Opinión

La Olla: Al fin los escuchan

Avatar del

Por: León Jacobo Robespierre

La Olla: Al fin los escuchan

La Olla: Al fin los escuchan

Diego se compromete con los  familiares

Los familiares de personas desaparecidas en Guanajuato por fin tienen una esperanza.
El encuentro del pasado jueves con el gobernador Diego Sinhue fue una señal de voluntad de comenzar a construir, junto con ellos, una ruta de confianza y de trabajo que garantice la búsqueda incansable de sus familiares.
La reunión duró una hora y 30 minutos. Fue privada, pero aquí van unos detalles recopilados después del encuentro.
Tres familiares relataron sus historias. Concepción habló de la desaparición de su hija Luz María, de 27 años, en Juventino Rosas en enero 2018.  Bibiana la desaparición de su hermano Manuel Ojeda, hace más de un año, en Irapuato. Y Patricia que en 2019, en Irapuato, se llevaron a su hijo Kevin y su esposo Juan. 
“Señor Gobernador, póngase un minuto en mi lugar”. “Necesitamos que la Fiscalía se ponga a trabajar”. “Nos han criminalizado”. “Señora, regrese en un mes, no es la única”, fueron algunas de la frases de los familiares de desaparecidos.
Después tocó turno al Gobernador: “Esta reunión nos permite a los funcionarios aterrizar, poner los pies en la tierra. Entiendo su exigencia y asumo mi responsabilidad de coordinar esfuerzos y no escatimar recursos, buscar a sus familiares y que no vuelva a pasar otra persona lo que ustedes están pasando”. 
Diego les dijo que entiende bien que las palabras no sirven para nada, y serán los hechos, los resultados concretos, los que hablarán de su trabajo. Y para empezar a tender puentes de entendimiento y confianza hizo algunos compromisos.
Al secretario de Gobierno, Luis Ernesto Ayala Torres (sentado a su lado), le instruyó a concretar a la brevedad una mesa de trabajo incluyente, en tanto que se aprueba la legislación en la materia y se da vida formal a una Comisión Local de Búsqueda.
“Y sea la primer reunión con la presencia del Fiscal (Carlos Zamarripa), para que se tomen las medidas necesarias y se inicie un trabajo serio de búsqueda de sus familiares, un seguimiento puntual y responsable para dar resultados. Para el Gobierno del Estado sus familiares no están muertos, hasta que, desafortunadamente en algunos casos, encontremos sus cadáveres”, expresó.
Aunque estaba convocado, el fiscal general Carlos Zamarripa Aguirre fue el gran ausente. El Secretario de Gobierno lo disculpó por tener un compromiso en los Estados Unidos (no se informó a qué fue). Aunque al otro día en la mañana ya estaba aquí para tomar protesta al Consejo Externo Consultivo de la Fiscalía.
En su representación estuvo la titular de la Fiscalía Especializada en Investigación de Delitos de Desaparición Forzada, Yolanda Ramírez, la misma que en noviembre pasado expuso ante legisladores locales que solamente tenían once casos.
Un día antes del encuentro,  el grupo de familiares “A tu encuentro” denunció hostigamiento de personal de la Fiscalía con la promesa de investigar sus casos a cambio de que desistan de organizarse. La Fiscalía respondió con un comunicado en el que explica que el acercamiento es para fortalecer la búsqueda caso por caso.
Diego pidió a la Secretaría de Finanzas disponer de una bolsa inicial de 10 millones de pesos para atender necesidades de las familias, pues muchas de ellas al desaparecer el sustento, quedaron madres y menores de edad en desprotección. 
También les dijo que se habrán de ampliar los recursos, si es necesario, para que la Fiscalía no tenga ningún pretexto presupuestal para la búsqueda de sus familiares.
Y ofreció que se utilicen, de así requerirlo, los convenios que se tienen con medios de comunicación y las páginas oficiales para publicar las fotos de sus familiares.
“Cuenten con el  Gobernador”, concluyó.

Le piden datos a la Fiscalía 

A la reunión asistió la titular de la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB), Karla Quintana, quien también estuvo una semana antes en la primer cita con familiares que encabezó el Secretario de Gobierno. Ofreció respaldar los esfuerzos y habló de un subsidio federal de $11 millones al conformar la Comisión Local de Búsqueda.
En otra parte del mensaje se dirigió al Gobernador para pedirle su intervención: “Agregaría la importancia de que la Fiscalía (Estatal) nos dé la información precisa, que como usted sabe no nos han remitido...No se trata de cifras, se trata de vidas, se trata de personas, y necesitamos saber quiénes están desaparecidos para saber a quiénes estamos buscando como Sistema Nacional de Búsqueda de Personas”.
Hasta donde la CNB tiene reporte en Guanajuato hay 672 desaparecidos. Los grupos no lo creen y por eso colocaron dos mil grullas de papel en recuerdo.
Como parte de los protocolos de búsqueda la funcionaria federal expuso que una persona que no ha aparecido en 72 horas ya no puede ser considerada como no localizada, es una persona desaparecida y así debe reportarse para activar la inmediata búsqueda.
Alan García, representante de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, también intervino para hacer un llamado a las autoridades a cambiar la historia de desprecio, negligencia y arrogancia, hacia con los familiares de desaparecidos, por una de justicia, verdad, encuentro, apoyo.
Las palabras a Diego fueron: “Que sea el inicio de un camino de resultados que permita cambiar el rumbo de la historia. Pocos gobernantes tienen la posibilidad de hacerlo, usted la tiene señor Gobernador. Cuenta con nosotros y las familias”.
Mencionó que para haya resultados lo primero que se requiere es voluntad, un primer gran paso fue precisamente el encuentro de ese día. Lo que sigue ahora es un trabajo institucional a través de la Comisión Local de Búsqueda (que también lamentó que todavía no se tenga) acompañada, dijo, de un consejo ciudadano.
“En esta brega no hay atajos. Y tampoco existen las soluciones mágicas”. El trabajo que se iniciará debe ser con cercanía, participación y gran persistencia, agregó.
Para los ciudadanos lo que sigue es la integración de un Movimiento Estatal de Víctimas que sume no solamente a los familiares de desaparecidos, sino de otros casos sin aclarar, como por ejemplo el del migrante Leo Reyes asesinado por elementos de Fuerzas de Seguridad Pública del Estado en diciembre del 2018.
Una comitiva de familiares de desaparecidos de Guanajuato acompañará al poeta y activista Javier Sicilia en la “Caminata por la Verdad, Justicia y Paz” que partirá el día 23 de Cuernavaca para llegar el día 26 al Zócalo de la Ciudad de México.
El Legislativo está contra el tiempo para aterrizar una legislación pronto y efectiva. 
La Fiscalía es autónoma y es la que lleva el peso de las investigaciones, pronto sabremos si hay un ánimo por hacer mejor su trabajo. 

En Guanajuato, la guerra sin fin...

En 2020 el crimen organizado libra en Guanajuato la peor de las guerras.
En los primeros 17 días del año AM/Al Día contabilizaron 251 víctimas de homicidio doloso en el estado, eso es un promedio diario de 14.7, muy por arriba de 2019, el año más violento en que el promedio fue de 10 víctimas diarias.
Para dimensionar la tragedia, las víctimas de 17 días superan a las registradas en todo el mes de enero del 2018 (237) y están cerca de los 293 de enero 2019.
En el año 2015, los tres primeros meses sumaron 205 víctimas de homicidio doloso en Guanajuato, cantidad que se superó en los primeros 15 días de este año.
Mañana, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública publicará el informe sobre las víctimas finales de todo el 2019. Hasta noviembre (dato oficial) Guanajuato registraba 3,211, en el mes de diciembre la cifra preliminar supera los 300, por lo que el saldo del año rebasará las 3,500 víctimas.
En 2018, la cifra del Secretariado fue de 3,290 víctimas de homicidio doloso. Entre 2018 y 2019, el año del cacareado “golpe de timón”, a pesar de algunos meses con la tendencia a la baja, muy pronto fue evidente que el año cerraría con incremento.
Aún así el Gobierno del Estado mostraba cierto optimismo con el discurso de que había un debilitamiento a los cárteles del crimen organizado, y tarde que temprano eso se traduciría en una menor violencia y una disminución de los homicidios.
Pero no. El número de víctimas y los hechos que se cuentan a diario en Guanajuato, dan cuenta de un nivel de violencia inimaginable. 
El infierno que varios días se vivió en Irapuato esta semana, los siete asesinados en un ataque a un yonque en Tarimoro, o las siete ejecuciones entre la noche del miércoles y jueves en León.
Los ataques a funcionarios como el Director de Desarrollo Rural de Villagrán (perdió la vida) y este sábado al Jefe de Policía de Dolores Hidalgo (herido). Además de oficiales muertos y heridos en ataques a policías en León, Silao, Irapuato y Celaya.
Y no se trata únicamente de la violencia homicida, la percepción de inseguridad que reportó esta semana el INEGI refleja la crisis generalizada de ciudadanos que viven con temor. Mientras que a nivel nacional el 72.9% se siente inseguro, en León es el 80.1% y en Guanajuato Capital (las dos ciudades que son medidas) fue del 83.5%.
El presidente Andrés Manuel López Obrador trae ‘en la punta de la lengua’ a Guanajuato en sus conferencias mañaneras como ejemplo de la desgracia. Que si representa el 15% de los homicidios, o un fin de semana que si es el 20%. Y acusó al crecimiento del crimen bajo el amparo de la impunidad de gobiernos anteriores.
Lo que no han llegado son las respuestas y soluciones. Ni de AMLO ni de Diego. A los dos se les fue su primer año de gobierno en la hueca promesa de paz. Los dos nos presumen que están trabajando mucho, los criminales les responden otra cosa.
A estas alturas la Federación y los gobernadores apenas se están poniendo de acuerdo en el mecanismo para que las mesas de coordinación funcionen. Diego regresó el viernes a sentarse en lo que antes había llamado reuniones inútiles. 
No es para nada sencillo, nadie dijo que lo fuera. Deben hacer más y hacerlo pronto, todo lo que está a su alcance, está claro que lo realizado hasta hoy no es suficiente.

Héctor y las dudas de la Guardia Nacional

El alcalde de León, Héctor López Santillana, cuentan que habló duro y directo en la reunión privada que sostuvieron 18 presidentes municipales -donde se construyen las bases de la Guardia Nacional-, con las cabezas de la institución en el estado.
Invitados para conocer los avances de las bases que están a punto de concluirse Héctor dirigió un mensaje en el que expresó reconocimiento por el despliegue de elementos, pero también su preocupación porque la estrategia no sea efectiva.
Y es que la burra no era arisca. El leonés recordó como en la pasada administración los municipios (León con 16 millones) aportaron para la construcción de un cuartel de la Policía Militar, en Irapuato, como una de las estrategias del gobernador Miguel Márquez en la recta final de su sexenio, y que pronto probó ser una apuesta fallida.
Ahora se construye la base de la GN en la colonia Villas de San Juan (el Municipio donó el terreno), uno de los polígonos de inseguridad y violencia más críticos. 
“Salgamos del tema de los ladrillos, a la operación, coordinación, inteligencia...Las reuniones diarias no están funcionando porque sólo es la lectura de partes. Requerimos reuniones de mayor nivel con trabajo colaborativo”, expuso.
El viernes los acompañó en una reunión en el C4, Jesús Valencia, subsecretario de Seguridad Federal y acordaron sumarse a las mesas de coordinación. Ya veremos.
La voz de Héctor es coincidente con la del resto de los alcaldes que perciban no solamente insuficiente el despliegue de elementos de la GN, sino poco efectivo.
Ya veremos en unos días que estrenen sus bases si llegan mejores resultados.
 

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?