Distancia, cubrebocas y medición de CO2 son indispensable para regreso a clases

EL infectólogo Juan Luis Mosqueda recomienda distancia entre alumnos, todos con cubrebocas y medición del CO2 para un regreso a clases seguro

Avatar del

Por: Catalina Reyes

Los salones deberán estar bien ventilados, afirma el infectólogo Juan Luis Mosqueda.

Los salones deberán estar bien ventilados, afirma el infectólogo Juan Luis Mosqueda.

Léon, Guanajuato.- Definir el aforo de los salones de clases por porcentajes o en números máximos de alumnos “definitivamente es un error". Debe definirse asegurando distancia y ventilación, además de uso obligado del cubrebocas.

Esto lo aseguró el infectólogo Juan Luis Mosqueda, e insistió en la instalación de monitores que miden el nivel de dióxido de carbono.  

Es algo que deberá ser variable y dinámico, deberá haber monitores de CO2 en las escuelas, si no es así, no podremos hablar de un regreso seguro”, dijo el doctor Juan Luis Mosqueda, director del Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío en su cuenta de Twitter esta mañana, a propósito del regreso a clases presenciales el 30 de agosto. 

LEE ADEMÁS: Al PAN le preocupa el regreso a clases

Insistió, como ya lo había señalado hace un par de meses, en que cosas como tapetes, filtros de temperatura o “sanitización” de aulas son inútiles

Juan Luis Mosqueda detalló que la distancia debe ser por lo menos de 1.5 metros entre alumnos, pues eso, por sí mismo, limitará la cantidad de alumnos que pueda haber en una aula; obviamente habrá aulas a las que les quepa un mayor número y otras en las que quepan pocos alumnos. 

Si el salón no está bien ventilado, habrá riesgos de contagio.

Sobre la ventilación, el infectólogo y especialista en medicina interna señaló que es el otro aspecto fundamental, a pesar de la distancia entre los alumnos y de que “asumimos que todos estarán usando adecuadamente el cubrebocas, si el aula no está bien ventilada, habría riesgos de transmisión.

LEE ADEMÁS: Papás y maestros en incertidumbre por el regreso a clases

“¿Y cómo definimos bien ventilado?”, destacó que la buena ventilación debe ser medible, no “al tanteo”.

Explicó que una manera fácil es medir la concentración de dióxido de carbono (CO2) que es el gas que expulsamos al respirar. Si ese gas se concentra demasiado, entonces no está bien ventilado el lugar. 

Recomienda  medidores de dióxido de carbono 

 

Juan Luis Mosqueda recomendó que en las tiendas digitales se compren medidores de dióxido de carbono, que reportan la cantidad del gas en partes por millón (ppm).

Un lugar bien ventilado tiene más o menos 500 partes ppm de CO2 y se considera aceptable hasta 750.

Entonces habría que medir el CO2 durante el desarrollo de las clases. Si hay por ejemplo clase durante una hora y el dióxido de carbono está en nivel adecuado, todo está bien. 

“Pero quizá a los 30 minutos ya subió a 900, eso quiere decir que no hay adecuada ventilación”. 

Para resolver esto, dio varias opciones: reducir el tiempo, clase de 20 minutos y salir para que se ventile y regresar otro rato. O reducir el número de alumnos en el salón. 

Concluyó que los adultos que no se hayan vacunado lo hagan, pues así se protegen a ellos y a los niños.

LEE ADEMÁS: Este es el calendario escolar para el ciclo 2021-2022

 
8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?