Noticias

Veneran a la Dolorosa

Dolorenses celebran a su Patrona con procesión y bailes.

Por:

La celebraci

La celebraci

Miles de dolorenses celebraron con altares, procesiones religiosas, bailes y aguas frescas, a la Patrona de la ciudad, una antigua tradición de antaño en los barrios del Centro Histórico.
Desde temprano, las personas salieron a las calles para buscar flores, trigo, forraje y lo necesario para levantar en sus casas un altar a la Virgen de Los Dolores.
Desde hace 10 años, María Brenda Mejía Gámez vende hinojo, borraja, trigo, manzanilla y flores típicas de la región en el Jardín Compositores, donde este año se instalaron decenas de comerciantes.
Cada elemento tiene un significado: las flores moradas representan la religiosidad, las naranjas el amargo dolor de la Virgen, el agua que se regala las lágrimas de la Madona, según Manuel Ángel González Carrillo, vecino del Barrio de San Juan.
Desde hace más de 100 años, su familia pone un altar a la Virgen. “viene de nuestros bisabuelos. El altar se transforma año con año pero siempre con los elementos: papel picado, la flor morada, naranjas, lechugas, trigo”.
Además, la familia tiene una imagen de la Virgen que data de hace más de 100 años, pintada por un artista francés conocido como Señor Moret, quien habría pintado varias obras de arte sacro en la ciudad.
“Estamos muy orgullosos de la imagen, la hizo para mi familia, es una reliquia”.
Manuel recuerda que hace 20 años, durante un Viernes de Dolores, parte del lienzo se incendió con una veladora, y se perdió la mayor parte de la pintura, pero el busto de la madona quedó intacto.
Tras el hecho, la pintura fue enmarcada en cedro y protegida por una gruesa lámina de vidrio.
Toman calle con la Virgen
La parroquia de Los Dolores presentó un nutrido programa de actividades, comenzó a las 7 de la mañana con una misa; a las 5 de la tarde se realizó la tradicional Procesión de los 7 altares.
Es el único día del año que la imagen de la Virgen baja del altar para recorrer parte del Centro y visitar siete altares que representan, con actores en escena, los siete dolores que según el Evangelio vivió la Virgen María.
“Es una conmemoración de los dolores de la Virgen María, que padece asociada a Jesucristo en su sacrificio redentor y es un día también en que evocamos nuestra propia experiencia de dolor”, comentó el cura Raúl Ruiz.
Al mediodía, afuera de la Parroquia se presentó un grupo de casi 100 danzantes de varios estados que ofrecieron un rito precolombino para la festividad religiosa.

En esta nota:
  • Iglesia Católica