Candidatos endeudados

Los aspirantes a puestos de elección popular que se han presentado en diversos debates, de municipios en donde todo es escaso, hasta la cultura política, se han esforzado, lo que resulta plausible, por salir de la confrontación lo mejor librados posible.

Avatar del

Por: Juan Aguilera Azpeitia

Imitaron a la avestruz”. Realidad nada oculta.

 Los aspirantes a puestos de elección popular que se han presentado en diversos debates, de municipios en donde todo es escaso, hasta la cultura política, se han esforzado, lo que resulta plausible, por salir de la confrontación lo mejor librados posible; pero los que no tienen ni perdón y menos olvido, son aquellos y aquellas ilustrados y de lugares en donde la cultura cívico política tiene o debiera tener otro nivel.

Seamos claros: la confrontación en León, del anterior miércoles, nos mostró aspirantes miedosos y en mucho mediocres. Se va a decir que un pacto de civilidad, firmado por todos y todas, impedía lo soez o agresivo. Sí, cierto pero ello no imponía esconder ideología y mucho menos programa.

¿Son los postulantes comunistas, socialistas, demócratas, de la 4T o nadan sin saber definir su pensamiento?. Debieron decirlo sin rubor ni miedo o precaución. Esconderse en una especie de maraña palabreica muy genérica, ni ilustra a los votantes y menos los invita  a que comprometan su sufragio, porque lo mismo prometen todos: servir, atender, resolver.

¿Y el programa?. Ninguno mencionó siquiera de pasadita o como dicen los entendidos, de soslayo, reincorporar Sapal al municipio para darle, con esos miles de millones de pesos guardados en bancos, agua a los pobres. Si un postulante se hubiera comprometido con la pobrería de lugares marginados a introducir ese servicio, habría convencido, sin nada de demagogia, a miles de votantes a su favor; mejor si les hubiese dicho que en algunas partes del mundo el consumo mínimo no se cobra.

¿El plan para pavimentar o empedrar calles, con mano de obra del pueblo llano?. Cero referencia. Tampoco aludieron a los métodos o mecanismos financieros, específicos, reales, para ayudar a empresas minis que cayeron al pozo. Mutismo ante quienes perdieron su trabajo y a los muchos o muchísimos padres de familia que no van a tener la forma de que sus niños @, muchachos y muchachas retornen a los planteles con uniforme nuevo porque el anterior ya no les quedó, ante esa realidad, silencio sepulcral. Aquí alguien en su recámara mental, va a pensar que me hubiera interesado  que los debatientes ofrecieran dádivas para el efecto. No, nada de eso, sino un programa subsidiario; si se regalan tabletas o calentadores solares, ¿por qué no créditos para útiles, uniformes y transporte gratuito por un tiempo corto?.

La civilidad del pacto no impedía que se dijera cómo y en cuanto tiempo se ordenarán los terrenos irregulares y si se puede hacer un panteón municipal en Las Joyas. 

A los candidatos se les quedó en la recámara mental y apoco ni allí, que Casa de la Cultura solo hay una, a manera de privilegio. ¿Y los barrios, las colonias, las comunidades rurales, no tiene derecho a que se les enseñe arte culinario, pintura, escultura, música y hasta a cantar y bailar?. Por vivir distantes del "centro" urbano están obligados a esperar que el progreso los alcance, debieron pensar los debatientes.

Creo y lo expreso sinceramente, que varios de los exponentes son preparados y tienen ideas básicas de gobierno, pero por lo mismo no debieron esconderlas en un pacto que se llevó, en la práctica, al absurdo al no merecer mínimo referencia a un plan para frenar el alcoholismo, al que se han aficionado menores; la violencia de género que resulta no amenaza sino realidad lacerante merecía ser planteada.

A quien le regresaron la vaquilla viva a los corrales fue al candidato de Morena, el doctor en derecho, Ricardo Shefield Padilla. Le pusieron el tema Zapotillo  para lucimiento y en lugar de darse vuelo con una solución factible, se refugió en la narrativa para salir por Nayarit con las aguas negras. Como dice el dicho: ¡Lástima Margarito!.

Alejandrá Gutiérrez Campos, albiazul, ofreció, en cuanto a la inseguridad "tomar el toro por los cuernos". O saa que hemos de esperar a que el voto la favorezca para aplacar al crimen y la inseguridad, si es que tiene la fórmula. ¿No sería humano, no digo bueno, conste, que le diera unas ideas, por adelantado a don Héctor René, actual Alcalde, para que vaya disminuyendo pero ya ese flagelo.

No dejo en el tintero esta inquietud, porque puede desbordarlo: ¿quién y cómo les constituyeron su planilla a los candidatos?.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?