Noticias

Trabajan para Festival Cervantino

Luego de la presentación de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato, el escenario del Juárez era un hervidero de técnicos, unas 30 perso

Por:

Trabajo incesante atr

Trabajo incesante atr

Pedro Luis Ibarra López tiene 37 años de trabajar en el Festival Internacional Cervantino,  son tantas las experiencias que ha vivido, que no recuerda alguna en especial, eso sí, afirma que siempre es lo mismo: “jornadas rudas, día y noche”.
Siempre ha estado en el Teatro Juárez, donde labora como personal técnico de planta, su trabajo consiste en cargar pianos, quitar y montar escenografías.
El domingo por la noche, luego de la presentación de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato, el escenario del Juárez era un hervidero de técnicos, unas 30 personas guardaban los instrumentos de la orquesta, desmantelaban la escenografía y quitaban los cables del sonido. Al fondo,  sobre un altar, una imagen de la Virgen María parecía observarlos detenidamente.
Frente al altar, sobre  la plataforma de un elevador, los trabajadores colocaban los instrumentos que después depositarían en la bodega instalada en el sótano. Timbales y  xilófonos (esas cosas que parecen marimbas metálicas) eran arrastrados hasta este sitio, ante la mirada de la imagen religiosa.
Por otro lado, Manuel Villegas, habitante del Cerro del Cuarto, desclavaba una tarima que había servido para colocar varios instrumentos de percusión; él tiene 17 ediciones del FIC en su haber, por ello, casi se siente como “patrimonio del Cervantino”.
Su “tocayo”, Manuel Ponce, también colono del Cerro del Cuarto,  ayuda a quitar la “concha acústica” que todas las noches de concierto se coloca en el foro del Teatro Juárez para que resalte el sonido, son unas pesadas láminas de madera, que entre 5 o 6 hombres arrastran hasta dejarlas como un acordeón, a un costado del escenario.
Alberto Núñez Leal,  quien vive en la Delegación Miguel Hidalgo, del Distrito Federal,  asegura que desde hace 5 años el comité organizador del FIC lo contrata para montar y desmontar los escenarios. “Somos en total como 40 personas que solo nos dedicamos a eso: a montar las escenografías y a quitarlas, después de nosotros vienen ‘Los Lobos’, el grupo de trabajadores que se  llevan cargadores  la carga a las diversas bodegas, también ellos trabajan muy duro”.
Alrededor de las 12 de la noche, apenas una hora y media después de haber concluido el concierto de la OSUG, el foro ya estaba limpio, pero el trabaja continuaba, porque a esa hora llegaron “Los Lobos” para descargar la escenografía del grupo Tao Dance Theater que se presentará este martes a las 9 de la noche. El asunto es que la escenografía tendría que estar lista para que el grupo de artistas provenientes de China pudieran realizar un ensayo general a las 12 horas de hoy, lunes. Las hormigas trabajadoras lograron el objetivo, terminara a tiempo. Así se trabaja durante el Festival Cervantino.

En esta nota:
  • #FIC2013