Noticias

Tradicional paseo en bici en la ciudad

Desde hace 50 años, don Toño y doña Juanita organizan el evento desde Paseo de la Presa hasta el Jardín del Cantador; al llegar hay premios para los g

Por:

Este domingo, el paseo ciclista termin

Este domingo, el paseo ciclista termin

Adolfo Aguilar Rivera, maestro albañil, desde muy temprano se preparó para llevar a su nieto, Ángel Gael, al paseo ciclista que a partir de las 12 del mediodía partió del parque Florencio Antillón. Y llegó hasta el Jardín del Cantador.
En el sitio de partida, unas 600 personas se reunieron, había niños en triciclos, jóvenes en bicis de montaña y abuelas empujando carriolas, el chiste era participar en familia, en este paseo que lleva 8 años de realizarse y que se debe al trabajo de Toño Cabrera y de su esposa Juanita, los que “por las puras ganas de convivir” se animaron a organizarlo.
Al frente iban las abuelas y algunos padres empujando carriolas, un poquito atrás los triciclos y luego seguían las bicicletas, había de todas las “rodadas”, desde 12 hasta de 26; es decir, de todos los tamaños, para chicos y grandes.
Atrás de los participantes iba una ambulancia de la Cruz Roja que no tuvo mucho trabajo; todos los participantes lograron llegar al Jardín del Cantador sin problemas.
Desde la salida hasta la meta transcurrieron alrededor de 7 kilómetros bajo el intenso sol del mediodía: el recorrido fue por las calles Paseo de la Presa, Embajadoras, Sangre de Cristo, Manuel Doblado, San Francisco, Sopeña, Plaza de la Paz y avenida Juárez.
Alrededor de las 2 de la tarde de ayer culminó el paseo ciclista en El Cantador donde se rifaron 7 bicicletas nuevas, balones de futbol, juguetes, también se distribuyó agua fresca; todos los gastos corrieron por cuenta de Toño Cabrera, doña Juanita y de sus hijas Miriam y Valentina; a la organización se unieron jóvenes voluntarios, amantes del deporte.
50 años de tradición
Hace 50 años cuando instaló su taller de bicicletas frente al Jardín del Cantador, todos los domingos don Toño salía con su familia a pasear; a ellos se unían otras personas. “Todo era muy improvisado, pero ahora hacemos las cosas un poquito mejor”.
Ahora parece que sobran personas que quieren colaborar con esta idea, y hasta quieren hacer otro paseo ciclista antes de que concluya el Verano.
“Si nos organizamos, pues ahí estaremos, por lo pronto, este evento, con motivo del Día del Niño y de la Madre, lo seguiremos realizando cada año”, dijo el señor Cabrera.

En esta nota:
  • deporte