Opinión

El Intérprete 24: De abusadores, feministas, apagones y (mucha) basura en internet

Recordemos hoy que el hecho de que un misógino acusado de abusos busque llegar a la gubernatura de Guerrero no es novedad, sorprende más que tantas mujeres no reclamen que ocurra de nuevo...

Avatar del

Por: Antonio Lascurain

Figueroa, Félix, Malú y el ‘ya chole’

“La política es una carga muy pesada, pero los fletes compensan” decía Rubén Figueroa Figueroa, gobernador de Guerrero entre 1975 y 1981.

Imposible no recordarlo ahora que contra viento y marea se abre paso la candidatura de Félix Salgado Macedonio.

A Figueroa padre (su hijo también fue Gobernador) le tocaron circunstancias muy distintas, sobre todo por la lucha contra la guerrilla, que incluso lo secuestró cuando acudió a dialogar a la sierra.

En un memorable documental realizado en 1981 por la televisión francesa, Figueroa recibe a los periodistas metido en un alberca y a uno de ellos le reclama que “lo único que no me cumplió usted es traerme a una francesita para que la pudiera agasajar aquí en  México. Más tarde, asegura que su médico le había recetado "a toda muchachita de 15 a 20, de buen ver".

Esta semana, luego de negarse en un principio a responder a las preguntas de AM sobre la postulación de Salgado Macedonio, sobre el que pesan múltiples acusaciones por abuso, la senadora Malú Micher pidió de plano a su partido “reflexionar” sobre la candidatura.

Su postura, aunque mesurada, destacó en medio del denso silencio de sus compañeros de partido ante las protestas surgidas por la decisión de Morena y luego alimentadas por el ‘ya chole’ del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

La carta de Malú es congruente con la trayectoria de una veterana militante de la izquierda y del feminismo, a un nivel que pocas mujeres han tenido en México, dado su paso por el Instituto de las Mujeres del Distrito Federal.

Su compañera de bancada Antares Vázquez, usualmente estruendosa en sus posturas, quiso también matizar su silencio inicial con tres tuits en los que no dijo nada. ¿Llegará Salgado Macedonio a la gubernatura? Pobre Guerrero, con unos y otros.

Malú Micher, en el Senado de la República. Foto: Agencia Reforma

Cuando México le quería vender gas a EU

Hace ya 44 años me tocó cubrir en la capital del país una marcha de protesta contra la intención del gobierno de José López Portillo de vender gas… a Estados Unidos: de verdad que parece un chiste con lo que nos ocurrió esta semana. 

Hay que decir que aquella manifestación, de grupos izquierdistas, fue muy emocionante, eran las primeras movilizaciones tras la brutal represión de los halcones en 1971, la gente marchaba alegre por las calles y los capitalinos aplaudían a su paso. Era otro México… y otra izquierda también.

El caso es que diversas circunstancias frenaron el proyecto, como explicó muy bien en Nexos esta semana Jorge Castañeda, cuyo certero análisis nos permite asomarse a la forma en que desperdiciamos nuestra riqueza energética, que ahora el Gobierno pretende rescatar cuando tantos pensamos que ya es demasiado tarde.

Como sea, el debate surgido por los apagones y la aprobación de la contrarreforma energética me trajo otro grato recuerdo. En un desplegado publicado en Reforma, el grupo parlamentario de Morena en el Congreso del Estado de México expresó su respaldo a la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador para fortalecer a la CFE. 

Como introducción al tema citó un mensaje de Adolfo López Mateos a los mexicanos, tras nacionalizar la industria eléctrica en 1960:  “Les devuelvo la energía eléctrica, que es de la exclusiva propiedad de la Nación, pero no se confíen porque en años futuros algunos malos mexicanos identificados con las peores causas del país, intentarán por medios sutiles entregar de nuevo el petróleo y nuestros recursos a los inversionistas extranjeros”.

El texto, que por cierto ya había sido citado el año pasado por López Obrador, me trasladó a mi infancia. Resulta que durante los festejos por aquella estatización, López Mateos señalaba a cada momento que la “la luz ya es nuestra”. Y recuerdo a mi madre que cuando dejábamos alguna lámpara prendida, completaba el slogan: ‘oye, que la luz es nuestra… pero no tanto”. Tampoco el gas.

Adolfo López Mateos con Jacqueline y John Kennedy, durante la visita que en 1962 hicieron a México el Presidente norteamericano y su esposa Foto: Wikipedia

Osama y la 4T

Con sobrada razón, el bloqueo de Facebook a los medios informativos de Australia, en respuesta a la decisión de la Cámara de Representantes de aprobar una legislación que obligaría a la red social y a Google a pagar por el periodismo de aquel país que difundan, fue sin duda el gran tema de la semana: el mundo está pendiente de cómo transcurra este diferendo, por las implicaciones que tiene. 

Curiosamente, hizo que pasara desapercibido un tema doméstico, de mucha menor importancia, pero que tiene también sus alcances. Y es que Facebook bloqueó la página del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM) por una publicación que recordaba la muerte de Osama bin Laden, la cual incluía una foto del terrorista saudí. 

La decisión provocó rápidas respuestas, que escalaron hasta la Presidencia de la República, que informó del asunto. Jesús Ramírez Cuevas, coordinador general de Comunicación Social del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, acusó censura y dijo que las empresas privadas no deben limitar la libertad de expresión.

Facebook, por su parte, mantuvo una postura errática. La sanción original fue por un día, pero luego decidió bloquear la página por un mes… y luego, por dos. Finalmente, dio marcha atrás y consideró que la decisión había sido un error. La página del instituto, que merece verse para hacerse una idea de lo que difunde, retomó sus publicaciones sin comentar el asunto. 

La publicación del instituto, en el comunicado de la Presidencia. https://www.gob.mx/cultura/prensa/facebook-restringe-el-acceso-a-la-pagina-del-inehrm-inehrm-fanpage

¿Qué ver, qué leer?

“Antisocial”, de Andrew Marantz, es un libro al que conviene asomarse. El autor señala en una plática que puede encontrarse en Ted que el extenso reportaje es fruto de su esfuerzo por relacionarse, tratar de comprender a “algunas de las peores personas” que hay en internet y el impacto que su ‘basura tóxica’ tiene en el corazón de la conversación en Estados Unidos.

Sobre el texto escribe una apetitosa crónica el periodista Juan Luis Cebrían, quien resume que “odiar es divertido". Señala que gran parte del elenco que entrevista Marantz parece haber derivado hacia el extremismo a causa del aburrimiento que les provocaba “el relato establecido” o, de una manera más amplia, la situación general de las cosas.

La respuesta a este tedio, amplificada por las poderosas herramientas con que contamos hoy en día, ha provocado estragos en las relaciones sociales, la actividad política y el diálogo colectivo, convertido en una disputa perpetua, como muy bien podemos comprobar en México.

Y Marantz advierte: mucho tiempo pudimos separar lo que pasaba en internet de lo que ocurría en el mundo, ahora ya no, es la misma cosa. Anímese, encontrará historias interesantes, el libro está a un click de distancia en Amazon.

Una imagen de Andrew Marantz en su plática de Ted.

Esto es todo por hoy. Que disfrutes la semana y conserves la salud.

El domingo nos leemos de nuevo. 

Si te parece que vale la pena, recomienda este boletín. 

Un abrazo. 

Antonio 

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?