Noticias

Trabajo riesgoso pero desestresante

El rescatista de minas, Ángel Patricio, sale todos los días a trabajar sin saber si regresará a casa.

Por:

Trabajo riesgoso pero desestresante

Trabajo riesgoso pero desestresante

Ángel Patricio Arellano es un hombre que día a día va a trabajar a la mina de Rayas, dejando a su familia con la intriga si volverá a casa debido al trabajo tan arriesgado que realiza.
Hace más de 6 años tomó la decisión de integrarse a la planilla como minero, le fue difícil, al ver caer a varios de sus compañeros lo llevó a tomar la decisión de cambiar de área y ser rescatista minero y así poder ayudar a quien lo necesite.
“Tengo varios años en mi trabajo, comencé a trabajar cuando iba a cumplir 16 años, primero como minero y luego ya como rescatista; lo que me inspiro es que siempre me ha gustado conocer nuevas cosas, no estaba en mis planes entrar a trabajar a una mina, eso fue de repente pero con el tiempo me fue gustando porque fui aprendiendo nuevas cosas y ayudo a personas, en el tiempo que tengo trabajando en la mina he aprendido de todo y quiero seguir aprendiendo porque nunca se termina de aprender”, dijo Patricio Arellano.
Para muchos de sus familiares la noticia de ingresar a trabajar a una mina les causó asombro por la edad que tenía, pero a su mamá le dio mucho gusto aún sabiendo que el trabajo era muy arriesgado.
“En mi trabajo reviso a mis compañeros mineros que todo su equipo esté listo y sea el adecuado para poder bajar a la mina cuando hay alguna emergencia, junto con otros compañeros rescatistas acudimos al lugar para evitar alguna tragedia”, agregó.
Todas sus labores son consideradas para ejercerlas de forma fácil, el aprender de todo lo ha enseñado a tener un panorama más amplio y saber actuar de inmediato en cualquier circunstancia.
Una experiencia que nunca olvidara Ángel Patricio es la ocasión que encontró a un amigo muy allegado sin vida, estaba prensado con una máquina.
“La experiencia más fea que me ha tocado dentro de mi trabajo fue encontrar a un compañero muerto, estaba prensado con un Scooptram y yo fui el primero que lo encontró, es una de las experiencias que nunca voy a olvidar y que me han dejado marcado”, dijo Ángel Patricio
A pesar del riesgo que presenta su trabajo, él lo considera como una forma de desestresarse, olvidar problemas.
Una meta que tiene muy bien definida es la de poder tener su propia casa y salir adelante con su familia.
Por el momento Ángel Patricio Arellano no tiene definido hasta cuándo estará ayudando a las personas dentro de la mina, sólo piensa que Dios decidirá el tiempo que dure en este mundo trabajando.

En esta nota:
  • seguridad