Opinión

León: realidades y prioridades

Han pasado tantos meses desde que inició la pandemia, que es fácil olvidar la gravedad de lo que enfrentamos: un virus mundial, altamente contagioso y letal, para el que aún no hay cura.

Avatar del

Por: Vanessa Montes de Oca

Han pasado tantos meses desde que inició la pandemia, que es fácil olvidar la gravedad de lo que enfrentamos: un virus mundial, altamente contagioso y letal, para el que aún no hay cura. A veces parece que ya nos acostumbramos a que México sea uno de los países más afectados; así, vemos cómo cada vez más se cae en la tentación de relajar las medidas de prevención. 

Esta realidad no es ajena a León. Los hospitales públicos, que atienden a pacientes por Covid19, mantienen niveles elevados de saturación, que en el caso del ISSSTE llegaron a más del 56% en días recientes. En las clínicas privadas la situación es peor, alcanzando a promediar hasta 85% de camas ocupadas. Esto, en un contexto en el cual alrededor de 8 de cada 100 leonesas y leoneses contagiados mueren. La situación actual es tan crítica que incluso se ha hablado de que podríamos regresar al semáforo rojo, el máximo nivel de alerta.

Frente a esta realidad se requieren decisiones firmes y políticas consistentes, pero la respuesta del gobierno de León ha sido confusa y poco contundente.

Las autoridades tienen un doble estándar parta aplicar medidas de prevención. Por un lado, han clausurado diversos comercios e impedido fiestas que hace la gente, pero por el otro rechazan cancelar los eventos masivos respaldados por el municipio, como el Festival Internacional del Globo. ¿Por qué en unos casos hay prohibición y en otros no? Hay ejemplos abundantes de eventos de nivel internacional que han sido suspendidos, como el Maratón de la Ciudad de México, o la Feria de San Marcos, en Aguascalientes. Aquí, en cambio, pareciera que hay la intención de favorecer intereses especiales por encima de los públicos.

Esta incongruencia en el manejo de la crisis sanitaria es cada vez más preocupante. Por una parte, las autoridades ya adelantaron que ahora podrían prohibir la instalación de los tradicionales comercios navideños en el centro de la ciudad, lo cual afectaría duramente la economía de cientos de familias comerciantes. Para justificar esta determinación, el municipio asegura que se está dando prioridad a la salud por encima de la economía. 

Pero al mismo tiempo, están impulsando la Feria Estatal de León, un evento masivo que, aunque deseable en circunstancias normales, resulta peligroso en la situación que vivimos, con altas posibilidades de generar contagios. En lugar de tomar la decisión responsable de posponer la Feria para centrar la atención en cómo ayudar económicamente a los afectados por la pandemia, y en resolver la saturación hospitalaria, las autoridades están más preocupadas en llevar debates triviales ante el Ayuntamiento, como la altura límite de las niñas y niños que pueden entrar gratuitamente, y en vender boletos anticipadamente.

El gobierno municipal debe superar la falsa contradicción entre cuidar la salud o la economía de la población: se deben proteger ambas simultáneamente. Esto exige aumentar los apoyos para quienes han visto sus ingresos afectados (como he propuesto insistentemente desde el Ayuntamiento), y dejar de poner el mal ejemplo, promoviendo eventos masivos oficialistas que ni dejarán derrama económica en favor de León y sólo ponen en riesgo a la población. 

Vanessa Montes de Oca (@VanessaMDOmx)

Regidora en el Ayuntamiento de León 

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?