Cuidar y Ser Cuidado

Se busca que a través del sistema nacional de cuidados, se atiendan las desigualdades de sobra conocidas, donde la mujeres han subsidiado la falta de infraestructura y servicios para la población en situación de dependencia.

Avatar del

Por: Éctor Jaime Ramírez Barba

El derecho constitucional a cuidar y ser cuidado es un tema que está ya a punto de discutirse en el pleno de la Cámara de Diputados, a través de la creación de un Sistema Nacional de Cuidados, que considere la corresponsabilidad entre mujeres y hombres; la libertad que tienen las personas para decidir si adquieren o no como obligación el cuidar a quien lo requiera; y el derecho para decidir la distribución del tiempo propio acorde a sus necesidades e intereses.

En esta columna ya hemos hablado por ejemplo, del Trabajo No Remunerado que los hogares destinan a los cuidados de Salud (TNRS) y que incluye las actividades que los miembros de los hogares destinan a la prevención, cuidado y mantenimiento de la salud en el hogar, fuera del hogar y el trabajo voluntario realizado en organizaciones no lucrativas, que a precios del 2018 significaron 378 mil 210 millones de pesos. Para que ustedes dimensionen estimados lectores, el proyecto de presupuesto 2021 para la Secretaria de Salud e INSABI juntos, serán 145 mil 414 millones de pesos, incluyendo los 33 mil millones de pesos que esta semana extrajeron, Morena y sus aliados, del Fondo de Protección de Gastos Catastróficos.

El TNRS significa entonces casi 3 veces el gasto programado en salud para atender 73 millones de mexicanos (INSABI), los servicios de rectoría en salud con la Cofepris incluida y los servicios otorgados en los hospitales regionales de alta especialidad e institutos nacionales de salud. Y para nadie es desconocido, que el TNRS y en el cuidado del hogar (TNRH) son otorgados primordialmente por las mujeres que en su conjunto representaron en el 2018 cinco punto cinco billones de pesos (23.5% de participación respecto del PIB nacional).

Son ellas quienes cuidan a las y los niños pequeños, a quienes enferman o presentan una discapacidad, los adultos mayores, las responsables del resto de labores del hogar, sin remuneración alguna, con carencias profundas en sus derechos y con muchos costos para su desarrollo personal y profesional.

De aquí que esta dando “publicidad” a un proyecto de decreto por el que se reformarían los artículos 4° y 73 de nuestra Carta Magna para impulsar la creación de un Sistema Nacional de Cuidados, cuyo objetivo es dar visibilidad al trabajo de cuidados por medio de su reconocimiento en la Constitución Federal, pretendiendo sentar las bases para incluir la la garantía del derecho a cuidar, el derecho a ser cuidado y el derecho al autocuidado y sus contrapartes como las obligaciones correspondientes en ambos géneros, visibilizando por supuesto el masculino.

Cada día hay mas compatriotas que necesitan de cuidados y no los tienen o los tienen de muy baja calidad; lo que pone en peligro su integridad y sus vidas; pero también son miles de personas -mujeres la mayoría- que hacen labores de cuidados con costos altísimos para su bienestar, el de sus familias y para el país.

Se busca que a través del sistema nacional de cuidados, se atiendan las desigualdades de sobra conocidas, donde la mujeres han subsidiado la falta de infraestructura y servicios para la población en situación de dependencia. Y a partir de allí desarrollar políticas públicas para igualar el marcador en obligaciones con el género masculino.

Ejemplos de políticas públicas han sido programas como oportunidades, estancias infantiles y escuelas de tiempo completo, que han sido eliminadas por el gobierno de una transformación de “cuarta” (sic.) que atendían la posibilidad mayor desarrollo humanos en las mujeres. Esto ha sido un error, que además llega en tiempos de pandemia, sobrecargando en mucho las labores de las mujeres en las familias mexicanas.

¿Cuánto costaría el sistema nacional de cuidados? Les aseguro que mucho menos que lo que cuesta el no tenerlo. Veremos el descenlace en los próximos días.
 

DA

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?