Sobrino del jefe mayor del Yunque mató a un guardia de un bar y nunca pisó la cárcel

Juan Omar Ramírez Villegas, sobrino de Elías Villegas el jefe mayor del Yunque, mató al guardia de un bar en León, confesó el crimen y recibió una condena de sólo 3 años de trabajo a favor de la comunidad. Nunca pisó la cárcel.

Avatar del

Por: Catalina Reyes

Juan Omar confesó haber matado al cadenero del antro "Mosquito" en León. Foto: cortesía.

Juan Omar confesó haber matado al cadenero del antro "Mosquito" en León. Foto: cortesía.

León, Guanajuato.- El 28 de mayo de 2017, Juan Omar Ramírez Villegas persiguió al guardia de un antro, lo encontró escondido entre varios coches y lo mató de cuatro balazos, dos de ellos en la cabeza y dos en la parte de atrás del cuello. Pero le dejó otras tres heridas por arma de fuego.

En esa persecución utilizó primero un arma pequeña y luego un arma más grande. Enseguida huyó. Todo esto, según la primera declaración de un testigo ocular esa madrugada.

En el lugar de los hechos quedaron 36 casquillos percutidos de los calibres 9 milímetros, 10 milímetros y 25 milímetros, se encontró un cargador en una camioneta y se dejaron varios vehículos dañados por impacto de arma de fuego, según el peritaje que hizo el Ministerio Público.

A pesar de eso, tres años y seis meses después, y a pesar de que había confesado ser el autor de ese homicidio simple, pues así lo calificó la juez Gabriela Pinedo Amador, Juan Omar Ramírez recibió una condena de sólo 3 años de trabajo a favor de la comunidad. Nunca pisó la cárcel.

Juan Omar mató al cadenero del antro "Mosquito" en León. Foto: archivo AM.

De acuerdo con el abogado Roberto Saucedo, esto fue posible gracias a que los testigos del asesinato cambiaron por completo su declaración.

Y de señalar en un primer momento que Ramírez Villegas fue el único que traía un arma, el único que disparó y que mató directamente a guardia Christian Omar González Rodríguez, pasaron a una segunda versión de que el asesinato se dio en una riña en la que los dos tenían armas y los dos dispararon.

Todo lo anterior está registrado en el video de la audiencia judicial realizada en León el 23 de noviembre de 2020 en la cual se le dictó sentencia a este joven, sobrino nieto de Elías Villegas, el jefe mayor de El Yunque en Guanajuato.

La audiencia completa fue escuchada por AM y de ahí se obtuvo toda la información referida aquí.

Cambian testigos versión de hechos en favor del sobrino de Elías Villegas, jefe mayor del Yunque

En la grabación de la audiencia completa del juicio por el homicidio de Christian Omar González Rodríguez, guardia de seguridad del bar Red Mosquito, a manos de Juan Omar Ramírez Villegas, el 28 de mayo de 2017, se revela que los testigos cambiaron sus declaraciones respecto a lo ocurrido esa madrugada. 

En ella se escucha que la agente del Ministerio Público, Gabriela Guzmán Cifuentes, leyó el primer testimonio de Érik Enrique Anda Huerta, jefe de seguridad del antro, quien fue uno de los testigos que fueron entrevistados al inicio de la investigación.

Relató que a las 2 de la madrugada del 28 de mayo de 2017, Juan Omar Ramírez y otros dos amigos se encontraban en el bar ubicado en el bulevar Campestre de León. 

Pidieron champaña y mojaron a varios clientes del lugar, por lo que los guardias de seguridad les pidieron que no molestaran a las demás personas, pero los jóvenes se pusieron agresivos y por eso los sacaron al estacionamiento. 

Como eran tres amigos, fueron sacados, cada uno, por un guardia diferente. Pero Juan Omar les iba diciendo que “les daba tres” para que lo soltaran. 

Sobrino de jefe del Yunque pidió que le pasaran otro ‘fierro’

Y cuando soltaron a Juan Omar Ramírez Villegas, sacó un arma pequeña y es cuando realiza una primera detonación. Salió al estacionamiento e hizo más detonaciones. Los tres guardias se resguardaron entre los vehículos.

Llegó un momento en que (Juan Omar) gritó que le pasaran otro fierro, los tripulantes de otro vehículo le dieron un arma de fuego más grande a Juan Omar y con esa hizo más detonaciones.

Se fue corriendo entre los vehículos hasta que encontró al ahora finado (Christian Omar González Rodríguez) y realizó más detonaciones. Llegó una camioneta, se subió y huyó del lugar”, relató Érik Enrique Anda Huerta. 

Sin embargo, la misma agente del Ministerio Público leyó una segunda versión del mismo jefe de seguridad del bar, totalmente diferente, bajo el argumento de que pasó el tiempo y ya no estaba laborando en ese lugar. 

Y dijo que si al principio declaró algo diferente ante el Ministerio Público, fue porque temió que le resultara alguna responsabilidad y que lo despidieran de su empleo. 

En esta ocasión, no se menciona la fecha de su declaración, Érik Enrique Anda afirmó que Christian González, el guardia asesinado, sí contaba con un arma de fuego, justo para realizar su trabajo, que la cargaba en la cintura pero no tenía autorizado detonarla. 

Que cuando sacaron a Juan Omar Ramírez y a sus acompañantes del antro a la calle, sí se iban peleando el primero y Christian González, y el guardia pegándole en la cabeza al cliente diciéndole “Te voy a partir tu madre”. 

En esa segunda versión, Juan Omar y Christian González sí se pelearon, éste sacó un arma 9 milímetros y en ese momento los separaron. 

Sin embargo, Christian seguía insistiéndole al imputado (Juan Omar) que se dieran en la madre”. 

“Y cuando salieron, los guardias soltaron a los clientes, Christian sacó una pistola y le dijo a Juan Omar ‘que se dieran en la madre’. Juan Omar sacó su arma pequeña y empezó a realizar detonaciones y luego sacó el arma de 9 milímetros”. 

De homicidio simple a homicidio en pelea 

A esta segunda versión, replicada por Gerardo Reyes Palacios, otro de los guardias, y por Fernando Enrique Tejeda Fregoso, uno de los amigos de Juan Omar, la agente del Ministerio Público le dio validez e ignoró la primera.

Y con base en ella, cambió la clasificación de los primeros momentos de la investigación, hace cuatro años, de homicidio simple, a homicidio en riña, que tiene atenuantes y una penalidad menor.

De acuerdo con el Código Penal, en su artículo 139, el homicidio simple se castiga con 10 a 25 de prisión y de 100 a 250 días de multa.

Sin embargo, según el artículo 152, si el homicidio se cometen en riña, se sancionarán con la mitad o cinco sextos de las penas que correspondan, según sea el provocado o el provocador.

Otorgan todos los beneficios a sobrino de jefe del Yunque

Durante la audiencia judicial la agente del Ministerio Público, Gabriela Guzmán Cifuentes, pidió otros beneficios para Juan Omar Ramírez Villegas, que fueron:

Por haberse sujetado al juicio abreviado, se aplicó otra disminución de la pena. Y por haber colaborado con “información eficaz” sobre otro caso, se le otorgó otra reducción de dos años de prisión. 

De tal manera que el Ministerio Público pidió sólo tres años de prisión y una multa de 700 días, equivalentes a siete mil 549 pesos, más la reparación del daño a la viuda y los tres niños huérfanos que dejó Christian Omar González. 

Al emitir la sentencia, la jueza Gabriela Pinedo Amador determinó que por los tres años de prisión, “es dable que se le pueda conceder el sustitutivo de trabajo en favor de la comunidad”, previsto en los artículos 41 al 45 del Código Penal del Estado”.

Y se le otorgó porque cumple con las exigencias del artículo 45 del mismo código dado que había observado buena conducta desde tres años antes del asesinato, acreditó un modo honesto de vivir y es la primera vez que comete un homicidio doloso. 

La juez evitó que Ramírez Villegas pisara la prisión y así lo declaró ella misma. 

La semilibertad condicionada se le niega porque resulta más perjudicial y requiere periodos de internamiento. Se ha decantado la de la voz por trabajo a favor de la comunidad por serle más benéfico”, expresó durante la emisión de la sentencia. 

Mientras que la viuda del guardia asesinado, Natalia Cornejo Torres, recibió como reparación del daño 185 mil pesos, una camioneta Ford 1983 y dos locales comerciales en una zona popular de León, en marzo de 2020. 

El 23 de noviembre de 2020 no se presentó a la audiencia porque habían operado a uno de sus tres hijos. 

Ambas partes renunciaron a inconformarse con la sentencia.

D

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?