Noticias

Sin déficit escuelas por adoptar

Las cuatro escuelas consideradas en el programa ‘Adopta una Escuela’ en general están en buenas condiciones

Por:

En la Telesecundaria 448 de La Trinidad la barda perimetral es una de las necesidades. /Foto: Alberto Mart

En la Telesecundaria 448 de La Trinidad la barda perimetral es una de las necesidades. /Foto: Alberto Mart

Los “padrinos” que en el municipio de Guanajuato adopten una de las cuatro escuelas del programa “Adopta una Escuela”, de la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG), se encontrarán con que, en general, se encuentran en buenas condiciones.

Las instituciones primordialmente tienen carencias leves de mantenimiento y algunas deficiencias menores de infraestructura como bardas perimetrales. En un solo caso falta un aula. 

Alejadas de la mancha urbana, las escuelas Insurgente Pedro Moreno, Telesecundaria 448, Miguel Hidalgo e Intimación, enclavadas en las comunidades de Campuzano, La Trinidad, San José de Cervera y San José de Llanos respectivamente, son las únicas de la capital contempladas en el programa de Gobierno. 

Las cuatro instituciones cuentan con servicios básicos como agua potable, energía eléctrica, baños, aulas de concreto y áreas de esparcimiento; sin embargo, han funcionado durante décadas y evidentemente carecen de mantenimiento apropiado. 

Junto al casco de una hacienda 

En San José de Llanos la Escuela Primaria “Intimación” está adjunta al casco de la ex Hacienda de Burras, incluso algunas estructuras dentro de la escuela son parte de la construcción original. 

De las cuatro instituciones incluidas en el programa, ésta es quizá la que mayores carencias presenta, pues al estar en un inmueble que es patrimonio histórico, poco se puede hacer para rehabilitarla. 

Entre las necesidades que enunció María Felisa Ramírez Gutiérrez, maestra de apoyo técnico, están renovar la instalación eléctrica, pintar aulas, impermeabilizar techos y reforzar las protecciones y rejas, así como reponer 40 metros de malla ciclónica que les fue robada en diciembre del año pasado. 

Además, requiere sustituir 15 inodoros e instalar la tubería que lleve el agua de la cisterna a los sanitarios y una bomba para que el agua llegue a los baños que ahora se asean con botes de agua; también les gustaría tener una malla-sombra para la cancha y patio cívico. 

El inmueble aloja a más de 700 alumnos de 24 grupos en dos turnos, la escuela tiene más de 50 años funcionando en este sitio y la profesora de apoyo técnico no recuerda que se le haya incluido en ningún programa de Gobierno al menos durante los seis años anteriores, por lo que todo se solventa con las cuotas voluntarias de los padres de familia, comentó. 

El sábado 16 de febrero, trabajadores del Puerto Interior fueron presentados como los padrinos de la escuela, dicha ocasión dejaron cinco botes de impermeabilizante, para el plantel, fueron muy bien recibidos por el personal que ahora tiene la esperanza de atender algunas de sus carencias con el apoyo de sus nuevos benefactores. 

Falta un aula en La Trinidad 

Hay alumnos, hay pupitres, pero no hay aula; por eso en la biblioteca de la Telesecundaria 448 de la comunidad La Trinidad, cerca de 30 estudiantes del quinto grupo toman clase, pues en la escuela sólo hay cuatro aulas. 

En la bodega de la escuela, en un cuarto en obra negra con protecciones de acero se encuentra un altero de pupitres nuevos, que siguen ahí porque no hay aula donde ponerlos, hay también dos tableros y aros de basquetbol, pero no hay postes para colocarlos en la cancha. 

“Esos bancos nos los acaban de dar, pero ahí los tenemos porque no hay otro salón, ya vio a los muchachos que están en la biblioteca, ahí están porque no tienen aula, eso nos haría falta, igual que una barda perimetral”, comentó María Angélica Juárez Ramírez, encargada del plantel. 

Relató que la escuela aloja 128 alumnos y que no reciben recursos de parte de ninguna autoridad educativa para solventar sus gastos de operación o mantenimiento, aunque la escuela está muy bien conservada luego de más de 20 años. 

Aclara que esto es gracias a una serie de gestiones que el personal hace para allegarse de recursos privados y propios, como la tiendita escolar que les deja alrededor de 600 pesos por semana, los que sirven para el abasto de papelería y consumibles de oficina. 

Escuela desde 1943 

La primer aula de la escuela Insurgente Pedro Moreno, de la comunidad de Campuzano, se construyó en 1943. Ahora funciona como biblioteca, ya hay 12 piezas en total entre sanitarios, oficinas aula de medios y biblioteca, los cuales están a disposición de los casi 200 niños que acuden al plantel. 

Las instalaciones pese al paso de los años se mantienen en buenas condiciones, es evidente el cuidado que se le da a la institución, sin embargo, detalles como filtraciones y agrietamientos en muros y techo, también están presentes. 

La impermeabilización, pintura y reparación de muros son algunas necesidades, así como la barda perimetral porque la malla ciclónica ya está caída y un domo o sombra para la cancha de usos múltiples que funciona también como patio cívico. 

La escuela es espaciosa y las instalaciones están conservadas, y aunque todavía no les es presentado su padrino, esperan que pueda ayudarles con el mantenimiento que hasta ahora cubren con ayuda de pobladores de la comunidad, comentó Corona Rodríguez, responsable del mantenimiento de la escuela.

En esta nota:
  • educación