Especie Humana XXIV - En resumen

¿De qué estamos hablando? De que todos los seres humanos puedan vivir con calidad de vida. Hoy, la realidad exhibe que no solo estamos lejos de lograrlo, sino que además, estamos en el camino hacia la extinción de nuestra especie

Avatar del

Por: Santiago Heyser, Sr. y Santiago Heyser, Jr.

¿De qué estamos hablando? De que todos los seres humanos puedan vivir con calidad de vida. Hoy, la realidad exhibe que no solo estamos lejos de lograrlo, sino que además, estamos en el camino hacia la extinción de nuestra especie.

Calidad de vida, significa que con un trabajo de ocho horas diarias durante cinco días de la semana se pueda tener un techo para vivir, vestido, buena alimentación, educación de calidad, servicios de salud de calidad, un empleo digno, diversión, deporte y tiempo de ocio para descansar, soñar e imaginar; así como paz, seguridad y tranquilidad para vivir bien. Tener calidad de vida es tener la oportunidad de desarrollar nuestro potencial individual al máximo sin tener que preocuparnos por sobrevivir y satisfacer nuestras necesidades básicas. (Abraham Maslow, pirámide de necesidades).  

Hoy, el 60% de la población mundial vive en condiciones de pobreza, otro 20% vive al día y el otro 20% concentra el 85% de la riqueza mundial, generando una desigualdad extrema que incrementa los problemas sociales. Esto sucede mientras nuestros sistemas ambientales de soporte de vida y los recursos naturales se deterioran y agotan a una velocidad sin precedentes, pronosticando un colapso mundial de nuestra especie en menos de 100 años... ¡Lo que ya está sucediendo!

Las causas de los problemas que nos aquejan como especie son muchas y variadas, pues la vida es compleja: sobrepoblación, crisis ambiental, injusta distribución de riqueza, sistema político, sistema económico, etc. Lo que no parece quedarnos claro, es que el origen es el ser humano y su egoísmo, que busca sobrevivir y acumular a expensas del planeta y del sufrimiento del prójimo, al no entender que estamos de paso en esta vida y que si encontramos el equilibrio y armonía como especie y sociedad, todos viviríamos mejor.

En síntesis, de los muchos problemas que tenemos, la propuesta es enfocarnos en los que dependemos para sobrevivir en armonía con las personas y la naturaleza para tener calidad de vida. Una vez que reconozcamos que el origen de todos los problemas es el ser humano, su inconsciencia, egoísmo e individualismo, es imperativo construir un modelo educativo que garantice la transformación de las personas, al recuperar nuestra naturaleza solidaria, empática y compasiva, lo que nos permitirá convivir responsablemente y así alcanzar, en el tiempo que tenemos de vida, nuestra propia plenitud.

Tenemos que comenzar a avanzar con acciones que nos conduzcan hacia una Economía Basada en Recursos, probablemente dando el primer paso con un sistema de intercambio basado en Economía Solidaria (si alguien tiene otra alternativa, bienvenidas las sugerencias, lo que no podemos hacer, es seguir igual). El modelo actual, diseñado para el beneficio de pocos, es el resultado del egoísmo y la ignorancia del ser humano; la ficción de la democracia y el sistema de gobierno actual ¡tienen que terminar ya!, simplemente no es sostenible, no es un tema de opinión, es un asunto de sentido común sin tintes ideológicos.

Pensando global y actuando local, encontraremos el equilibrio para atender lo urgente al tiempo que resolvemos lo importante. Lo único que no podemos hacer es quedarnos quietos, ya que lo que está en juego es la supervivencia de nuestra especie. ¿Qué hacer? ¡Despertar, abrir los ojos y empatizar con la naturaleza y la vida de otros seres humanos!, darnos cuenta de la realidad que estamos viviendo y del camino de autodestrucción que llevamos. 

Tenemos que hacer un esfuerzo extra por contribuir como podamos con nuestra sociedad y con nuestra especie; nuestros hijos y nietos y sus hijos y nietos dependen de ello. Siendo optimista, quiero pensar que, aunque es tarde, todavía estamos a tiempo para revertir la tendencia del colapso al que vamos. La reflexión es: ¿voy a hacer algo al respecto?, si la respuesta es sí, ¿qué?; escoge una causa, la que quieras, educa, conviértete en un mejor ser humano, se compasivo, considera a los demás, se inteligente, razona, se honesto y contribuye con los demás y mejora el entorno… todo suma. Lo que no podemos hacer es quedarnos quietos, porque, o hacemos algo, o pronto veremos el fin de la vida como la conocemos… Así de sencillo.

Recuerda, si quieres que escribamos sobre un tema en particular, escríbenos a: dialogos.vida@gmail.com

Un saludo, una reflexión.

Escritores y soñadores

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?