Helicópteros, drones y otros demonios

En el estado que se jacta de contar con reconocimientos en transparencia a nivel nacional, es un secreto de estado el costo del arrendamiento de cuatro helicópteros y drones que presuntamente son usados para el combate a la violencia y la inseguridad.

Avatar del

Por: Jorge Marcelino Trejo Ortiz

En el estado que se jacta de contar con reconocimientos en transparencia a nivel nacional, es un secreto de estado el costo del arrendamiento de cuatro helicópteros y drones que presuntamente son usados para el combate a la violencia y la inseguridad.

El gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo ha presumido una baja en la incidencia de homicidios dolosos durante los primeros tres meses del año. Sin embargo, en las tres semanas recientes este delito repuntó y Guanajuato sigue ocupando el primer lugar en número absolutos en toda la República.

¿Dónde está la vigilancia aérea, dónde están los resultados que se esperaban, o los que se prometieron? La incidencia de asesinatos intencionales en León no ha bajado y el promedio es de más de 60 hechos de este tipo cada mes. Nuestros cielos panzaverdes no tienen el honor de ver el sobrevuelo de los helicópteros anticrimen del Gobierno estatal.

Las aeronaves y drones, en comento, sirvieron para el espectáculo que se montó con motivo del tercer informe de gobierno del Gobernador Diego Sinhue el pasado viernes 5 de marzo. A partir de entonces han sido dos supuestos golpes a grupos criminales en municipios del sur de la entidad. De ahí en más, nada ha pasado.

Ni particulares, ni medios de comunicación, ni las instituciones privadas, ni legisladores, tendrán acceso a la información sobre los contratos y costos del arrendamiento de los helicópteros equipados para la seguridad pública.

Es “información reservada”, han dicho el Gobernador y el secretario de Seguridad Pública estatal, Álvar Cabeza de Vaca Appendini. O sea que ni por conducto del IACIP o el INAI se podrán revelar los datos que debieran ser públicos, porque nos estamos refiriendo al gasto de dineros del pueblo.

No se está pidiendo que el Estado revele las bitácoras de vigilancia y sus estrategias o coordinaciones con las policías municipales o las corporaciones federales. Solo se pide dar a conocer lo que nos cuesta a los guanajuatenses ese servicio que prestan empresas privadas y cómo fue su contratación.

Un dato al aire, nos dice que la tarifa para un helicóptero bimotor grande, como el Airbus EC145 T2, es de 1 mil 920 dólares (por hora) que, al tipo de cambio a la fecha, serían 38 mil 688 pesos.

Los dos helicópteros que tiene el estado, propios, ya son literalmente mas que obsoletos por su falta de actualización tecnologica, y no se pueden usar para la vigilancia nocturna. Los cuatro rentados están provistos de mejor tecnología e iluminación para vuelos durante la noche. Pero, ¿cuánto cuesta la renta de cada uno?

El Halcón, que es el helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública de León, se ve poco en la vigilancia de la ciudad, porque ya tiene sus añitos e incluso fue dado de baja por el anterior titular de la dependencia, Luis Enrique Ramírez Saldaña, pero el actual Secretario lo rescató y puso en funcionamiento de nuevo.

La discusión sobre la utilidad de los cuatro helicópteros rentados se da en medio de una escalada de violencia y ataques en contra de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado (FSPE). Tan solo el pasado 5 de abril, en un enfrentamiento en Irapuato, murieron dos elementos y fueron abatidos dos presuntos agresores.

Los agentes estatales han filtrado a medios y en redes sociales su descontento con sus mandos, incluso con Cabeza de Vaca, porque tienen poco apoyo para prevenir los ataques hacia ellos y en especial, no se ha diseñado un protocolo de actuación e intervención en esos casos.

Guanajuato ha ocupado por años el primer lugar de asesinatos hacia policías de todas las corporaciones, pero en especial de elementos del Estado, tanto de las FSPE como ministeriales de la Fiscalía General del Estado, sin dejar de lado a las policías municipales.

¿Por qué los helicópteros rentados, los drones y toda la infraestructura del C5i no se usan para prevenir ataques, no solo a las fuerzas policiales, sino también a civiles? ¿Por qué no se usan en la identificación, persecución y captura de los agresores?

La inversión en la seguridad del estado no rinde frutos visibles y solo es para ostentar que se tiene tecnología de punta.

Datos que han sido publicados nos indican que de la deuda que se pretende contratar por 5 mil millones de pesos, 1 mil 800 millones de pesos serán para seguridad pública y, sumados a lo que se tenía presupuestado para el rubro en este año, serán 6 mil 119 millones en total.

La cifra representa 45 por ciento más de recursos que en 2020 por lo que será menester ver resultados y que se adquiera equipamiento e infraestructura propia y no en arrendamientos de cosas que tarde o temprano se irán de Guanajuato.

A la ciudadanía ya no se nos puede dar atole con el dedo, los guanajuatenses estamos más despiertos y no nos dejaremos engañar con parafernalias, con juegos pirotécnicos. Hoy exigimos verdaderos resultados en seguridad pública, por decir solo uno de tantos temas pendientes en Guanajuato.

Presidente del Colegio de Abogados del Estado de Guanajuato*

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?