Opinión

La Olla: Violencia, ¿hasta cuándo?

Otra semana de discursos, algunas detenciones, muertes y más muertes.

Avatar del

Por: León Jacobo Robespierre

Los desacuerdos  vienen de arriba 

Otra semana de discursos, algunas detenciones, muertes y más muertes.

Después del ‘sábado en llamas’ que incendió 13 municipios, especialmente Celaya, derivado de un cateo en el que se detuvo a la mamá, hermana y prima del líder del Cártel de Santa Rosa de Lima, urge que las autoridades de los tres niveles de gobierno manden señales de que, frente al crimen, van en serio, y a fondo.

Se esperaría una inmediata reunión del presidente Andrés Manuel López Obrador, su gabinete de Seguridad y el fiscal de la República, Alejandro Gertz; con el gobernador Diego Sinhue Rodríguez, su equipo y el fiscal Carlos Zamarripa.

El secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, estuvo en mayo de 2019 en el evento de la primera piedra del Instituto de Formación Policial en Santa Rosa de Lima, y no se sabe de alguna otra visita (al menos pública). Del Fiscal de la República ninguna.

Esta semana, el Presidente de la República soltó frases al aire sobre lo que sucede en Guanajuato. Su reflexión y mensaje es que aquí el problema del crimen organizado se dejó crecer y que, ante eso, el Gobierno ha decidido intervenir.

De entrada ya se tardó, no es un tema de decisión, es una obligación constitucional.

Que se dejó crecer, sobra decirlo, los hechos diarios y las estadísticas lo confirman. En 2015, para no ir muy lejos, las víctimas de homicidio doloso en Guanajuato fueron 957, mientras que para 2019 fueron 3,540, un incremento del ¡270%!

El comentario lo sintió Diego como un dardo directo a los gobiernos panistas. Aunque también lo es para el Gobierno de la República, en específico con Enrique Peña Nieto, y de refilón a la actual con un año y ocho meses al frente y que, al menos en lo que corresponde a Guanajuato, no se nota ni se siente un cambio.

Mensaje a AMLO

Desde Tamaulipas, donde el viernes se reunió el bloque de los gobernadores ‘rebeldes’ del noreste-pacífico, Diego ahora tomó el micrófono y fue directo:

“Es momento de hacer un llamado a la unidad nacional, que el tema de la seguridad no puede politizarse, partidizarse, aquí nos estamos solidarizando con la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y con Omar García Harfuch, que sabemos que es un funcionario que está haciendo bien su trabajo”, expresó.

Y luego vino el reclamo porque, ante el ataque en la CDMX el Presidente declara que es porque están haciendo su trabajo contra el crimen, y aquí, luego de un operativo donde la Sedena pide el apoyo de la Fiscalía del Estado para el cateo, el comentario con jiribilla es que en Guanajuato el crimen organizado se dejó crecer.

Lo secundó el perredista de Michoacán, Silvano Aureoles, quien recordó que el secretario Durazo estableció que la seguridad es un espacio de neutralidad política.

“Cuando sucede en nuestros estados es porque somos omisos y no sabemos gobernar, cuando es en el de ellos es porque están haciendo su trabajo”, apuntó.

Al mismo tiempo en su comparecencia virtual con los diputados locales, el secretario de Seguridad Pública, Álvar Cabeza de Vaca, aseguraba que en Guanajuato va viento en popa la coordinación operativa entre autoridades federales y estatales. 

En particular de dos o tres meses a la fecha el entendimiento se refleja en más resultados (aunque no los precisó) e incluso mejor que con el gobierno ‘peñista’.

Abajo pues, las tropas parece que se entienden, pero arriba nada más no.

La Federación tiene la culpa

Ante diputados Álvar Cabeza de Vaca repitió hasta el cansancio que uuurge la ayuda del “hermano mayor”, en específico de la Fiscalía General de la República.

Dejó en claro que la violencia no va a parar si la Fiscalía no interviene con mayor determinación en el combate a la delincuencia organizada, el trasiego de armas, el robo de combustible, el narcotráfico, el lavado de dinero, que son delitos federales.

Y que si la entidad destaca por su violencia, lo lógico sería tener aquí una unidad de la SIEDO (Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada), de la FGR, dice que ya lo solicitó pero no ha tenido respuesta.

La única diferencia del discurso de siempre, es que este año los homicidios relacionados con crimen organizado ya no son el 84%, ahora son el 91%.

A los Alcaldes  con reclamo

Otro de los blancos del Secretario en su comparecencia fueron los ayuntamientos.

“Hay policías municipales que no tienen ningún resultado, recargadas en la pared. Alcaldes callados, corporaciones echadas en la hamaca que, con mucha alegría, ven como se concentra el reclamo principalmente en dos dependencias estatales.

“No se les ve mucho ánimo en mejorar, contamos con otros 10 municipios que todo el tiempo están dando resultado y no requieren mucha presencia de la autoridad estatal. Queremos que realmente Alcaldes, Alcaldesas, lejos de discursos partidistas, realmente en sus presupuestos, organización, haya resultados”, dijo.

No precisó cuáles sí trabajan y cuáles no, aunque ya en otro momento ha puesto como ejemplo a las de León, Irapuato, San Miguel de Allende, Pénjamo. Lo que no dijo es que muchas otras, como la de Salamanca, fuero borradas por la política de Mando Único implementada por el gobierno ‘marquista’, y bajo su operación.

Álvar salió en defensa de su amigo el fiscal Carlos Zamarripa. Varias veces pidió no responsabilizar a uno o dos (o sea a él y al Fiscal) de la violencia en Guanajuato, que la Constitución dice que es una responsabilidad de los tres niveles de gobierno.

Pero el cuestionamiento central ya no es si son parte del problema, sino, a estas alturas (11 años el Fiscal y ocho el Secretario), pueden ser parte de la solución. 

Comparecencia, ¿y qué sigue?

Cinco horas, mucho rollo de diputados y del Secretario, y pocas conclusiones. El Congreso está obligado a medir bajo indicadores, o sólo están perdiendo el tiempo.

Los legisladores y un formato sin opción a la réplica, permitieron que la exposición se centrara en lo que no hace la Fiscalía de la República y las policías preventivas. Así que ‘olvidaron’ revisar los resultados de la Secretaría de Seguridad del Estado.

Se esperaría que nuestros representantes (sí, eso son) tomen este primer encuentro, como eso, un punto de partida para evaluar de manera permanente a la Secretaría de Seguridad, lo mismo que deben hacer con la Fiscalía autónoma.

Las reuniones deben continuar con Álvar y con su equipo, hay mucho para la lupa: resultados de las Fuerzas del Estado en detenciones y aseguramientos; atención a recomendaciones de Derechos Humanos, como el caso del migrante asesinado, Leo Reyes; el clima laboral entre los elementos de Policía Estatal y municipales.

Calma, calma… ya hay plan

El avance en el equipamiento y la tecnología para prevenir y combatir el delito. 

La instrumentación del Programa de Prevención del Delito que apenas en marzo se publicó y que, ante la pandemia, no han podido aterrizar las acciones previstas por todas las dependencias del Estado en al manos 101 zonas de intervención.

El plan tardó, aceptó Álvar, porque se hizo a conciencia, dice que en prevención no basta una campaña mediática de 10 días (no lo dijo, pero tampoco mochilas). Los indicadores para medirlo apenas se están trabajando con el Instituto de Planeación.

También pueden revisar las estrategias para delitos que son del fuero común y vaya que preocupan al ciudadano de a pie, como el robo a vivienda, negocio, transeúnte.

Les repitieron lo que ya sabemos, que la CNDH reconoce al Sistema Penitenciario de Guanajuato como uno de los mejores (cuarto lugar). Pero, ante el incremento de internos que les presumió (de un 23%), urge ampliar la capacidad penitenciaria.

También está pendiente la cita con el fiscal Carlos Zamarripa, pero no dicen nada.

¡Ah, perdón!, es que se me olvida que este martes 30 termina el periodo ordinario de sesiones. El PAN presidirá la Comisión Permanente para lo que se ofrezca y se regresa para abrir el tercer y último año del Legislativo hasta el 25 de septiembre. 

Gallos freseros

En Irapuato ya suenan los ‘gallos’ para la candidatura a la Presidencia Municipal.

Esta semana, fue Daniel Díaz Martínez, secretario de Salud del Estado de Guanajuato, el más señalado como un fuerte aspirante a la candidatura por el PAN. Eso sí, no está ahora para distraerse pues la pandemia está lejos de domarse.

Otro de los perfiles que suena y ha sonado en los últimos dos periodos de elecciones, es el panista Alfonso Ruiz Chico, quien ha sido regidor, diputado local, secretario del Comité Estatal del PAN y que actualmente es Subsecretario de Vinculación y Desarrollo Político de la Secretaría de Gobierno del Estado.

Otras carta son los actuales diputados del PAN Lorena Alfaro García y Víctor Zanella Huerta, aunque es más probable quieran la reelección como legisladores.

Incluso, hay quienes han mencionado que José Luis Acosta Ramos, presidente del Comité del PAN en Irapuato también estaría figurando como un posible candidato, al igual que el empresario y actual diputado federal, Sergio Ascencio Barba.

En la casa de enfrente, Morena, también se han señalado algunos aspirantes, la mayoría expriistas que desde la pasada elección decidieron dejar las filas del PRI.

Nombres como Francisco Martínez Arredondo, excontralor y actual presidente de Ejecutivos de Ventas y Mercadotecnia (EVMAC); el empresario Pepe Aguirre, e incluso el exregidor y excandidato a diputado local, David Muñoz Torres, que hasta el momento ha negado cada rumor que lo vincula con una candidatura de Morena. 

También suena Irma Leticia González, exregidora y exdiputada local por el PRI, y que en las campañas 2018 contendió por Morena, quedando en segundo lugar. Desde su derrota busca figurar, se autonombró activista, quiere estar en la boleta. 

Del PRI hay poco humo, quedó muy golpeado al caer al tercer lugar en 2018 con la esperanza de una mujer fuerte que era su mejor carta, la aguerrida Yulma Rocha. Se dice que podrían ir por un candidato ciudadano para refrescarse, ya lo veremos.

La “Vicepresidenta”

La Secretaria Particular de la alcaldesa celayense, Elvira Paniagua, se ha convertido en una especie de vicepresidenta, gran parte de las decisiones más importantes de la administración pasan por su escritorio.

Omayra Morales Rodríguez, amiga íntima de Elvira, es para algunos un auténtico dolor de cabeza entre el círculo más cercano a la Presidenta.

Con casi nula experiencia política, llegó una semana después de que la Alcaldesa rindiera protesta, y varios relatan que se ha extralimitado en sus funciones.  

La funcionaria ha tomado un papel preponderante en el gabinete convirtiéndose no sólo en la mano derecha de la Alcaldesa sino que impone sus ideas.

Fue la encargada de despedir al exdirector de Comunicación Social, Gustavo Gómez, a quien ella misma recomendó. Si bien dicha Dirección pertenece a la Secretaría Particular en el organigrama del Gobierno Municipal, dicen los que saben que los grandes errores en comunicación han sido de la propia Omayra.

Por Comunicación ya pasaron: Francisco Hernández Estrada, los queretanos Susana Altagracia Briseño Quintanar, Gustavo Gómez y ahora Lynnet Rubio.

Omayra fue quien recomendó a Elvira Paniagua alejarse de la opinión pública para mejorar su relación con la ciudadanía, acusando a los medios de dañar su imagen.

De familia de locutores en Querétaro, asume que es experta en comunicación y en más de una acusación ha provocado los resbalones de la Alcaldesa.

Además le ha marcado agenda a Paniagua con algunos sectores de la sociedad, como con los empresarios con quienes no logra limar asperezas, pues dicen que eso de la diplomacia política es algo que no se le da muy bien que digamos.

Muchos en la Presidencia Municipal piensan que si Elvira quiere cambiar la tendencia negativa que ha mantenido su gobierno, para la segunda mitad de su trienio deberá confiar más en su gabinete y menos en su Secretaria Particular.
 

En esta nota:
8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am

Y tú, ¿qué opinas?