Pese a lluvias, se mantiene riesgo de sequía en Guanajuato

Las lluvias que cayeron la semana pasada han sido insuficientes para aliviar la grave sequía que enfrenta gran parte de Guanajuato.

Avatar del

Por: José T. Méndez Valadez

Pese a las recientes lluvias registradas en Guanajuato, varios municipios continúan en riesgo de sufrir sequía. Foto: AM

Pese a las recientes lluvias registradas en Guanajuato, varios municipios continúan en riesgo de sufrir sequía. Foto: AM

Guanajuato.- Las recientes lluvias registradas en Guanajuato no han sido suficientes para disminuir las áreas de sequía que siguen como un grave problema, señala el Monitor de Sequía en México de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

En el resto del país se mantuvieron las condiciones secas, por la persistencia del sistema de alta presión sobre los niveles medios y bajos de la atmósfera y a la escasa humedad en el ambiente”, señala el reporte.

Aunque los primeros aguaceros del año parecieron alejar la posibilidad de que Guanajuato enfrente una crisis como la que vivió en 2012, la amenaza no ha sido superada.

En  Guanajuato 28 municipios presentan “sequía extrema” y 18 “sequía severa”.

En abril aún estaban 4 municipios en “sequía moderada”, Victoria, San Luis de la Paz, San José Iturbide, y Doctor Mora, pero estos ya también entraron a la lista de municipios con “sequía extrema”.

Esta sequía se caracteriza por pérdidas mayores en cultivos y pastos, además de que el riesgo de incendios forestales es extremo.

La situación orilla a imponer restricciones en el uso de agua debido a su escasez.

La sequía “severa”, también afecta cultivos, pastizales, pero se imponen medidas de restricción más enérgicas en el consumo de agua.

En marzo sólo Abasolo y Pénjamo aparecían en la listo de municipios con “sequía severa”. 

Pero durante abril se sumaron Acámbaro, Manuel Doblado, Coroneo, Cortazar, Cuerámaro, Huanímaro, Irapuato, Jaral del Progreso,  Jerécuaro, Moroleón, Pueblo Nuevo, Salamanca, Santa Cruz de Juventino Rosas, Tarandacuao, Valle de Santiago , Villagrán y Yuriria.

La crisis de hace 9 años

La persistente sequía hace que se mantenga la preocupación de que el estado esté amenazado de una crisis ambiental como la que sufrió en 2012, la más grave del último medio siglo.

Hace nueve años, en regiones del norte se tuvieron que emplear pipas para garantizar el consumo humano y la agricultura y ganadería subsistieron al borde del colapso.

La situación obligó a declarar zona de desastre a 28 municipios de Guanajuato. 

En junio, la Conagua señaló que los principales embalses del Estado estaban al 40% de su capacidad, es decir, 170 millones de metros cúbicos menos en relación a 2011, que ya había sido un año difícil.

La sequía ocasionó que se perdieran en Guanajuato 300 mil hectáreas de cultivos, de las cuales 30 mil fueron en León.

La situación se reflejó con dramatismo en la presa de El Palote, cuyo aspecto angustió durante casi todo el año a leoneses y visitantes.

La situación llegó a tal extremo que el 21 de mayo, el arzobispo José Guadalupe Martín Rábago encabezó una misa para pedir lluvia.

Los fieles oraron para que el problema quedara atrás, algunos de ellos aprovecharon para confesarse en el espacio improvisado en la presa seca.

Hubo algunos que estuvieron a punto de hundirse en el terreno fangoso, como el señor Martín Villanueva, que resultó lesionado.

Pero la sequía siguió. El 1 de junio, la temperatura en León rondó los 40 grados.

La lluvia no llegó sino hasta finales de julio, pero la captación general fue reducida y el problema de abasto se repitió en 2013, aunque con consecuencias menos graves.

A finales de abril pasado, Sapal anunció que dejaría de extraer agua de la Presa de El Palote, con la que abastece colonias de la zona norte de la ciudad.

En enero de este año, la presa estaba al 63% de su capacidad, que es de 10 millones de metros cúbicos de agua, pero en tres meses bajó rápidamente su nivel y a finales de abril estaba ya al 39%.

MCMH

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?