Opinión

Ni Trump ni Biden escribirán nuestra historia

Ante la proximidad de la contienda para la presidencia de los Estados Unidos, muchos mexicanos harán la siguiente pregunta: ¿Quién le conviene más a México, Trump o Biden?

Avatar del

Por: Alejandro Pohls Hernández

Ni Trump ni Biden escribirán nuestra historia

Ni Trump ni Biden escribirán nuestra historia

Ante la proximidad de la contienda para la presidencia de los Estados Unidos, muchos mexicanos harán la siguiente pregunta: ¿Quién le conviene más a México, Trump o Biden? Esta pregunta no acepta respuestas maniqueas; sin embargo, es condición sine qua non encontrar coincidencias entre países y gobiernos para tener mayores elementos de juicio sobre la ideología y contrastes entre demócratas y republicanos, los grandes partidos del sistema bipartidista.  
Estos grandes partidos poseen filosofías e ideas muy diferentes sobre el gobierno, la sociedad y la economía. Los demócratas son liberales, de izquierda, consideran necesaria la intervención regulatoria del Estado en la economía. Están a favor de que las mujeres ejerzan su libertad de conciencia para decidir  sobre el aborto legal. 
En el tema de  los impuestos, consideran a éstos un medio para redistribuir de la riqueza y su aplicación la decretan progresiva; es decir, a mayor ganancia, mayor tasa; los demócratas dan prioridad a la igualdad entre las personas y apoyan el principio de la salud universal proporcionada por el gobierno. 
Algunos de sus presidentes fueron, Woodrow Wilson, Franklin D.  Roosevelt, John F. Kennedy, Jimmy Carter, Bill Clinton y Barack Obama.
Por su parte, los republicanos se inclinan más por los derechos individuales que por los colectivos. Ven la intervención del gobierno en las empresas como un obstáculo para la generación de riqueza, privilegian gobiernos poco injerencistas en la vida de los ciudadanos y rechazan las regulaciones gubernamentales.  Su enfoque es el capitalismo darwiniano, en el que las empresas fuertes deben sobrevivir en un mercado libre. Apuestan a la reducción de los impuestos y prefieren las empresas privadas en el sector salud que los programas administrados por el gobierno, como el Obamacare… entre otros. Algunos de sus presidentes más distinguidos fueron: Abraham Lincoln, Teddy Roosevelt, Ronald Reagan, George Bush, Richard Nixon, Donald Trump.
Así las cosas, sería fácil pensar que, si México tiene un gobierno de izquierda, entonces se identificaría mejor con los demócratas; pero, esta premisa no es una verdad de Perogrullo. Recordemos una regla universal del poder: éste no se comparte, solo tiene intereses y no tiene amigos. Este aforismo de Maquiavelo encaja perfectamente con del país más poderoso de la Tierra: primero son ellos, después ellos y por último ellos; las oportunidades para México vendrán a partir de las preferencias y beneficios que busque el próximo gobierno para su país.
Muchos empresarios mexicanos quieren ver a Donald Trump reelegido, según han expresado algunos líderes empresariales. La narrativa belicosa de Trump contra México quedó atrás, ahora lo importante es la certeza de negocios que Trump forjó con México durante su gobierno. 
Su discurso proteccionista ya no está dirigido contra México, sino a China. Por su parte, el representante Republicano en México, Larry Rubin comenta: “Bueno, cuatro años más de Donald Trump no solamente le da una certidumbre a la relación económica, sino que Trump es un contrapeso a Andrés Manuel”. 
A lo largo de la Historia, la relación México–Estados Unidos ha sido un matrimonio ríspido y difícil. La comentocracia opina que Biden y Kamala Harris serán protectores de los sindicatos norteamericanos, y se acentuará tanto el proteccionismo al consumo de lo producido en aquel país como la exigencia de cumplimiento de las leyes laborales en México. También, encabezarían la demanda de empresas trasnacionales que acusan falta de Estado de Derecho en México, entre otras. “Si AMLO decide revertir la política energética con una contrarreforma, eso tendrá un impacto muy fuerte en la relación bilateral.”
En fin… es difícil predecir cuál de los candidatos sería mejor para México. Pero, de lo que sí se puede tener certeza es que ni a Trump ni a Biden les importa México. Lo que importa son ellos y Estados Unidos. 
Es una quimera pensar que estos escribirán la historia por nosotros. México sabe trabajar y producir, escribiremos nuestra propia historia. No estaremos peor con Trump, ni mejor con Biden. México avanzará, pero con el trabajo y esfuerzo de los mexicanos.
Pero, ¿quién ganará la elección? Existe una regla de oro no escrita: Si el dólar está débil antes de la elección, implica que ganará el partido que está en la Casa Blanca. Esta señal ha dado en el clavo en 7 de las últimas 8 elecciones. Si no sucede esto, entonces ganará el adversario.

Opinión

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?