Noticias

Una familia que no pierde la fe

Miguel,pide que el gobierno municipal, propietario del predio, defina “cuanto antes” si les vende o regala el terreno que ocupa.

Por:

Miguel Alamilla. Foto: Manuel Carrillo

Miguel Alamilla. Foto: Manuel Carrillo

Miguel Alamilla es minero desde hace 10 años, trabaja en el mineral de Peregrina, y desde hace 8 meses vive junto con su esposa y tres hijos en una barraca, sin agua, luz, sanitario. Junto al Panteón Nuevo se levantan las casuchas donde otras 18 familias sobreviven.
Miguel, igual que sus vecinos, pide que el gobierno municipal, propietario del predio, defina “cuanto antes” si les vende o regala el terreno que ocupa.
“Aquí nos arrumbó la necesidad”, dice Miguel, un  joven de 27 años, al tiempo que señala la fosa séptica que utilizan a falta de sanitario: “Con un puño de cal tapamos la suciedad, porque no tenemos drenaje”.
En 2 improvisadas habitaciones, levantadas con láminas de cartón y plástico, comen, duermen, sobreviven los 3 niños y los dos adultos. El suelo de tierra es tapado levemente por un tapete húmedo, “se nos mojó con la lluvia de anoche, pero nos ayuda a evitar el lodazal”, afirma el minero.
En las improvisadas paredes  destacan varias imágenes de la virgen de Guadalupe y un Niño Dios, como para demostrar que hay, fe, confianza en salir adelante y lograr un futuro mejor.
“Aquí estamos, no nos desesperamos”, afirma María Concepción, esposa de Miguel, mientras coloca clavos sobre un pedazo de madera que colocará en el techo, “a ver si nos tapa un poco de la lluvia”, ella también quiere algo mejor para Juan de Dios, Dulce y Ángel Daniel  de 13, 10 y 8 años, respectivamente.

En esta nota:
  • Guanajuato
8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am