Noticias

Premian al jurista Guillermo Ortiz Mayagoitia

La Barra de Abogados A.C. le otorgó el premio al mérito jurídico “Ministro Vicente Aguinaco Alemán” a quien fuera ministro de la Suprema Corte de Just

Por:

Guillermo Ortiz Mayagoitia recibi

Guillermo Ortiz Mayagoitia recibi

La Barra de Abogados A.C. le otorgó el premio al mérito jurídico “Ministro Vicente Aguinaco Alemán” a Guillermo Ortiz Mayagoitia, jurista y quien fuera ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
El sábado, el jardín de la reina de San Gabriel de Barreras, se engalanó con la presencia de abogados del estado de Guanajuato, con la finalidad de entregarle un merecido premio al hombre que la mayor parte de su vida la ha dedicado al Derecho.
Para esta premiación, Francisco Mijangos Ramírez compartió la semblanza de su vida y profesión.
Guillermo Ortiz Mayagoitia nació en Misantla, Veracruz, estudió la Licenciatura en Derecho en la Universidad Veracruzana de Jalapa.
Por otra parte, Mijangos compartió la vida infantil, adolescente y adulta del abogado, donde recalcó ciertos puntos de su tan acertada convicción y aportación en las diferentes instancias donde trabajó. “Una vida de lucha y esfuerzo, coronó su trayectoria como jurista”.
Entre momentos importantes de su vida, señaló su nombramiento como Ministro de la Suprema Corte de Justicia el 27 de enero de 1995, y como presidente en enero de 2007. Cabe decir que su carrera siempre ha estado vinculada a la función jurisdiccional.
Después de esta semblanza, el jurista pasó al frente para compartir unas palabras, agradeciendo a todos por su asistencia y en primera instancia a su querida esposa María Elena Blanco, por estar con él. Ante esto, reconoció que la mitad del premio le corresponde a ella.
Recordó que el presidente de la Barra de Abogados, Sergio Gustavo Barquín, platicó con él hace unas semanas para darle la gran noticia. Además, aseguró que a lo largo de los años, han cambiado muchas cosas, pero con ello, manifestó seguir aportando lo mucho o poco que pueda hacerlo.
Por otra parte, compartió anécdotas que viviera con Vicente Aguinaco Alemán, algo que cautivó a todos con risas y sonrisas. Después de este memorable momento, los invitados disfrutaron de música y de una suculenta cena.

En esta nota:
  • sociales