Noticias

Un padre festejo

Papás de todas las edades y ocupaciones celebraron ayer con sus hijos el Día del Padre, desde un rico pozole hasta un paseo por las calles del Centro

Por:

Toda la familia se reuni

Toda la familia se reuni

Un turista, un pastelero, un maestro de secundaria, un albañil y un reportero vivieron ayer un domingo distinto, cada quien festejó a su manera el Día del Padre.
Desde muy temprano, Héctor Miranda, el “hacedor de pasteles” -como él se autonombra- sacó a pasear a su bebé a bordo de la bicicleta que acondicionó como carriola. El joven pedaleó por todo el Paseo de la Presa, luego continuó por Embajadoras, Cantarranas y Plaza de la Paz. Atrás, su bebé parecía disfrutar del paseo. “Con frecuencia salgo a pasear con mi bebé, los domingos lo hago casi siempre; me gusta porque fortalezco mi relación con él y hago ejercicio; de verdad, la presencia del niño ha cambiado mi vida, la de mi esposa, la de toda la familia, es muy grato vivir así”.
Sentado sobre la banqueta de uno de los callejones que conducen a la Plaza de la Paz, Juan Carlos Aguilera, del Distrito Federal, abraza a su hijo, dice que vino desde la colonia San Rafael a festejar en Guanajuato el Día del Padre: “Hemos pasado un buen rato aquí, nos gusta la ciudad, llegamos el sábado y hoy domingo regresaremos a nuestra casa”.
“Antes no festejábamos este día, pero ahora la familia decidió que lo hiciéramos, y yo estoy feliz”, dijo Juan Carlos.
Raymundo Alvarado, “albañil de toda la vida”, se ufana de que su familia se organizó para festejarlo “con un buen pozole que nos comeremos esta noche”. En la zona del Mercado Hidalgo, AM encontró a Raymundo haciendo las compras de última hora, porque “la fiesta va a estar buena, y a pesar de la crisis económica hemos hecho un pequeño esfuerzo para realizar la fiesta”. El “maistro” albañil no todos los días tiene “chamba”, pero nunca falla a la hora de entregarle a su esposa el dinero suficiente para mantener a la familia.
En el Jardín El Cantador, se reunió toda la familia de Guillermo Félix, el maestro de la telesecundaria de San José del Refugio; ahí estuvieron la abuela Margarita, los pequeños Mateo y Tadeo, y su esposa, Rosa María. “Es bonito que los niños, mi esposa y mi suegra se acordaran de mí, no me imaginaba que fueran a festejarme, estoy feliz, sobre todo porque no se necesita mucho dinero para reunir a la familia y mostrar que nos queremos”.
Osvaldo García Ledesma ha dedicado gran parte de su vida a ser reportero, es conocido en la ciudad; ayer trabajó, sin embargo tuvo tiempo para disfrutar con sus hijos; uno de ellos, Naim, fue a encontrarlo hasta donde trabaja y lo felicitó; por la tarde también sería felicitado por los demás integrantes de la familia. “Es muy padre ser padre”, dijo.

En esta nota:
  • celebración