El futuro por decidir

Para muchos (millones) ni si quiera saben que estamos viviendo una crisis climática y podrán decir. ¡Eso será importante para mí!

Avatar del

Por: Prof. Jorge Gordillo

El subtítulo nos indica: Cómo sobre vivir a la crisis climática.

Para muchos (millones) ni si quiera saben que estamos viviendo una crisis climática y podrán decir. ¡Eso será importante para mí!

¡Saludos tristes, pero a pesar de todo, OPTIMISTAS! Tristes porque la mayoría en todo el mundo, (leyó bien) no se ha dado cuenta de que tenemos un problema universal más grande y grave que la pandemia del COVID-19. Tenemos además otro grande problema mundial, se nos está acabando el agua en el planeta. A los gobiernos les ha venido preocupando la muerte de algunas personas y hacen esfuerzos porque no mueran otros más y se les ha olvidado la muerte del planeta tierra, nuestra casa común. El problema grave, muy fuerte y catastrófico se llama: Calentamiento global, conocido también como cambio climático o reconocido como el efecto invernadero. Lo cierto es que todos estamos provocando esta crisis universal. El problema más grave es que ni siquiera tenemos conciencia de este problema. A veces sí nos damos cuenta de las consecuencias graves, pero no son suficientes para motivarnos a que hagamos algo para detener esa enorme crisis. Es muy probable que hayamos sido testigos de que tenemos un mundo en llamas, desde las Amazonas hasta California, desde Australia hasta el Ártico Siberiano. Entendamos que se está haciendo tarde y está llegando el momento decisivo porque nos quedamos observando que el mundo está ardiendo o definitivamente tomamos la decisión seria de hacer lo necesario para lograr un futuro diferente. La decisión que tomemos está directamente relacionada y determinada por nuestra compresión de nosotros mismos y determinará a su vez lo que podría ser de nosotros. Esta decisión que debe ser favorable para detener la crisis es ya verdaderamente muy, muy urgente. Algunos acontecimientos humanos han tratado de revivir la conciencia universal. Por ejemplo: En Washington, a las 10:00 a.m. de un viernes una niña de 12 años marchó en compañía de sus amigos, sosteniendo un cartel pintado a mano donde se apreciaba la tierra en llamas rojas. En Londres, manifestantes adultos vestidos de negro y pertrechados con cascos de policía antidisturbios formaron una cadena humana que bloqueó el tráfico en Piccadilly Circus, mientras otros se pegaban al pavimento frente a la Sede del Gran Emporio Gasolinero Mundial conocido como Shell. En Bangkok, centenares de estudiantes toman las calles. Con firme determinación, caminan detrás de un líder desafiante. Una niña de 11 años que lleva en un cartel los océanos se están levantando y nosotros también. Por todo el mundo millones de jóvenes se han manifestado exigiendo que se detenga la crisis. En su momento la actitud de la adolescente Greta Thunberg inició una protesta ella sola frente a El Parlamento Sueco. Quiero dejar señalado que desde 1960 el geoquímico Charles Keeling midió el C02 de la atmósfera terrestre y detectó un aumento anual que se ha venido acumulando, provocando cambios que se han convertido en desastres. Seguramente por esta vez estaré recomendado la lectura de este libro durante 4 o 5 columnas más para entregarles datos científicos completamente documentados con la idea de que todos juntos, incluyendo gobiernos locales y hombres de buena voluntad hagamos caso a los autores Christina Figueres y Tom Rivett-Carnac. Nos leeremos en las próximas. El Pilón Filosófico se lo pedí prestado al famosísimo autor Leonardo DiCaprio que nos invita a proteger nuestro futuro común: “El tuyo y el de toda la humanidad”.

Título: El futuro por decidir

Autores: Christina Figueres y Tom Rivett-Carnac

Editorial: Debate

Precio: $249

Capturista: Mónica Caballero

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?