Noticias

Usuarios de transporte viven ‘martirio’

Aconsejan que para “sobrevivir a este suplicio”, ir al Centro Histórico sólo para las necesidades más apremiantes.

Por:

Largas filas esperando que pase el cami

Largas filas esperando que pase el cami

Usuarios del transporte público coinciden al señalar que la vialidad y el servicio que prestan autobuses urbanos y las camionetas suburban, son “pésimos y no corresponden al prestigio de Guanajuato como ciudad cervantina y patrimonio de la humanidad”.
Algunos de los entrevistados aconsejan que para “sobrevivir a este suplicio”, ir al Centro Histórico sólo para las necesidades más apremiantes.
“Yo de plano sólo vengo al Centro de la ciudad para arreglar asuntos en la Presidencia Municipal, ni siquiera voy al mercado porque la despensa las adquiero en el centro comercial de Pozuelos”, dice Antonio Pérez.
Rosalinda Venegas espera el transporte frente a la Plaza de la Paz, asegura que además del mal servicio, “uno tiene que soportar las leperadas que dicen los payasos ambulantes que se suben a pedir cooperación; dicen chistes que nada tienen de graciosos, son albures mal dichos, burdos, muy léperos, y hasta se enojan cuando el pasajero no les da dinero”.
Según Rosalinda, a los payasos no se les debería permitir el acceso, “son una verdadera plaga”.
“Yo estoy acosumbrada a lo peor, además de que se tardan mucho tiempo en pasar, los camiones que tomo rumbo al CBTis, están sucios, malolientes, son un martirio, pero como no tengo automóvil, debo tener paciencia”, asegura Virginia, “así a secas, no quiero mi nombre completo”.
Lulú Castro dice “hay que tener paciencia, recomiendo eso para no volverse locos”.
Para doña Petra Torres, “la mayoría de los choferes son amables, algunos tienen su genio, eso es comprensible porque trabajan jornadas de hasta 15 horas, sus patrones son ‘negreros’ , los explotan mucho”.
“Conmigo, la mayoría de las veces son buenas personas, al menos los de la ruta Presa-San Javier, hasta me conocen y me ayudan a bajar”.
José López recomienda “que los funcionarios de la Presidencia dejen sus camionetotas y utilicen el transporte público para que sientan lo que nosotros sentimos.
“Que también sufran para que comprendan la magnitud del problema”.

En esta nota:
  • transporte