza de Embajadoras

Con el paso del tiempo, este lugar ha sufrido varios cambios, incluso había un túnel.

Por:

Estatua de la Libertad en el Jardín Embajadoras. Foto: Especial

Estatua de la Libertad en el Jardín Embajadoras. Foto: Especial

La plaza de Embajadoras ha tenido varios cambios a lo largo de su historia; mucho antes de convertirse en el tradicional tianguis de los domingos había un túnel que recibió el nombre del entonces presidente del país, Porfirio Díaz. 
Hoy en día todavía se puede ver el diseño arquitectónico subiendo las escaleras que comprende la parte donde superior del tianguis, donde venden ropa, frutas, legumbres, plantas y accesorios para la cocina.
A su inauguración se dieron cita personas de todas las clases sociales, incluso en una de las imágenes se puede observar a las mujeres vestidas de manera elegante, pero también a las mujeres de clase baja con su rebozo y a los hombres con su sombrero.
Este túnel fue sepultado y dio paso para la construcción de un mercado y a sus alrededores un tianguis donde se puede encontrar ropa, accesorios, aparatos electrónicos y alimentos como tacos, tortas, cócteles de camarón y pan, así como antojitos mexicanos como frituras preparadas, nieve, elote con crema, rebanadas de pay y pastel; dulces y aguas frescas.
En el jardín se encuentra el Monumento o Estatua de la Libertad, obra del escultor Jesús F. Contreras, de quien se conmemoró el 150 aniversario de su natalicio. Esta escultura estuvo en el Paseo de Presa donde se encuentra la estatua de Sóstenes Rocha.
Con respecto a su nombre hay muchas historias que cuenta le gente, se dice que su nombre fue en honor a las esposas de los embajadores que visitaron la ciudad. Lo cierto es que hoy en día es uno de los principales lugares recreativos para los guanajuatenses.