La Olla: El progreso no llega

Aquí no sirve el autoelogio de que en Guanajuato todo marcha de maravilla, que nuestro problema se focaliza en la violencia que provoca el crimen organizado.

Avatar del

Por: León Jacobo Robespierre

Crecimiento que no trajo el bienestar

Por segundo año consecutivo el “Índice de Progreso Social México 2020, subnacional más allá del PIB”, nos pone frente a la realidad. Guanajuato no es como lo pintan. Una medición de la calidad de vida coloca al estado en el lugar 21.

El dato es: en 20 estados se vive mejor que en Guanajuato.

En la calificación con un 66.5 sobre 100 se puede decir que pasa ‘de panzazo’. El primer lugar lo tiene Nuevo León con 72.8 puntos y el último Guerrero con 56.8.

De la reciente publicación de la organización “México, ¿cómo vamos?", ninguna autoridad en Guanajuato ha salido a decir ni pío. Y aquí no se trata de un señalamiento de Morena, de la 4T, ni del Presidente de la República. Es un estudio puntual con 55 indicadores para medir la calidad de vida de la población.

¿Por qué estamos así? ¿Por qué de la medición 2019 a la de 2020 no hay avances en la calificación general? ¿Qué hacer para avanzar lugares en la siguiente evaluación? ¿Qué hacemos mal y que ni siquiera estamos haciendo? Estas y más son preguntas por responder.

Aquí no sirve el autoelogio de que en Guanajuato todo marcha de maravilla, que nuestro problema se focaliza en la violencia que provoca el crimen organizado.

Y que Guanajuato tiene un crecimiento económico, empleos, inversiones. Aunque estos indicadores ya desde antes de la pandemia tampoco estaban para presumir.

Tampoco podrán decir que salimos mal evaluados por el golpe de la pandemia pues el estudio proporciona un panorama del bienestar social previo a la misma.

En el 17 del PIB

El principal problema sin resolver está en el ingreso de las familias en Guanajuato. 

El dato del PIB (Producto Interno Bruto) per cápita de 2018 coloca a Guanajuato en el sitio 17 de las 32 entidades, con $161,491. Si bien el PIB no garantiza la calidad de vida, sí los estados más ricos ganan terreno en el Índice de Progreso Social.

En el rubro de seguridad personal, Guanajuato ocupa el lugar 25 (agravado por la tasa de homicidios, nivel de crimen violento, y la percepción de inseguridad).

Pero ni siquiera ese es el peor desempeño, está en el 28 en salud y bienestar (principalmente por el lugar 28 en tasa de suicidios, 26 en mortalidad por diabetes, 23 en mortalidad por enfermedades circulatorias) y en el 29 en calidad medioambiental (en el 31 por el estrés hídrico y 27 en uso de focos ahorradores). 

Hay otras variables con bajo puntaje, como: servicio sanitario exclusivo para vivienda, la baja participación electoral, el porcentaje de usuarios de telefonía móvil, la escolaridad promedio en las mujeres y la cobertura en educación superior.

El góber Diego tiene por delante la tarea de escalar lugares en esta tabla. Con Álvar Cabeza de Vaca, en Seguridad; Mauricio Usabiaga, en Desarrollo Económico; Gerardo Morales, en Desarrollo Social y Humano; Daniel Díaz, Salud; Yoloxóchitl Bustamente, Educación; Juan Carlos Alcántara, jefe de gabinete, y con todos. 

También la Presidencia de la República y los 46 ayuntamientos tienen tareas pendientes al igual que empresarios, académicos y organizaciones civiles. 

Los diputados que mucho cobran y poco hacen, podrían apoyar también si analizan a detalle en qué gastará el Gobierno estatal cada uno de los pesos que aportamos. Hay que impedir el gasto en ocurrencias como renovar placas por el solo gusto de ponerla la leyenda “Grandeza de México”.

Se busca Ombudsperson

Antes de que los diputados tomen sus prolongadas vacaciones navideñas tendrán que nombrar nuevo titular de la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato.

De hecho se les hizo tarde pues desde el 24 de noviembre el procurador José Raúl Montero de Alba cumplió su periodo de cuatro años y, como marca la ley, quedó al frente como encargado de despacho el secretario general, Alberto Estrella.

Diez suspirantes se anotaron pero sólo 8 cumplieron requisitos. La Comisión de Derechos Humanos y Grupos Vulnerables del Congreso Local seleccionará una terna que enviará  al pleno para que defina ‘al bueno’ antes del 18 de diciembre.

De los anotados es a uno a quien se le identifica públicamente, Vicente de Jesús Esqueda Méndez, fue magistrado y presidente del Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Guanajuato, encargo que terminó en diciembre 2017, luego de que no fuera propuesta por el gobernador Márquez para ser ratificado.

Su trayectoria no será el debate, sino la militancia panista. Ni la ley ni la convocatoria le impiden aspirar al cargo. El requisito es no haber sido dirigente partidista o candidato de elección popular en los últimos cinco años, y lo cumple.

Su último encargo partidista fue como Secretario General del PAN Estatal, de octubre de 2006 a diciembre de 2010. Antes fue también Secretario de Acción Electoral y responsable del área Jurídica del blanquiazul en el Comité.

El abogado de 47 años, salmantino radicado en León, fue aliado de Fernando Torres Graciano en la fallida aventura de buscar la candidatura del PAN a la Gubernatura. El primero se refugia tranquilo en la diputación federal y Vicente busca otros aires.

No es parte del grupo del gobernador Diego Sinhue, pero tampoco tiene un veto.

Su candidatura no parece empujada desde Palacio de Gobierno, pero tampoco obstruida, lo que ya es una ventaja para Vicente que tiene la cancha libre para convencer, primero a la mayoría panista, y algunos de ‘oposición’, para quedarse.

La principal carta de presentación serán los 7 años impartiendo justicia administrativa, en la que se dirimen las controversias de los ciudadanos frente a la autoridad, muchas de las cuales tienen una relación con los derechos humanos.

Frente a la artillería esperada de la oposición por ser un panista, Esqueda ya preparó su contraargumento, el retar a que le demuestren que en las sentencias de justicia administrativa se favoreció a gobiernos panistas por ese solo color, o bien que se resolviera contra gobiernos de oposición con un tinte partidista, y no legal. 

En el Tribunal debió resolver asuntos como la ilegalidad de los cortes de agua potable aplicados por SAPAL a usuarios domésticos morosos, pues el agua para consumo personal es un derecho humano, tema que lo enfrentó con el Organismo.

Prueba de fuego

El elegido tomará una Procuraduría de Derechos Humanos en momentos críticos en Guanajuato. No podrá esconderse detrás de un escritorio.

La tarea es la protección, defensa y promoción de los derechos humanos, el más importante: el derecho a la vida. Vaya reto en una entidad en donde los homicidios de todo tipo, desapariciones forzadas y ahora fosas clandestinas, son triste noticia.

Se necesita de un Procurador, que sea y lo parezca. 

Hay muchos otros derechos humanos que se deben de proteger: justicia, salud, educación, igualdad, las libertades, el trabajo, un medio ambiente sano, y más.

La lista de aspirantes la completan: Beatriz Márquez Gamiño, Sergio Claudio Arellano Rabiela, Karla Gabriela Alcaraz Olvera, José Manuel Pérez Guerra, Edna Aguilar Domínguez, José Manuel Ramos Robles, José Luis Vargas Ramírez.

Uno de los postulados interesantes es el de José Manuel Ramos, abogado de la Ibero León con Maestría en Asistencia Humanitaria Internacional. Actualmente es Asesor de la Relatoría Especial para los Derechos Sociales, Económicos y Culturales de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).

Lo propusieron la Plataforma por la Paz y la Justicia en Guanajuato y dos colectivos de desaparecidos: “Buscadoras Guanajuato” y “De pie hasta encontrarte”. La propuesta central de Ramos es desafiante: la refundación del Organismo.

La PDHEG inició en mayo de 1993 y desde septiembre de 2000 tiene autonomía. 

Mañana, la Comisión de Derechos Humanos que encabeza la perredista Claudia Silva entrevistará -por separado- a los 8 aspirantes. Ahí se verá si el panista Vicente navega en aguas tranquilas o está en riesgo de morder el polvo.

Sin ánimo independiente

En Guanajuato no prende el ánimo por las candidaturas independientes, y menos ahora en medio de una pandemia que complica reunir las firmas para el registro.

Para este proceso 2020-2021 hay 17 aspirantes validados para ayuntamientos. Faltan las diputaciones cuyos registros de intención son del 7 al 13 de diciembre. 

De esos interesados en lo local, habrá que ver cuántos consiguen el 3% de firmas ciudadanas de la lista electoral para competir (del 6 de diciembre al 19 de enero).

En 2015 hubo ocho solicitudes para estas candidaturas, cinco para ayuntamientos y tres para diputaciones, sólo dos alcanzaron los apoyos ciudadanos: Comonfort y Pénjamo. Ahí sorprendió Alberto “El Bronco” Méndez con el triunfo en Comonfort (aunque ya había sido Alcalde panista), fue el primero y el único que ha ganado.

Después buscó ser reelecto para un segundo periodo pero ya no tuvo el respaldo.

En 2017-2018 fueron 48 solicitudes (39 para ayuntamientos en 21 municipios y 9 para diputaciones). De esas alcanzaron apoyos ciudadanos para poder estar en la boleta 27 para ayuntamientos en 25 municipios y dos para diputaciones locales.

Ninguna candidatura independiente pudo ganar en 2018, aunque se dieron participaciones interesantes, como en Celaya el ex alcalde priista Francisco Javier Mendoza Márquez, cuya campaña llevó al Ayuntamiento a tres regidores. Por eso, antes que arriesgarse a una derrota, el PAN le ha ofrecido que sea su candidato.

Para 2021 en la lista de 17 suspirantes llama la atención el nombre del ex rector general de la Universidad de Guanajuato (UG), José Manuel Cabrera Sixto, quien bajo las siglas de la asociación civil “Salamanca Digna” pretende ser opción fresca en un municipio que se disputan con ‘uñas y dientes’ Morena y Acción Nacional.

En Irapuato quiere la revancha Ricardo “Richo” Castro Torres, ex Presidente de la Junta de Agua Potable y quien ya fue candidato en 2018 y alcanzó una regiduría.

En Acámbaro (donde hoy gobierna Morena) es donde hay más interés independiente con tres planillas que presentaron carta intención, una es la de Lupita Salas Bustamante, quien hasta hace unos días fue diputada local por Morena.

Para diputaciones federales el INE registra dos aspirantes independientes: María de Lourdes Magallanes, por el distrito 08 con cabecera en Salamanca; y Alejandro Castro López, por el 02 de San Miguel de Allende. Ellos necesitan el 2% de firmas.

En municipios como León, Guanajuato o San Miguel de Allende, nadie se interesó.

La hegemonía de Acción Nacional en el terruño, la de Morena en la Presidencia de la República, los candados de la legislación electoral, y la pandemia, son algunos de los factores que en Guanajuato hacen que la vía independiente no sea hoy atractiva.

Irresponsabilidad y desgobierno

El jaripeo-baile que hubo en la comunidad de Michinelas en Celaya el pasado fin de semana, fue una probadita de la irresponsabilidad de muchos ciudadanos, empresarios y autoridades.

Asistieron cientos de personas a la fiesta que comenzó por la tarde y se prolongó hasta la noche. Pocos observaron medidas de sana distancia y usaron cubrebocas.

De la fiesta charra dieron cuenta las redes sociales así que Fiscalización, a cargo de Ma. Azucena Arredondo Mendoza, levantó un acta y multa de 5 mil 212 pesos con 80 centavos, además de decomisar mercancías.

La sanción provoca risa comparada con los daños que puede traer. Parece que no entendemos que el exceso de contagios nos llevará al cierre de la economía una vez más. Lo peor es el costo para nuestro sistema de salud pública. Un día de terapia intensiva para atender una persona con COVID-19 cuesta 45 mil pesos.

Otra cosa que llama la atención es que, a pesar de que las autoridades aseguran que ese tipo de eventos están prohibidos, la reunión se realizó de inicio a fin sin ser clausurada y en redes sociales ya circulan invitaciones a otras similares.

Las autoridades municipales, encabezadas por Elvira Paniagua, difunden los riesgos y las recomendaciones pero gran parte de la ciudadanía no hacen caso. 

En la conferencia de prensa de los viernes el secretario de Salud Estatal, Daniel Díaz, criticó que se permitan realizar ese tipo de eventos y exhibió cómo en la región de Celaya los contagios crecen mucho más que en otras zonas del estado.

DA

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?