Impaciencia con las vacunas

Guanajuato se mantiene en rojo; y la inmunización no sabemos cuándo.

Iniciar en ciudades de alta densidad recomienda Macías; hacen lo opuesto.

Juan Manuel Oliva se cobija en PRI de Nuevo León para hacer campaña.

Avatar del

Por: León Jacobo Robespierre 

COVID-19, va para largo

En Guanajuato seguimos en semáforo rojo y con vacunas a cuentagotas. 

Hoy llegan 40,600 dosis para adultos mayores de un universo de más de 600 mil que hay en Guanajuato. No hay una fecha puntual de cuándo lleguen más, en qué cantidad y para cuándo termine de aplicarse a este grupo de la población.

En los siguientes dos martes prometen que se completará el esquema para los 24,400 trabajadores de la Salud que recibieron su primera dosis hace ya un mes.

Tampoco hay noticia de cuándo llegará la vacuna para el resto del personal del sector Salud que en Guanajuato es de aproximadamente 60 mil (Secretaría de Salud de Guanajuato, IMSS, ISSSTE, Pemex, Sedena, y el sector privado), es decir, todavía hay más de 35 mil que no han recibido ni siquiera la primera dosis.

Y del resto de la población que no está en estos grupos, ni hablar. Guanajuato necesita unas 4 millones de dosis para vacunar al 70% y aspirar a una inmunidad de rebaño. Ninguna autoridad se atreve a decir en qué plazo se hará.

El Gobierno de Guanajuato dice que ya está haciendo fila para cuando las farmacéuticas venden a gobiernos subnacionales. ¿Eso para cuándo? Ni idea.

Alejandro Macías, comisionado de Influenza en 2009 en México, opina claro: “El mejor uso que se puede dar a esa escasa vacuna es completar al personal de salud e iniciar con la gente de alto riesgo en ciudades de alta densidad de población”.

Pero en el Gobierno federal, que lleva el control total del plan de vacunación, decidieron que empezarán en la región noreste del estado, las de menor densidad de población y también de menor incidencia de contagios.

La única esperanza es que las vacunas para adultos mayores fluyan pronto. Pero, como tuiteó el mismo doctor Macías ante las buenas noticias que celebró el pasado 11 de febrero la subsecretaria de Relaciones Exteriores, Martha Delgado, por la llegada de contenedores con 2 millones de dosis de la vacuna de CanSinoBio.

“Ya tenemos suficientes imágenes de aviones trayendo vacunas a México. A riesgo de cansar a la gente, conviene reservarse las noticias para cuando inicie la vacunación de algún alcance”, escribió.

¿Quién coordina el plan?

En Guanajuato el secretario de Salud, Daniel Díaz, apenas y el 5 de febrero celebraba que la logística de vacunación estaría a cargo del Comité Estatal de Vacunación, que coordina la Secretaría a su cargo, cuando pronto le dieron un golpe de regreso a la realidad: el plan está en manos de la Federación. Punto.

El delegado de Programas Integrales para el Desarrollo, Mauricio Hernández Núñez, tampoco informa con puntualidad sobre el plan de vacunación. En sus redes su último tuit fue para celebrar una “jornada histórica” de vacunación el 13 de enero.

En el Legislativo la oposición, principalmente el PAN, con voces como las de Juan Carlos Romero, Éctor Jaime Ramírez, Alejandra Reynoso, piden cuentas de la estrategia frente al COVID. Morena y aliados, como Malú Mícher y Antares Vázquez, los acusan de lucrar con la tragedia. No hay diálogo, menos acuerdos. 

Del personal de Seguridad Pública y atención a emergencias, que desde el inicio de la pandemia están todos los días también en el frente de batalla, nadie se acuerda.

Lo único cierto es que seguimos en rojo, las víctimas superan los 9 mil y contando. Los contagios, muertes y hospitalizaciones, parece que ceden un poco en febrero, pero son aún más altos que en julio del año pasado, el primer pico de la pandemia.

Ah, en León las autoridades todavía sueñan con una feria de verano.

Oliva, al mejor postor

Los panistas no por nada tienen a pulso ganado el mote de “doble moral”. 

Ni pío dijeron de las irregularidades en el sexenio del exgobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva Ramírez, pero andan desconcertados, dicen ellos, ahora que aparece en abierto apoyo a los candidatos del PRI en el estado de Nuevo León.

A los blanquiazules se les olvidó el sexenio de Oliva, de corrupción y despilfarro en proyectos como: los terrenos de la fallida refinería en el triángulo Salamanca, Villagrán, Juventino Rosas, de los que todavía no hayan qué hacer con ellos. 

O la compra de tierras para el Tren Interurbano. Y tampoco se acuerdan del derroche para construir el Parque Guanajuato Bicentenario, en Silao, que es elefante blanco por excelencia.

De Oliva ya nadie se acordaba, ni los panistas, hasta que muy sonriente compartió la mesa en un concurrido restaurante de Monterrey, Nuevo León (para que todos los vieran) con los candidatos a Gobernador y a Alcalde de la capital, Adrián Garza y Francisco Cienfuegos, respectivamente, en donde les declaró ‘su amor en febrero’.

El pretexto perfecto es que hay que parar a Morena como sea. Y para ello tiene Oliva el argumento de que el PAN hizo alianza con el PRI y con el PRD en más de 150 distritos federales con el propósito de arrebatarle la mayoría en San Lázaro.

El detalle es que en Nuevo León no hay tal alianza, el PAN tiene sus propios candidatos y la posibilidad de una coalición a estas alturas es remota.

En algo sí tiene razón Oliva, en que el PAN tiene en Nuevo León todas las de perder. Las encuestas son claras de que la disputa es entre el PRI y Morena.

Pero, la gran afrenta de Oliva al panismo de Nuevo León es que como Secretario de Elecciones del PAN fue enviado de delegado para apoyar en la elección extraordinaria de diciembre de 2018 a la Alcaldía de Monterrey, luego de haberse invalidado la jornada electoral que le diera el triunfo al hoy expanista Felipe Cantú.

Fue precisamente Adrián de la Garza, hoy candidato a Gobernador, quien arrebató el triunfo al PAN, y, apenas dos años después, Oliva apoya a quien les ganó. Lo anterior hace inevitable la especulación azul ¿desde entonces pactó con el PRI?

Por eso la diputada federal por Monterrey, Annia Gómez, resumió el sentir de los azules en una palabra “es una traición”, así que pedirán formalmente su expulsión. 

Por lo pronto el presidente del PAN en Nuevo León, Mauro Guerra Villarreal, presentó una denuncia ante la Comisión Estatal Electoral contra el PRI por realizar actos anticipados de campaña en el acto de apoyo del panista Oliva.

“El promover una coalición que no existe en Nuevo León, que no está registrada ni en lo local ni en lo federal, es una muestra clara de un acto anticipado de campaña…Lo que vimos ayer es un claro ejemplo de un interés personal, de una muestra de un interés económico de alguien que tiene un despacho que se dedica a campañas políticas y pareciera que se prestó a cometer un acto ilegal”, declaró.

En Guanajuato el presidente interino del PAN, el irapuatense Eduardo López Mares, se atrevió a reprobar el acto y apunta que ya revisan si amerita alguna sanción. 

Los exgobernadores Carlos Medina, Juan Carlos Romero, Miguel Márquez, callan.

Sus compañeros de partido en casa no se atreven a criticarlo abiertamente, dicen que tiene su despacho de consultoría electoral y es su legítima fuente de ingresos. Aunque en corto todos reprochan la ética por venderse al mejor postor.

Jessica Cabal, con un pie en Morena

Como dice el dicho, que donde menos se lo espera uno, salta la liebre. 

Resulta que la diputada local Jéssica Cabal Ceballos, panista, una legisladora discreta, llamó la atención porque recibió la invitación para ser candidata a la Presidencia Municipal de Morena por su natal Abasolo. 

Ella todavía no ha decidido si acepta, pero todas las encuestas que se han realizado en el municipio la ubican como la mejor posicionada entre los políticos aspirantes, así que todo indica que será ella quien abanderará a los morenos.  

Aún lo está pensando, porque tampoco es fácil desligarse de buenas a primeras del PAN, de donde ha sido simpatizante, es el partido que la llevó a la curul y le permitió a su marido, Samuel Amezola Ceballos, ser Presidente Municipal en la administración anterior.

Aunque mientras lo piensa, la legisladora corre un riesgo: que ya no sea admitida tampoco en Morena porque los tiempos para hacer los registros de precandidatos a presidentes municipales se cerraron el 7 de febrero.

Aunque en los tiempos electorales, y más en política, muchos de estos cambios de candidatos de última hora son naturales y lo que pesa son los acuerdos políticos, más que los procesos legales.

Mientras se acomodan las cosas con sus futuros compañeros, Eduardo López Mares, presidente estatal del PAN, ya empezó a descalificarla de manera indirecta.

En su conferencia de prensa del jueves, aclaró que la diputada local panista Jéssica Cabal Ceballos no había informado hasta ese día nada a la dirigencia estatal del PAN sobre la versión extraoficial de que ella será la candidata de Morena a la Presidencia Municipal de Abasolo.

Y también aclaró que ella no es militante del partido, sino que la postularon como una ciudadana. 

“Sin embargo, también las tiene abiertas para aquellos que no quieran el bien del país o de su municipio, al contrario, si esas personas así lo desean porque tienen un interés mezquino para obtener ese poder, adelante, las puertas están abiertas. 

“Nosotros estamos en espera de que tenga ese acercamiento, pero ya no sería por una cuestión extraoficial sino oficial en que ella pueda notificarnos”, expresó.

No sería la primera que cambie de partido en la actual Legislatura, aunque sí la primera del PAN. Antes Guadalupe Salas abandonó Morena y Angélica Paola Yáñez el PRD, ambas para declararse independientes. Y Claudia Silva sigue apareciendo en el PRD pero ya es la candidata del PAN a la Presidencia Municipal de Acámbaro.

Que las búsquedas no se detengan

Luego de más de un año de señalar los errores y omisiones de la Fiscalía General del Estado y de Gobierno del Estado, en el tema de la localización de personas desaparecidas, los colectivos poco a poco parecen entenderse mejor, al menos en lo que hace a la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas Desaparecidas.

Las familias siempre han estado dispuestas a trabajar de la mano con las autoridades, aunque los pocos resultados los obligan a salir a reclamar y exigir.

Ya caminan con la Comisión Estatal de Búsqueda, creada a mediados del año pasado y encabezada por el leonés Héctor Díaz Ezquerra, nombramiento que no les gustó nadita a algunos de los grupos.

En Guanajuato ya son 12 los grupos de familiares de desaparecidos, lo que refleja la tragedia que por años la autoridad minimizó. Hay en León, Silao, Irapuato, Salamanca, Juventino Rosas, Salvatierra, Acámbaro y San Luis de la Paz. 

Una muestra de un trabajo más coordinado de colectivos y autoridades ocurrió el pasado 9 de febrero, donde pidieron a la Comisión Estatal de Búsqueda que los acompañara a Purísima de Temascatío (en los límites de Irapuato y Salamanca) para poder supervisar donde fueron encontrados cuerpos en fosas y revisar la zona porque ellos consideran que la Fiscalía del Estado hizo su trabajo a medias.

Las familias reclaman que no levantaron todo lo encontrado en las fosas, ya que dejaron ropa con sangre y varios artículos que pueden ayudar en la investigación.

Reconocieron que, aunque han tenido respuesta del comisionado Hector Díaz, lo complicado será que la Fiscalía les informe, ya que en las fosas encontradas el lunes 8 de febrero les dijeron que solo había un cuerpo y al menos hubo tres. 

No dejarán de presionar y seguir enviando escritos pidiendo respuestas. Aquí toca a la Comisión Estatal de Búsqueda no solamente incluirlos en las tareas de campo, sino también ser su vínculo con la Fiscalía para presionar a que, uno, investigue las desapariciones; y, dos, identificar y entregar pronto los cuerpos hallados en fosas.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?