Alzando la letra, poniéndole voz

Sentada en aquel patio de helechos, mi abuela me tronaba un beso jalándome el vestido de terlenka amarillo para susurrarme: la que de amarillo se viste, a su belleza se atiene o de bribona se pasa; un suave pudor recorría mi espalda y me daba para suspirar en corto, ampliar la sonrisa, apartando cachete

Avatar del

Por: Velia María Hontoria Álvarez

Sentada en aquel patio de helechos, mi abuela me tronaba un beso jalándome el vestido de terlenka amarillo para susurrarme: la que de amarillo se viste, a su belleza se atiene o de bribona se pasa; un suave pudor recorría mi espalda y me daba para suspirar en corto, ampliar la sonrisa, apartando cachete.

Desde entonces -apurando el siempre- tengo una larga afición por el color amarillo, hasta hace unos días que mire el puente Tresguerras bien aleonado con pintas de canario, saboteado a brochazo limpio, por la buena voluntad de un alguien a quien, probablemente, bote de pintura bien pagado fue a darle brochazo a tan antiguos muros. Sé que dirá el magullado ayuntamiento: ¡ay, sí todo yo¡ y pues sí, en esta fortuna de poder, es de lamentarnos la falta de supervisión además criterio, por el desperdicio absurdo de recurso económico, amén de no tener el mínimo respeto, ni criterio a tan querido inmueble.

Por eso se suman estas letras al llamado de cientos de arquitectos, restauradores y amantes del terruño, para que se corrija el error a cargo del bolsillo de quien autorizo. También es importante, exigir y señalar que expongan en toda claridad -sin darle al champurrado, como luego suelen hacer- como esta eso, que traen un presupuesto de 1.8 MDP para restaurarlo ¿apoco otra vez van a hacer caridades de salida? ¿a quién, van a beneficiar para dejar arcas vacías, so pretexto de que hay que utilizar el presupuesto asignado? Creo que no han entendido estos funcionarios, que ya no estamos dispuestos, los ciudadanos, a mirar calladitos como dilapidan nuestro erario, en pitos y buenas tonadas por eso ¡Alzamos la voz y dejamos constancia!

Como también lo hacen estas letras, para reconocer la labor que está realizando la SSA comandada por la Dra. Ligia Griselda Arce Padilla, la puntualidad, el buen servicio y sobre todo la calidez con la que se recibe a tantas personas que hemos tenido que acudir a la dichosa vacuna, es definitivamente de agradecerse y de aplaudirse; más hoy, hago especial mención al manejo que ha dado a los polos industriales, quienes ocupamos en mayoría a la población joven y ahí la hemos tenido, organizando, apoyando con horarios de atención, acercando la vacuna a las fuentes de trabajo, permitiendo así que las afectaciones económicas se reduzcan por estas facilidades.

Es tan corto el gracias, que quizá por eso habrá de repetirse muchas veces, así que gracias a todas las personas que están ahí por la donación generosa de su tiempo invertido, así como a la Dra. Ligia, pues la voluntad se refleja en acciones aplicadas al bien.

Y, referente al tema de apertura de escuelas, es mi opinión como ciudadana, que definitivamente habrá que seguir escuchando a los expertos, pues las respuestas de palacio, no son válidas ante el censo que suma personas -amigos, hermanos, conocidos- infectados por el corona-virus, basta darle una ojeada a las estadísticas del Hospital Materno de Celaya, para darnos cuenta de que esto aun no para y que muy a pesar mío -no soy fan del cubrebocas menos de la lejanía- los cuidados con todo y vacuna, deben de prevalecer, para que nuestros pequeños, así como los docentes corran el mínimo de los peligros.

Lo invito a seguir a pesar del cansancio, manteniendo precauciones para que esta reapertura, tan esperada y necesaria llegue para quedarse.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?