Noticias

Se pierde la tranquilidad en el barrio de mellado

Vecinos denuncian se realiza un presunto ‘mercado negro’ de mineral.

Por:

Los vecinos dicen que es com

Los vecinos dicen que es com

A simple vista, aún parece ser un sitio tranquilo, con demasiada paz; sin embargo, al observar con mayor detenimiento, el visitante puede ver estacionadas camionetas tripuladas por jóvenes, que según los colonos, son ‘lupios’.
El jardín de Mellado se ha convertido en un mercado negro para la compra-venta de mineral que se extrae de forma ilegal. Esto perturba la tranquilidad del bello sitio fundado en 1756.
“No son de aquí, vienen de otras partes”, aseguran los vecinos al referirse a “esos extraños visitantes”, que viajan en camionetas de lujo provistas de vidrios polarizados.
“Mire, allá al fondo del jardín”, señalan los vecinos, que piden por seguridad no mencionar sus nombres, “se observan varios vehículos que permanecen estacionados durante unos minutos; se van pero después llegan otros”, dicen.
Es un ir y venir silencioso de camionetas que causa temor. Uno de los vecinos afirma que por las tardes el movimiento es más notorio. “Se aprovechan de las sombras y de la falta de vigilancia para hacer su negocio ilícito”.
“Ya hemos perdido la tranquilidad, las autoridades conocen el problema pero nada han hecho, a veces pasa alguna patrulla, los policías ven a los extraños visitantes pero se van de inmediato, yo creo que ellos forman parte del negocio”, dice el hombre.
Otras personas intervienen en la charla para informar que enviarán un escrito a la Presidencia de la República porque no confían en las autoridades de aquí; “aquí han pasado muchas cosas”.
Recuerdan el asesinato de una ciudadana de Estados Unidos y los balazos que se escucharon durante el enfrentamiento de ‘lupios’ y guardias de la empresa del Mineral de Rayas. De la mujer dicen, “era una persona pacífica, la conocíamos porque antes vivió en otra casa del barrio”, señalan también que era historiadora y padecía epilepsia.
“Ella nunca tuvo problemas, sólo recientemente porque salía a pedirles a los que hacían ruido en la calle que nos dejaran en paz”.
Los vecinos insisten en señalar que los ocupantes de las camionetas no son originarios del barrio, “no sabemos de dónde vienen, pero sí sabemos que se dedican a extraer material de las minas de forma ilegal y aquí en el jardín lo venden y no se esconden, tal vez porque saben que cuentan con el apoyo de las autoridades, de los policías o de personas con mayor poder”.
“No queremos que el Mineral de Mellado pierda más su esencia”, dice Ana, una entusiasta voluntaria , ella es maestra, ofrece su tiempo en la educación de los niños con lecturas y teatro. No vive en el barrio pero lo siente suyo.
Belleza arquitectónica
Alma, otra de las voluntarias, explica las características del Templo y del Exconvento de Mellado, esta actividad la realizan sin remuneración alguna.
Entre los objetos de gran riqueza está el órgano que data del siglo 18 y que aún funciona.
El Templo y el convento datan de 1756, cuando los frailes mercedarios llegaron a Guanajuato.
Atrás del templo aún pueden observarse los arcos del claustro; la fundación ‘Rescate de Mellado, 4 Siglos’, pretende reconstruir esta parte del convento, los recursos, dicen que llegarán, no saben de dónde pero van a trabajar para conseguirlo.

En esta nota:
  • Local Guanajuato