AMLO vs. Diego

Dardo contra Zamarripa, otra señal del distanciamiento de López y Sinhue.

Por segundo mes Guanajuato es el estado más hostil para el Presidente.

Cierre de guardería del DIF Estatal, un contraproducente mensaje anti-4T.

Avatar del

Por: León Jacobo Robespierre

El Fiscal o el pretexto para pelear

El dardo envenenado que lanzó el presidente Andrés Manuel López Obrador en contra del fiscal general del Estado, Carlos Zamarripa, no fue sólo contra él, es un capítulo más de la ‘guerra fría’ que desde un inicio enfrenta con Diego Sinhue.

Ambos son educados, respetuosos y cordiales en sus mensajes y escasos encuentros. En ningún momento Diego ha explotado, como sí lo han hecho otros gobernadores, en descalificativos al Presidente y a la 4T, pero sí en reclamos por falta de apoyo presupuestal, lo que no gusta nadita en Palacio y a los aliados.

Esta misma semana Diego aprovechó la presión pública por el cierre de una guardería del DIF Estatal, para retomar sus señalamientos contra el Gobierno federal porque “la 4T nos tiene bien secos de recursos”, dijo a los periodistas.

Diego anunció que eliminará tres subsecretarías (no precisó cuáles), fusionará otras como el Instituto de Infraestructura Física Educativa de Guanajuato con la Secretaría de Infraestructura, Conectividad y Movilidad y recortará otros gastos.

En realidad con o sin aprietos nunca está de más hacer ajustes administrativos. En Transparencia, Infraestructura, o hasta en Desarrollo Social, puede haber tijera.

Hay que recordar que el Gobierno ya echó mano con la autorización del Congreso del Estado de dos líneas de crédito por 5 mil millones de pesos cada una para la ejecución de proyectos de infraestructura con el argumento de los recortes federales y que las finanzas públicas de Guanajuato lo hacen posible.

Ya no hay en el corto plazo la opción a una nueva deuda, el Impuesto Sobre la Nómina ya pasó de 2 a 2.3% en el 2019 e incrementará al 3% en el 2022. Es el impuesto estatal más importante y tampoco tendrán más margen de maniobra.

El presupuesto es la gran manzana de la discordia entre AMLO y Diego Sinhue.

Los morenistas salen a defender que las aportaciones y participaciones que marca la ley son entregadas en tiempo y forma a Guanajuato y a todos. Y reclaman que el Gobierno de Guanajuato no tiene llenadera pero no se aprieta en verdad el cinturón. 

La respuesta del PAN-Gobierno es que no se trata del presupuesto obligado por la Ley de Coordinación Fiscal sino de las partidas que por otras bolsas ordinariamente se recibían y de las que estiman han dejado de aterrizar 20 mil millones de pesos.

Ni una piedra federal

El Gobernador dice una y otra vez que no hay ningún proyecto de infraestructura federal en marcha, y ninguna autoridad ha salido a desmentir. Ni los legisladores morenistas, ni el ‘súper delegado’ Mauricio Hernández o el Director General del Centro Guanajuato de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Diego dice que no pide mucho, desde los primeros días de la Administración Federal se reunió con AMLO en Palacio Nacional y le planteó una prioridad: concluir con la ampliación y modernización de la carretera Silao-San Felipe, que es fundamental para la logística de mercancía hacia el norte. Y hasta hoy, nada.

Lo otro es el proyecto El Zapotillo que ni pa’ atrás ni para adelante. Diego y Enrique Alfaro desde hace rato que están en sintonía, pero en la 4T no hay voluntad.

El otro tema de fricción entre el Estado y la Federación es el de la seguridad, pero no en el terreno operativo de la coordinación que ambos presumen como nunca, sino el rechazo que desde un inicio hizo público AMLO contra el Fiscal del Estado.

En la misma semana de la queja de Diego por el presupuesto y porque el Presidente no lo recibe para hablar de seguridad, infraestructura y Zapotillo, llegó la respuesta en la mañanera pidiendo la destitución del fiscal Carlos Zamarripa

Diego no opinó de eso, es una Fiscalía autónoma dirá, y no le toca nombrarlo ni removerlo, sino al Congreso del Estado (eso todos sabemos en el papel, en los hechos nada se mueve en lo federal y en lo estatal sin la venia del capitán).

También defenderá que las víctimas de homicidio en 2021 van a la baja en 20%, y, como lo repiten siempre, en el resto de los delitos Guanajuato no está en el top.

La presión sobre la permanencia del Fiscal será asunto del próximo coordinador de la bancada panista, Luis Ernesto Ayala Torres, quien por lo pronto tampoco ha opinado de la polémica, aunque en campaña su postura fue de prudente defensa.

Eso sí, prometió que el Legislativo tendrá independencia del Ejecutivo y que no le temblará la mano para pedir cuentas de los resultados de seguridad y justicia.

El hecho es: la violencia no para (ojo con León) y AMLO y Diego no se entienden.

El rechazo al Presidente

En el sentir del PAN-Gobierno de Guanajuato y en otros sectores políticos, sociales, empresariales, del terruño, lo que advierten es ‘urticaria’ política de la 4T con un estado que fue el único del País en donde López Obrador no ganó la elección 2018.

La animadversión es de ambos lados. Por segundo mes consecutivo Mitofsky ubica a Guanajuato como la entidad con la menor aprobación hacia el Presidente, con sólo el 33.4% en la medición de junio, mientras que en la de mayo fue del 33.7%. 

Otros estados con rechazo a la 4T son: Aguascalientes (41.3%), Zacatecas (41.3%), Jalisco (44.3%), Nuevo León (46.2%), Durango (47.8%) y Chihuahua (49.3%).

Por el contrario, la mayor aprobación presidencial está en: Tabasco (75.1%), Tlaxcala (69.7%), Guerrero (68.7%), Oaxaca (68.3%) y Sinaloa (67.9%).

El promedio nacional de aprobación para López Obrador ronda en el 58%, es decir, 24 puntos menos que lo que registra en Guanajuato. Y eso, sin duda, debe calar.

Es evidente que, a diferencia de otras entidades, las visitas son esporádicas. Diego lo espera pronto pues ya pasó la elección y AMLO se comprometió a visitar los 15 municipios del País que en diciembre fueron marcados como prioritarios por su índice de homicidios, y entre ellos están León, Irapuato, Salamanca y Celaya.

Repentino y secreto cierre de la guardería  

De la noche a la mañana, el Gobierno estatal decidió el cierre de la guardería del DIF, ubicada cerca de la Presa de la Olla, en Guanajuato capital. 

Oficialmente el cierre será a partir del 1 de agosto, pero en los hechos, este viernes  fue el último día de labores. Desde el 9 de julio se les había dicho a los trabajadores que recogieran sus cosas para preparar su salida ese día y en la semana que hoy termina recibieron su finiquito. 

A pesar de su oposición y sus reuniones con los directivos del DIF, uno de ellos su nuevo director general, Gerardo Trujillo Flores -quien curiosamente asumió el cargo el 9 de julio, mismo día que se les notificó el despido a todos los trabajadores-, las madres no lograron nada y tendrán que resignarse a buscar otro lugar y otras personas que cuiden a sus hijos.

La decisión del cierre llama la atención por inesperada.

En primer lugar, ¿por qué nunca se les informó a las madres de familia de esta decisión y sus razones? Ni Gerardo Trujillo; ni Juan Ernesto Hernández, director de Atención a Niños, Niñas y Adolescentes de la paraestatal; ni María Marcela Suárez Méndez, directora del Centro de Desarrollo Infantil, tuvieron la atención de notificarles formalmente, la decisión y sus motivos. 

Las señoras se enteraron ¡por un mensaje de Whatsapp! enviado por las maestras de sus hijos, la guardería cierra sus puertas. 

En segundo lugar, la negativa del Director del DIF estatal a escuchar los reclamos  de las mujeres.

El lunes, primer día que se reunieron afuera de Palacio de Gobierno para manifestarse pidieron hablar con el nuevo director del DIF, Gerardo Trujillo, pero no las recibió, sino que, después de varias horas de espera, las atendió Juan Ernesto Hernández, director de Atención a Niños, Niñas y Adolescentes.

Y sólo a fuerza de insistir para que las escuchara, el expresidente estatal del PAN y exdiputado local recibió a un grupo de 8 señoras -no a todas las que acudieron a buscarlo-. 

Juan Ernesto no aclaró las razones del cierre. Sólo les dijo escuetamente que era “por cuestiones presupuestarias y jurídicas”. 

Los costos y el cupo

Esta guardería tenía más de 30 años de funcionar, muchas generaciones pasaron por ahí.  Una de las señoras inconformes es egresada. Y otra con hijos de 11 y 8 años también recibió los beneficios.. 

El análisis que hizo Gobierno del Estado indicó que sólo había 49 niños en la guardería y que su costo mensual era de 26 mil pesos mensuales. Por el alto costo era necesario cerrarla. 

Lo mejor habría sido regresar a la normalidad para ocupar los 408 espacios de la guardería y aprovechar cada peso del presupuesto.

Si no estaban ocupados todos los lugares no fue porque no hubiera demanda, que sí la hay, sino que por la pandemia, el servicio se cerró desde abril de 2020 y no se había restablecido en su totalidad, sólo para preescolar y para guardería con un aforo muy reducido, por decisión de las autoridades del propio DIF. 

El servicio no se reanudó ni siquiera cuando, en agosto del año pasado, el Gobierno Federal  publicó un decreto de que las guarderías eran una actividad esencial y reabrieron sus puertas en todo el Estado las guarderías del IMSS, del ISSSTE, las que sobrevivieron de las que habían sido subrogadas por Sedesol y las particulares. 

Así que la baja cantidad de niños en la guardería de Paseo de la Presa no se debió a que no hubiera demanda de madres queriendo llevar a sus hijos, sino a que la paraestatal no quiso reanudar el servicio por completo. 

Si se abriera, los 408 lugares se llenarían de inmediato, pues hasta había lista de espera. 

Le entra Elvira a ordenar comercio

La reubicación de comerciantes del Centro Histórico de Celaya ha sido un problema para los gobiernos panistas. 

Esta semana, Elvira Paniagua reubicó a 12 comerciantes de la calle Morelos. Los mandó a la Plaza de San Agustin, a unos escasos metros de ahí. 

El cambio provocó enojo dado que algunos comerciantes se negaban a dejar el lugar en el que vendieron por casi 40 años. 

El proyecto de poner en orden a los comerciantes en Celaya no es nuevo y ha traído dolores de cabeza para los gobiernos en turno, mientras que otros se hacen de vista gorda. 

Hace casi 20 años, durante la administración de José Mendoza Márquez, se realizó uno de los primeros estudios detallados de comercio en Celaya para comenzar a poner en orden a todos los comerciantes ambulantes y semifijos. 

A partir de ahí, han pasado siete administraciones y ninguna le ha querido entrar de lleno.

A la par, la instalación de comerciantes en pleno Centro de la ciudad ha crecido de forma exponencial tanto en las inmediaciones de los mercados públicos como en las principales calles del primer cuadro. 

Esto también se ha dado con la complicidad de los gobiernos en turno ya que por reglamento está prohibido otorgar nuevos permisos para la instalación de nuevos puestos. 

Por años, la autoridad en Celaya ha solapado estas acciones de las uniones de comerciantes a cambio de votos en las elecciones. 

Ahora, en el último tramo de su administración, Elvira Paniagua está intentando hacerlo al menos en una zona del Centro Histórico.

Aunque ya le echó la bolita a su sucesor, el alcalde electo Javier Mendoza, para que reacomode a los comerciantes que están afuera del Mercado Hidalgo.

Irapuato, ambulantes fuera de control

Los vendedores ambulantes se están saliendo de control en Irapuato, mejor dicho, en Leandro Valle, donde parece que nadie manda.

Los operativos de Mercados, dependencia encabezada por Daniel León, parecen no tener impacto, pues así como los retira, así de rápido se vuelven a colocar en sus sitios habituales de venta.

Las riñas ya comienzan a darse, un par de reporteros locales han recibido agresiones verbales en los últimos meses, el consumo de estupefacientes también se ha visto y qué decir de la mala imagen que dan en una de las calles comerciales más concurridas de la ciudad.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?