Cien años

En fechas recientes he tenido la oportunidad de tratar con personas que llegarán a cumplir cien años este mismo año, hecho que no deja de ser destacable e importante en este mundo devastado por la pandemia y el cambio climático y asolado por la violencia y la pobreza que padecen tantísimas personas

Avatar del

Por: Rolando Fuentes-Berain

En fechas recientes he tenido la oportunidad de tratar con personas que llegarán a cumplir cien años este mismo año, hecho que no deja de ser destacable e importante en este mundo devastado por la pandemia y el cambio climático y asolado por la violencia y la pobreza que padecen tantísimas personas que de ninguna manera llegarán a cumplir esos asombrosos cien años y sufrirán las consecuencias de estos comunes fenómenos.

Como médico me interesé en saber que características en común poseen estas personas que les permitieron llegar a ser tan longevos por lo que los investigué a profundidad y supe que los tres provienen de comunidades pequeñas, rurales dos de ellas, alejadas de los grandes centros poblacionales. Que en su infancia gozaron de aire puro, agua limpia y alimentos sanos, libres de pesticidas, herbicidas, fertilizantes, hormonas, colorantes etc.

Coinciden también en haberse desarrollado en trabajos físicos o haber practicado deportes desde temprana edad, concurrieron en ellos también, la práctica de una religión que persiste a la fecha. Los tres niegan haber fumado nunca o tomado alcohol en exceso y todos tienen buen carácter y una actitud muy positiva ante la vida y  acontecimientos.

Todo esto refuerza lo aprendido en la facultad de medicina respecto al ser humano, que se trata de un individuo biológico, psicológico, social y espiritual pero todo unido, armónico y equilibrado, que al tener fallas en alguno de estos componentes, sufre  un desbalance y sobreviene la enfermedad. Conozco mucha gente que tiene tanto miedo de enfermar de COVID-19 o de otras enfermedades que se convence de estar enferma no estándolo.

Cuando vemos las enormes cantidades de enfermos de diabetes, hipertensión arterial, obesidad, enfermedades del corazón, aparato digestivo, aparato respiratorio, de la mente y otros tantos padecimientos hay que saber el tipo y cantidad de alimentación que recibieron desde niños, la clase de ambiente y ciudad en los que crecieron, si practicaron algún deporte o actividad al aire libre, así como la dinámica familiar en las que estaban.

Son muchos los padecimientos que se derivan de malos hábitos en todas las especialidades y es difícil convencer a los pacientes de modificar sus hábitos y retomar buenas costumbres. También es cierto que cuando estas personas centenarias eran niños el mundo y su entorno era más simple y no se presentaban las dificultades nombradas antes venían de familias integradas y muy trabajadoras, algunas numerosas.

No es casual que en muchos países desarrollados se esté volviendo la vista a lo simple y lo natural, se insista en comer productos orgánicos de huertas libres de tóxicos, carne de animales en libre pastoreo, reducir lácteos y gluten es otra práctica común para curar o prevenir enfermedades, además, obviamente, del cuidado del cuerpo a través del ejercicio físico y de la mente mediante la meditación, la oración y otras acciones similares.

Uno de estos personajes es el Dr. Esteban Gómez Osorno, pediatra retirado, padre de doce hijos, exitoso comerciante y destacado deportista que cumplió cien el 2 de septiembre,¡MUCHAS FELICIDADES DR. ESTEBAN!

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?