Presas de Guanajuato se ven mejor gracias a las lluvias

Algunas de las presas de Guanajuato han recuperado la gran parte de agua de su capacidad.

Avatar del

Por: José Trinidad Méndez Valadez

Los viñedos en la Ex Hacienda de Jesús María. Foto: José T. Méndez Valadez 

Los viñedos en la Ex Hacienda de Jesús María. Foto: José T. Méndez Valadez 

Guanajuato.- La presa de La Soledad en Guanajuato capital, uno de los embalses del estado más afectados por la pasada sequía, ha recobrado su esplendor en esta temporada de lluvias.  

De acuerdo con el último reporte de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la presa se encuentra al 82% de su capacidad de mil 524 millones de metros cúbicos.  

Por lo que el embalse que se localiza a 2 mil 206 metros del nivel del mar ha logrado una importante recuperación, dado que en la temporada de estiaje bajó a un 27% de su nivel.

La presa de La Soledad, en Guanajuato capital, se encuentra al 82% de su capacidad. Foto: José T. Méndez Valadez 

La presa se localiza en la ruta de los llamados Pueblos Mineros o Pueblos Mágicos, en el camino que va de La Valenciana al Monumento de Cristo Rey, atravesando los bellos paisajes de la sierra que actualmente luce todo su esplendor.

Por esa ruta se puede llegar a la Ex Hacienda de Jesús María, donde están los viñedos, y al parador turístico de Sangre de Cristo, pasando por el Mineral de la Luz, toda una belleza.

Presa en Mineral de La Luz.

Embalses del estado 

 

En tanto, la presa Solís, en Acámbaro, con capacidad para casi 800 millones de metros cúbicos, se encuentra al 82% de su capacidad.

La presa de La Esperanza también se encuentra a un 82.7% gracias a los escurrimientos que se han tenido de la sierra de Santa Rosa.

Otra presa que ha recuperado su nivel es la de La Golondrina, en Pénjamo, que está al  92% de su capacidad de 4 mil 310 millones de metros cúbicos.

Mientras que la presa de El Palote, en León, con capacidad para 10 millones de metros cúbicos, está al 43%; la presa de San Miguel Allende al 49% y la Purísima al 56%.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?