Opinión

Desastre y auxilio tardío

Los clamores de la gente afectada que  ha perdido muy buena parte de lo poco que tenía, son resumidos en alimento y agua para beber.

Avatar del

Por: Juan Aguilera Azpeitia

 A propósito de la tragedia que azota al sureste mexicano han surgido frases, ideas, justificaciones y hasta chascarrillos con carga de ironía, como el de que si los promotores de una planta cervecera en el Norte quieren agua..."que vayan a Tabasco que allá hay mucha".

Quien quiera que piense de esa manera muestra que carece de conciencia o llamémosle sentido social y de mayor gravedad será su dislate si se regodea en las cumbres del poder.

Lo cierto, imposible de ocultar, es que un gravísimo error de tiempo y cálculo oficial  llevó a que en esa región se inundaran poblados enteros y, dicho oficialmente, los más pobres.La ayuda, que debió ser pronta y suficiente, ha llegado tardía y a cuenta gotas.

Los clamores de la gente afectada que  ha perdido muy buena parte de lo poco que tenía, son resumidos en alimento y agua para beber.

¿Por qué tarda un auxilio vital?.

La explicación la dio Ricardo Monreal, senador  y controlador de los senectos @, que tiene Morena en esa Cámara Alta al decir que el Fonden (Fondo de Desastres Naturales), no desapareció sino que con otro mecanismo ahora lo controla el Gobierno Federal.

Ya no disponen los Estados con graves afectaciones de fondos emergentes, ahora hay una tramitología, con declaratoria, estudio, fundamentos y tiempo.

¿Por qué tal cambio y burocrática mutación?.

Monreal, acostumbrado a hacer malabares dialécticos como cuando, para ablandar a los banqueros a favor de la 4T, amenazó con reducirles comisiones, pues ahora justifica la centralización de esos fondos al señalar que: "tanto la Auditoría Superior de la Federación, como la Secretaría de la Función Pública, han documentado los abusos y desviaciones que se han dado....."

Y puntualiza que en algunos desastres "los cobertores que cualquier persona puede adquirir por 150 pesos, es (era debió escribir) comprados por algunos gobiernos en mil 500 pesos cada uno" y así se sigue dando datos de rapiña.

No se puede dudar que en el poder y a la sombra de él hay no pocos y pocas, funcionarios  de todos los niveles, que amasan una grande o mediana fortuna; pero el problema estriba en que, en el mismo poder se tolera y solapa la rapiña.

La pregunta que aflora por el más común de los sentidos es: ¿por qué, hasta ahora no se ha procesado a ningún funcionario o funcionaria ladrones en tal grado?. Porque cuando hay evidencias, que los organismos como las auditorías señalan, se ventilan, no se sancionan. Generalmente el tiempo, con un poco de olvido, le arroja tierra al asunto.

Faltan mecanismos ágiles de control, es cierto, pero por que la Federación  controle el Fonden,  no se va a acabar la rapiña al no existir fórmulas de verificación de la honestidad expeditas. El centralismo en esos fondos dañará, por la tardanza, más a la población afectada, como ya se está viendo y, además, quienes ahora tendrán en sus manos tales recursos  no son ángeles,serafines o querubines,que no cometan pecados de rapiña. Eso quiere decir que las normas de control en cualquier nivel resultan vitales. Y mayormente su aplicación.

Al mismo senador Monreal, se le puede preguntar, ya que fue Gobernador  de Zacatecas y jefe de la Delegación Cuauhtémoc, en el entonces D.F.  ¿a cuántos serviciales de gobierno procesó por ese tipo de abusos u otros que implicaran allegarse malamente dinero?. Por que no es posible pensar que laboró con seres impolutos. ¿O sí?.

En todos los niveles de gobierno, aparte de mecanismos de control, hace falta férrea voluntad, de arriba hacia abajo, para evitar que el pueblo sea robado.

 DA

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?