Opinión

Los sueños

Recuerdo la primera a referencia los sueños, en el pasaje bíblico de José, hijo de Jacob, que soñaba e interpretaba sus propios sueños y también los sueños de los demás, hasta llegar a descifrar los sueños del Faraón de Egipto

Avatar del

Por: Mtro. Paulino Lorea Hernández

Durante los 18 años que llevo escribiendo en este prestigiado periódico, nunca he abordado el tema relativo a los sueños, y vaya que es muy común platicar con amigos y familiares sobre este tópico, que además da lugar a diversas expresiones, frases, películas, poesía, obras literarias y canciones, muchas canciones. Así que amables lectores, hoy en esta cortísima entrega lo haré, pero me servirá de base para un trabajo de relatos más amplio.

Recuerdo la primera a referencia los sueños, en el pasaje bíblico de José, hijo de Jacob, que soñaba e interpretaba sus propios sueños y también los sueños de los demás, hasta llegar a descifrar los sueños del Faraón de Egipto.

Luego, específicamente sobre el tema, vino el estudio más conocido y reconocido mundialmente como uno de los personajes más influyentes del siglo XX dentro del desarrollo del pensamiento: Sigmund Freud, con su obra “La Interpretación de los Sueños”. Los sueños son realizaciones disfrazadas de deseos reprimidos. Es la actividad subconsciente de la mente. Esto afirmaba el psicólogo y neurólogo más relevante.

Existen definiciones de los sueños, pero encontré una que me satisfizo, en un estudio elaborado por “Psicólogos Córdoba”, que ofrece servicios de salud mental con terapia on line y que señala que los sueños “son una serie de imágenes, emociones, pensamientos y sensaciones que ocurren mientras dormimos. Son involuntarios”.

Todos soñamos mientras dormimos, entre tres y seis lapsos, con duración entre 5 y 20 minutos.

Poco recordamos de nuestros sueños y además el recuerdo suele ser pasajero, de manera que de los sueños queda también poco. Hecha excepción de aquellos que son recurrentes en algunos casos.

En su obra más conocida “La Vida es Sueño”, Pedro Calderón de la Barca, se encuentra en ella su frase inmortal célebre y filosófica; en ella se conjugan la dualidad entre la realidad y el sueño: “¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño; y los sueños, sueños son”.

Soñamos en el amor ideal, soñamos con riquezas, soñamos con poder, soñamos en el paraíso; pero también soñamos con desgracias, con enfermedades, con calamidades, con frustraciones, ansiedades, con cataclismos y hasta con la muerte misma. Soñamos con personas conocidas cercanas, amigos, familiares y a veces también con personas desconocidas que jamás hemos visto. Soñamos con personas que ya han muerto, pero que nosotros revivimos en nuestra inconsciencia cual si fueran reales, porque las recordamos con frecuencia, porque las extrañamos y añoramos y nos causa placer y gran satisfacción haber vuelto a convivir con ellas en pasajes o situaciones que nos parecen muy reales y que cuando despertamos, si bien nos lamentamos al caer en cuenta de su inexistencia material, nos dejan paz y alegría de haberlos soñado tal como eran. 

Por hoy, no quiero abordar el tema de las llamadas pesadillas que represetan emociones negativas como la tristeza, el terror o la ira; cuando en la fase REM del sueño se realiza la mayor actividad. REM significa por sus siglas en inglés “Movimientos oculares rápidos”; cuando más estamos soñando experimentamos una movilidad en los ojos con mucha rapidez. Pero también cuando sufrimos pesadillas tenemos alteraciones muy severas del pulso, del ritmo cardiaco, sudoración y afectación de la circulación sanguínea.

Lo más raro y poco frecuente es que soñemos acerca de un tema o episodio de nuestras vidas que parezca real y lo dejemos allí almacenado en el subconsciente y tiempo después, semanas, meses o años, retomemos ese sueño a partir de donde lo habíamos terminado y lo continuemos de forma diferente. Algo muy distinto a los sueños recurrentes y repetitivos.

Muchos han tratado de descifrar el significado de los sueños y los clasifican de diversa forma: si sueñas con dinero, tesoros, con agua, con fuego, con animales, con viajes, con ríos, mares, desiertos, montañas, comida, etcétara.

Soñemos que pronto, muy pronto, haya una vacuna contra la COVID-19 ¿les parece?

DA

En esta nota:
Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am

Y tú, ¿qué opinas?