Opinión

Los cantos indiscretos del guachicol

El golpe de timón, fue el punto de partida de otra declaración de guerra, la guerra política entre el gobierno federal y el estatal.

Avatar del

Por: José Luis Ramírez

En los últimos 80 años de historia nacional, México no vivía un huracán político como el de ahora. De hecho, el tejido de corrupción que se fue creando a lo largo del tiempo, empieza a deshilarse. Los capos de cuello blanco, Genaro García Luna, y otros exmandos policiacos de primer nivel, así como el exgobernador Cesar Duarte, están literalmente en la silla de los acusados. Pero no son los únicos, Emilio Lozoya, del primer círculo presidencial con Peña Nieto, estarían cantando sus latrocinios y la de otros pájaros de oscuro plumaje.

Y si a esto le sumamos, la captura de los operadores del crimen organizado como Antonio Yépez, y la gente de su primer círculo, que ya están presos, se podrá comprender que el mapa de los delincuentes se está configurando. Lo destacable, es que esto jamás había sucedido.

Espacio aparte merece la captura del “Patrón” porque desde luego nos impacta. Sabemos que por años fue ocultado u omitido de la nota roja y de los círculos políticos en Guanajuato. En su momento, Celaya, fue blanco de la ira y venganza del aludido cuando se le comenzó a derrumbar el emporio del Guachicol. Es importante recordar, que de ese negocio salieron fortunas inconfesables, y solo menciono lo que dijo Diego Sinhue, más del 80% de la gasolina que se vendía en el Estado era ilegal. 

El golpe de timón, fue el punto de partida de otra declaración de guerra, la guerra política entre el gobierno federal y el estatal. Desde ese momento, la estrategia de Sinhue, fue culpar al gobierno de la república de la inseguridad, y de las acciones que se tomaron –según él- sin medir las consecuencias. No hubo límites, se dijo que era mejor dejar que robaran a padecer la falta de gasolina. 

Desde el año 2012, por lo menos en Celaya la delincuencia organizada ya había infiltrado instituciones. La nota roja de ese tiempo destaca, que en su nómina había policías y trabajadores municipales relacionados con información sensible de los ciudadanos. La omisión, la complicidad, la corrupción y la impunidad dentro de las instituciones han sido las mejores aliadas de los delincuentes. Ocultar y sancionar los nexos y amarres que permitieron la construcción de su imperio criminal, o bien, por otro lado, revelarlos, es lo que está en juego. Hay demasiada sangre y dolor en mas diez años de impunidad.

La paternidad de la delincuencia que hemos sufrido, es un asunto de pérdida de votos y poder, y nadie quiere asumirla. Hace dos semanas en la visita del Presidente de la república a Guanajuato, el ciudadano Sinhue, dio marcha atrás a su posición de evitar y cuestionar las reuniones de seguridad nacional.  A manera de rectificación, que más bien pareció autohalago, dijo que era de “sabios” cambiar de opinión. Solo pidió entre líneas, que no le movieran a su entrañable carnal, el fiscal Carlos Zamarripa. 

La visita del ciudadano López Obrador, no había sido una casualidad. Dos semanas después, la Sedena en un operativo prácticamente limpio, detuvo al “patrón” y a su primer círculo de colaboradores. Para el ciudadano Sinhue, la captura le anticipaba un repunte en la percepción ciudadana a su gobierno, y no dudó ni una mañana para publicitar que gracias al trabajo de la Fiscalía Estatal, y con el apoyo de la Sedena, había hecho la hazaña de atrapar al enemigo número 1 de los guanajuatenses. Acertó el primer golpe mediático, pero al día siguiente el General que comandó el operativo, dio todos los detalles, incluyendo la presencia testimonial de la Fiscalía Estatal de Guanajuato. 

A pesar de ello, y después de haber transcurrido seis días de la captura de Antonio Yépez, la oficina de comunicación social del ciudadano Sinhue, sigue difundiendo su intervención. Sin embargo, la respuesta del gobierno federal, ya ha sido menos diplomática. El día viernes 7 de agosto, el Secretario de Seguridad Nacional, Alfonso Durazo, anunció que en la madrugada había sido trasladado al CEFERESO número 1 Altiplano, y señaló que “será puesto a disposición del juez federal que lo requiere por delincuencia organizada y robo de combustible. Expreso mi reconocimiento al trabajo conjunto de la FGR México y la Sedena”. Al gobierno de Guanajuato y a la FEG, les aplicó la ley del hielo. El “Marro” ya estaba en la cancha federal, y nadie duda que cantará hasta la Traviata de Verdi.

Si la presunción de complicidad de políticos, y funcionarios de primer nivel es confirmada por Antonio Yépez, el directorio de truhanes que se beneficiaron por años del robo, compra y venta de combustibles, y de otros latrocinios los colocará en una situación muy incómoda legalmente.

Las encuestas, son un dilema, pero nos permite tener un referente de análisis. Diego Sinhue, en enero tenía un nivel de aprobación ciudadana de 44.7%, pero a julio de este año, bajó a 28.9%. Esta oleada de aprehensiones, le bajará más puntos en la simpatía por su gobierno. La crisis de seguridad no ha terminado, y claro, continuará.

A Diego Sinhue, le va mal, pero no tanto como la alcaldesa Elvira Paniagua, mes con mes, ha ganado el último lugar, entre los 100 alcaldes de las ciudades más importantes del país. Hay un repudio tan grande que solo 8 de cada cien ciudadanos la miran con buenos ojos. La tumba política para ella y su partido cada día es más profunda, los votos se alejan del PAN como agua en cascada. México, asoma una luz al final del túnel, puede ser solo un cerillo encendido, aunque con la capacidad de encender la pradera.

REVOLCADERO.

Dato: El ciudadano López tiene una aprobación ciudadana del 50.3%, por si eso lo tenía inquieto.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?